www.madridiario.es

La concertada "es" la calle...

martes 06 de junio de 2017, 16:28h

En la III Asamblea de Titulares y Directores, celebrada el 1 de junio, el presidente de ECM, David Rasero, manifestó su solidaridad con aquellas instituciones y organizaciones hermanas que sufren políticas hostiles a la libertad de enseñanza y al elemental y constitucional respeto de la voluntad de las familias.

Aragón, Andalucía, Valencia,... En lo que llevamos de curso, la concertada, es decir, la gente, o lo que es lo mismo, los padres y madres, los profes, los abuelos, los jóvenes... los ciudadanos y ciudadanas, los votantes, los contribuyentes..., todos, han salido a la calle a defender sus derechos, a que los políticos no los pisoteen, a que se respete la ley. Una ley que opta por la pluralidad, por la policromía, por la libertad... Y que opta por limitar a esos políticos en sus decisiones; unas decisiones que siempre deben fundarse en la ley y estar a favor de la gente, y no en contra de la gente.

Porque la concertada es la gente. Gente normal, plural, diversa... con posicionamientos políticos distintos y amplios, con creencias diferentes... que pagan impuestos y cumplen normas... y eso sí: gente a la que le importa el futuro de nuestra sociedad y, con él, el de sus familias, el de sus hijos e hijas, el de sus nietos, el de sus amigos... Y como parte esencial de ese futuro desde este presente, les importa la Educación, creen en la Educación.

Que se enteren de una vez: la escuela concertada no es un conjunto de edificios; tampoco un grupo de entidades titulares erigido en una especie de lobby... ni siquiera una corporación de directores o un grupo de presión integrado por profesorado... La concertada es gente, gente que está saliendo a la calle porque forma parte de ella... Porque "está" en la calle.

Buen mensaje el que esta gente humilde, el que estos ciudadanos y ciudadanas sencillos, están emitiendo a las clases dirigentes, a los gobiernos, a los medios de comunicación, a las organizaciones sociales... Hasta la fecha, la concertada y toda la comunidad que hay tras ella, todo el pueblo que hay tras ella, se ha dedicado a trabajar en sus escuelas y a sacar adelante a sus familias. De esta forma, ha resaltado lo que, sin duda, es más importante: la Educación; pero a la vez, ha ignorado el hacerse visible, el comunicar a los que mandan que, si se les suprimen derechos, y en particular si se les suprime el derecho a poder elegir la Educación para sus hijos, están dispuestos a salir a la calle, básicamente porque "son la calle".

En la Comunidad de Madrid vivimos tiempos de paz... y ello a pesar de las unidades amenazadas con la no renovación de conciertos, que son unas cuantas, aunque hay que reconocer que todas ellas afectadas por falta de alumnado. Pero a pesar de esa paz, no viene mal conocer la experiencia de movilización que nuestras escuelas hermanas están viviendo en otras regiones, y reconocernos capaces de actuar también así, en el caso de que, Dios no lo quiera, alguna vez vinieran mal dadas. Sin duda, la experiencia con la supresión de conciertos de FPGS supone un antecedente madrileño de mucho fuste...

Así pues, en Valencia, Sevilla, Zaragoza... o en Madrid, sintamos y sepamos que la concertada es la gente, y que la gente es la calle...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.