www.madridiario.es

Otro varapalo judicial a la alcaldesa

martes 03 de octubre de 2017, 10:41h

En casa del herrero, cuchillo de palo. En casa de la jueza, sentencias en contra. Ser cocinero antes que fraile, no implica que una sapiencia se ajuste a la otra. Ser jueza antes que alcaldesa, no conlleva que en los litigios con la justicia, el saber del cocinero le sirva al fraile en su monasterio.

En pocas semana, la alcaldesa de Madrid se ha llevado tres varapalos judiciales. Los dos primeros ya los comenté en su día: el frenazo en los juzgados a la ley de la Memoria Histórica en el cambio concreto de una calle, y que hizo que la alcaldesa paralizara, temporalmente, el proceso del cambio de nombres de calles, a la espera de próximas resoluciones judiciales. El segundo contratiempo fue la resolución judicial prohibiendo que se cediera un espacio público, la nave del Matadero, para un acto de exaltación del referéndum ilegal en Cataluña. Y hace unos días le llegó el tercer varapalo judicial, cuando fue declarado ilegal el cierre de la Gran Vía durante las pasadas Navidades, en concreto en lo que afectaba a los servicios de reparto. Aunque el mal ya estaba hecho y la aplicación de la resolución judicial no podía ser retroactiva, sí que tiene un carácter preventivo, de cara a las próximas Navidades, cuando el gobierno de Ahora Madrid se plantee repetir la jugada y se encuentre encima de la mesa esa decisión judicial. Y les tiene que servir de aviso para cuando perpetren el proyecto final para que la Gran Vía sea definitivamente peatonal.

Parece que mentira que la mujer que se dedicó en su vida profesional a impartir justicia, sea ahora la alcaldesa que colecciona sentencias en contra de sus decisiones. A veces, algunas compañías de viaje político, no son aconsejables.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios