www.madridiario.es
El teatro Calderón: 1917-2017 (y III)
Ampliar
(Foto: Antonio Castro)

El teatro Calderón: 1917-2017 (y III)

lunes 12 de junio de 2017, 09:02h

El primer centenario del teatro Calderón se va a celebrar con la hermosa fachada totalmente recuperada gracias al empeño de don José Thovar, promotor de la restauración que ha recuperado la balaustrada y farolas retiradas tras el accidente del año 1999.

El teatro Calderón: 1917-2017 (y III)
Ampliar
(Foto: Antonio Castro)

El teatro ha cambiado de propietarios varias veces en este siglo XXI. El anterior lo terminó con José Luis Moreno, que lo arrendó tras el cierre de 1994 por la empresa Muñoz Lusarreta. Era el empresario cuando se produjo el desprendimiento de una piedra de la cornisa, que mató a la ocupante de un vehículo que esperaba en el semáforo de la calle Doctor Cortezo.

Desde el año 2005 el teatro Calderón es propiedad de la empresa Promotora de inversiones Rialto, que puso la sala en arriendo, haciéndose con el mismo Luis Álvarez a través de su firma Wonderland. Más tarde la productora se asoció con la organización Arteria, red de teatros creada por Sociedad General de Autores de España. Durante esta etapa se sumó el patrocinio de empresas no relacionadas con la escena. Primero fue la marca de helados Häagen-Dazs, que se unió al nombre del teatro. Más tarde asumió esta colaboración económica la empresa de seguros Caser. El 3 de julio de 2014 las puertas del teatro se cerraron inesperadamente. Unos días más tarde, el 14 de julio, la SGAE, patrona de Arteria, informó que la seguridad del edificio podría tener fallos y, para evitar peligro al público, optaba por cerrarlo, anulando la programación ya anunciada. La empresa propietaria denunció este cierre ya que, según los informes técnicos que recabó, el edificio no presentaba ninguna deficiencia en materia de seguridad. Por tanto, se trataba de un incumplimiento del contrato, que tenía vigencia en ese momento hasta el año 2017. Finalmente, el 3 de diciembre de este año se procedió al desalojo de la empresa Wonderland del teatro Calderón. Unos días más tarde, recuperado el pleno control del edificio por parte de los propietarios, se comenzó la restauración.

La restauración.

Al iniciar el proceso de reforma, se rastrearon todos y cada uno de los rincones del teatro. Fruto de esta búsqueda fue la recopilación de una serie de objetos que fueron depositados en una especie de hospital de decoración.

Especialmente minuciosa ha sido la recuperación de los vestíbulos en la planta calle y de las vidrieras y forja de las puertas centrales. El vestíbulo central es la base del torreón, teniendo un perímetro circular. Los dorados de las molduras habían desaparecido en los últimos años. También se han estucado las paredes imitando al mármol. En el segundo vestíbulo, desde el que se accede directamente al patio, se ha saneado las paredes y se ha recuperado la belleza del artesonado, también en dorado y con luminarias iguales a las del interior. Las vidrieras, con motivos florales y frutales, fueron construidas por la firma de Jules Maumejean, responsable también de las que se admiran en el Patio del Cristales del viejo Ayuntamiento, en la iglesia de Jesús de Medinacelli y en los teatros Infanta Isabel y Reina Victoria. Las butacas del patio fueron retiradas por los anteriores arrendatarios para instalar veladores de bar, donde servir bebidas durante los espectáculos.

El Calderón es un espectacular edificio, sorprendente en el Madrid de los años veinte. Hay pocos edificios teatrales que tengan la espectacularidad de éste. Con el torreón entre las calles Atocha y Doctor Cortezo como elemento central, se despliegan sendas fachadas en las que destacan las cariátides, atlantes y los numerosos elementos ornamentales de estilo modernista. Cuando se construyó en 1917 la fachada de la calle Atocha estaba coronada por un grupo escultórico, que desapareció en una época no determinada. No ha sido posible recuperar este elemento decorativo, como se ha hecho con la balaustrada y sus candelabros.

Sí se ha realizado un trabajo especial en el remate del torreón. Además de sanear la cubierta. El perímetro se ha rodeado con una crestería de nueva construcción. En los últimos meses, como hemos anticipado, se ha reconstruido la balaustrada del piso principal. Así celebrará el próximo día 18 sus primeros cien años.

El teatro Calderón: 1917-2017 (y III)
Ampliar
(Foto: Antonio Castro)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios