www.madridiario.es

Cambios en vez de debate

miércoles 27 de septiembre de 2017, 19:33h

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, estrenó el nuevo curso político con un debate sobre el estado de la región en el que ella habló sin parar horas y horas para nada. Promesas y más promesas, además de nuevos proyectos que no desarrollarán los que hasta ese día eran miembros de su Consejo de Gobierno. Pero eso nadie lo sabía, ni muchos de sus consejeros.

La oposición, con sus discursos llenos de palabras que se las lleva el viento, lanzó sus dardos, unos dirigidos al PP y otros que iban contra una parte de los que no están en el Gobierno. Ciudadanos aprovechó la ocasión para mostrar lo mal que se lleva con aquellos a los que vota cuando tienen el agua al cuello, los socialistas expusieron lo que creen conveniente hacer y Podemos, más de lo mismo. Calificó de fallido el Gobierno de Cifuentes. Todos esperaban poder enzarzarse con la mandataria regional en el turno de réplica a las palabras de Cifuentes dirigidas a cada uno de ellos. Mala suerte. Rompió con la tradición consistente en que el que mandaba respondía a cada portavoz y había algo de diálogo entre ellos. Cifuentes les contestó a todos en un mismo bloque porque dice que son el tripartito de oposición que actúa en bloque y se dedica a bloquear. Se convirtió en la frase de la tarde dirigida a los medios de comunicación, pero nadie más se enteró, como tampoco de lo que dijeron populares, socialistas y los líderes de las formaciones naranja y morada.

Morados se quedaron todos, o más bien de un rojo sorprendido, cuando Cifuentes en el último momento anunció que iba a remodelar su equipo y crear la nueva Consejería de Cultura. Esa era la noticia que puso la presidenta sobre la mesa, en una estrategia inteligente para anular lo dicho por la oposición y quedarse ella como la única protagonista de un debate que duró muchas horas y que convirtió la política en un juego de estrategias, tácticas y movimientos que necesitan conocimiento de álgebra y trigonometría para enterarse de algo. Al final, lo único que ha quedado claro es que se ha cepillado a dos, a uno por si las moscas, a otro por los chistes, ha cambiado de destino a un tercero y ha dado entrada a tres nuevos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.