www.madridiario.es
Hogar conectado
Ampliar
Hogar conectado (Foto: BDI)

¿Vale la pena invertir en tener una casa conectada?

Por MDO
lunes 10 de abril de 2017, 14:14h
En nuestro hogar pasamos una gran parte de nuestras vidas, por eso es normal que queramos tener lo mejor posible para nuestra casa. Así que mucha gente se gasta una gran cantidad de dinero en hacer que su hogar sea más valioso o que se vea mucho mejor. Pintura, muebles nuevos, ampliar cuartos y colocar nueva decoración son las cosas más comunes que se añaden a una casa, sin embargo, cada vez hay una mayor tendencia en comprar cosas para tener una “casa conectada”. Con ello surge la pregunta ¿en realidad vale la pena invertir en ello?

El internet de las cosas se ha vuelto algo casi inevitable en la vida diaria, y ese nuevo ámbito de la tecnología es una parte central de las casas conectadas. Además de ser funcional, el internet de las cosas puede hacer que nuestro hogar valga mucho más.

La primera vez que en España se comenzó a utilizar el término de “Hogar Conectado” fue en Mayo del 2003, ya hace más de una década. En esa ocasión la palabra fue usada por Telefónica en suLibro Blanco del Hogar Digital y las Infraestructuras de Telecomunicaciones. Desde entonces hemos visto cómo cada vez se usa más y más ese término en internet, radio, televisión, etc.

Cuando la gente ve un hogar conectado, el Factor Wow hace que le den una mayor valoración que lo que realmente vale. Para muchas personas algo sube de valor sólo porque se ve impresionante, sin importar si realmente cuesta tanto.Además, un hogar conectado puede ser más atractivo para potenciales compradores jóvenes, ya que ellos están más dispuestos a comprar una casa que esté equipada con tecnología.

Algunas de las cosas en las que puedes invertir en tu hogar para que esté más conectado con: cerraduras que se abran automáticamente en cuanto llegues gracias a su conectividad con tumóvil, termostatos que regulan su temperatura para solo activarse cuando estás presente, equipos de vigilancia que puedan reconocer rostros y seguir el movimiento, sensores de humo que estén conectados con la estación de bomberos, aspiradoras robóticas que hagan la limpieza solas, etc. Ciertamente el límite de productos que puedes comprar para tu hogar conectado solo está en tu imaginación.

Todas esas tecnologías están hechas para conectarse a un “cerebro” que regula cada una y te permite interactuar con ellas en un solo lugar, sin tener que instalar apps o tener un control distinto para cada una. Algunos de esos “cerebros” que puedes conseguir son Google Home, Amazon Echo, Microsoft HomeHub, etc.

La tecnología avanza a pasos agigantados, y todas las cosas que se hacían sin ella están comenzando a integrar para ofrecer más funciones y adaptarse a nuestra era moderna. Sin embargo, si todas las cosas que hacíamos manualmente las transformamos para que se hagan de forma automática, también puede aumentar nuestro consumo de energía sí todas esas funciones se hacen al mismo tiempo. Por eso es indispensable contar con cables de alta calidad para poder soportar la alta demanda de energía que se hace en las casas conectadas. Aunque, por fortuna, esos dispositivos inteligentes están programados solo para funcionar cuando se les necesite, por lo que la demanda no es tanta si no se usan todas las funciones al mismo tiempo. E incluso es menor en caso de que llegue a reemplazar un mecanismo viejo que estaba en funcionamiento las 24 horas. Esta es una mejora que a menudo se pasa por alto, pero que sin duda alguna ayudará a nuestro hogar a tener una mayor plusvalía.