www.madridiario.es

Inglaterra y Francia: 2 Elecciones y 2 Lecciones contra el populismo

Por Alfonso Serrano
viernes 21 de abril de 2017, 09:47h

Francia afronta en pocas fechas la primera vuelta de unas elecciones Presidenciales cruciales para su futuro y el de la propia UE. Enmanuel Macron, Marine Le Pen, François Fillon y Jean Luc Mélenchon, son los 4 candidatos que se disputarán el pase a la segunda vuelta en mayo. Y el escalofrío que recorre Francia y parte de Europa es la posibilidad real (sí, real) de que los franceses deban elegir entre Málaga y Malagón, entre dos extremos tan dañinos como Melenchón y LePen, extrema izquierda y extrema derecha con opciones de presidir la República. Lo que es indudable, al margen de otros muchos motivos, es que la indefinición del Partido Socialista (tan acomplejado en muchas cosas como aquí en España), así como todos los problemas y falta de liderazgo de los Republicans, los errores de ambos y la corrupción, han sido el caldo perfecto para que estos dos “elementos” tengan opciones claras. Es curioso como en España, a cierta parte de los medios sólo le preocupe el riesgo de LePen, mientras aplican un barniz de romanticismo progre a una figura como Melenchón que sueña con cerrar campaña con Pablo Iglesias. No puedo estar más alejado de los postulados del FN pero con Melenchón me pasa como con todos estos líderes de extrema izquierda, que uno escucha sus propuestas tan utópicas y perfectas y le dan ganas de hacerse comunista. Luego ves las consecuencias allí donde pueden aplicarlas y ves el daño que han hecho al bienestar de sus sociedades. Hace poco prometía subir salarios, mientras rebajaba edad jubilación y horas de trabajo ¡Cómo no querer trabajar menos y cobrar más! Luego uno ve lo que estos populistas consiguen. Y sí, el ejemplo -porque es el suyo, el que ponían como modelo- es Venezuela, un país inmensamente rico en recursos naturales que hoy tiene una población hundida en la miseria, un país que flota en petróleo mientras aumenta la falta de combustible y bienes primarios. Y ello sin hablar de la falta de libertades. LePen no es ni de lejos un mal menor. Ambos serían igual de dañinos, y las consecuencias para el proyecto europeo inimaginables. Veremos.

Al mismo tiempo, la Primer Ministro británica ha logrado el plácet para convocar elecciones en el Reino Unido el 8 de junio. Aconsejados por las buenas encuestas, los conservadores pretenden obtener una mayoría renovada que les de soporte de cara a la negociación del Bréxit en los próximos años. No sé si existe todavía alguna posibilidad de volver atrás, pero si políticamente es posible, ello pasa por que el voto europeísta hable alto y claro en esas elecciones. Los tradicionales socios del PP, como una mayoría de británicos no se sienten identificados con la UE, o mejor dicho, con los costes de la permanencia, los beneficios pretenden mantenerlos. Hay que respetarlo y pase lo que pase España debe seguir teniendo una relación fluida con Reino Unido y el PP con los Conservatives. Nick Clegg ha anunciado que se presenta, el exsocio liberal de Cameron con un proyecto más proUE tiene una buena oportunidad tras el batacazo de las anteriores. Y los británicos que votaron NO, los miles de británicos que, según los medios, se levantaron sobresaltados al conocer el resultado tienen, quizá, la última posibilidad. No pido el voto para Clegg. Sólo constato que esa es la vía frente al populismo antiUE. El populismo facilón de Nigel Farage quedó desenmascarado justo la mañana siguiente en la que se desdecía de los ahorros y beneficios económicos que la salida de la UE tendría para UK. Si finalmente los Conservadores, principales impulsores del Brexit, logran esa mayoría, si esa voz más europeísta no se transforma en votos, el resto de Europa deberemos respetarlo, y los británicos aceptar el destino que ellos han elegido.

2 elecciones, 2 caminos, y el populismo de discurso fácil con opciones de seguir alimentando el legítimo descontento de muchos ciudadanos. ¿Basta denunciarlo? No. Sin duda esos partidos deben revisar actuaciones, comportamientos y proyectos. Porque si lo hubieran atajado a tiempo quizá, sólo quizá, no tendrían que hacer frente a esos nuevos movimientos que tan poco aportan al bienestar de la gente, pero que bien canalizan la indignación y fomentan el odio.

Alfonso Serrano
Vicesecretario de Sectorial del PP de la Comunidad de Madrid

Alfonso Serrano

Vicesecretario de Sectorial del PP de la Comunidad de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios