www.madridiario.es
El Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid, en obras
Ampliar
El Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid, en obras (Foto: Juan Luis Jaen)

Auditoría de la Deuda: Una desviación en las obras de Cibeles del 1.225% y el 63% de sobrecostes en la M-30

Por MDO/E.P.
jueves 23 de marzo de 2017, 11:44h
El informe preliminar de la Auditoría Ciudadana de la Deuda de Madrid recoge tanto una desviación de un 1.225 por ciento en las obras del Palacio de Cibeles (se presupuestó en 40 millones de euros y finalmente costó 530, unido a que se incumplió el plazo pero no se penalizó), junto a un 63 por ciento de sobrecostes en la M-30 encarenciendo el total en 1.632 millones.

El delegado de Economía y Hacienda de Madrid, Carlos Sánchez Mato, ha presentado este jueves el informe que corresponde a la Auditoría Ciudadana aprobada por mayoría en el Pleno de julio de 2015. Analiza políticas llevadas a cabo entre 2003 y 2015, periodo mandatado por el Pleno. El informe preliminar de la Auditoría Ciudadana de la Deuda de Madrid recoge tanto una desviación de un 1.225 por ciento en las obras del Palacio de Cibeles (se presupuestó en 40 millones de euros y finalmente costó 530, unido a que se incumplió el plazo pero no se penalizó), junto a un 63 por ciento de sobrecostes en la M-30 encarenciendo el total en 1.632 millones.

Además el importe total de la Caja Mágica ascendió a 206 millones de euros, más del doble del precio de su adjudicación mientras que el Centro Acuático quedó inacabado cuando ya se habían invertido 54 millones en una obra tasada inicialmente en 23,5.

Asimismo, el informe hace mención a arrendamientos "en condiciones claramente desfavorables", unido a que pagaba en 2015 hasta 39 millones en alquileres cuando tenía edificios propios en desuso. Uno de los casos indicados es el del área de Economía y Participación, en Alcalá 45, que se vendió para después ser alquilado por 18.000 euros al día. Algo similar ocurrió en el Edificio APOT, por el que el Ayuntamiento paga 3,5 millones anuales.

La falta de cuidado en el patrimonio quedó de manifiesto, por ejemplo, con la desaparición de un cuadro de Antonio de Felipe, que reapareció en un sobre enviado a 'El País' por un anónimo. El informe hace especial mención a ventas como la del 75 por ciento de las acciones de Metro en 2011 a la Comunidad, junto a la sede de Urbanismo y parte del Canal para aliviar las arcas municipales por las obras que se estaban ejecutando desde hace años.

También se recoge la venta del edificio de la calle Montera por 20 millones menos de lo que costó o la venta de una treintena de obras de arte con la liquidación de Madridec con una pérdida cercana al millón de euros. Además desaparecieron del inventario catorce obras que no han sido localizadas, una de ellas un Chillida, valorado en más de 17.000 euros. Todo ello sin olvidar la venta de viviendas protegidas a un fondo financiero de alto riesgo.

La deuda del Ayuntamiento se "multiplicó por siete" entre 2002 y 20012

La deuda del Ayuntamiento de Madrid se "multiplicó por siete" entre diciembre 2002 (último año de mandato de José María Álvarez del Manzano) y diciembre de 2012 (años en los que por la Alcaldía había pasado Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella", como recoge el informe preliminar de la Auditoría Ciudadana de la Deuda.

Así, la deuda experimentó un crecimiento del 580,3 por ciento al pasar de 1.136,7 millones a 7.732,8. El delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha presentado el informe preliminar junto a la coordinadora del Consejo Asesor, la profesora Bibiana Medialdea, y el subdirector de la Auditoría, Álvaro Sánchez Martí.

En el informe preliminar se recuerda que la deuda es determinante en los presupuestos y en la capacidad para cubrir los servicios que demandan los ciudadanos. A esto suman que en 2011 el Ayuntamiento subrogó en 2011 la deuda de Madrid Calle 30 (2.226 millones) y el 2013 la de la EMVS (233,7 millones) y la de la extinta Madridec (265,6).

Esta situación de "insostenibilidad general" forzó la intervención del Ministerio de Hacienda en 2012 y 2015 "con sendos rescates de 1.400 millones, que además de sus costes financieros aparejados, anularon de facto la autonomía municipal al tener que someterse a un rígido plan de ajuste en el que se establece como única prioridad la sostenibilidad financiera y el pago de la deuda por encima de las necesidades municipales".

Aquí se enmarca la contratación de derivados financieros, que suponen sobrecostes sobre los tipos de interés de mercado y la incapacidad de generar liquidez, lo que se tradujo en "dilatados" retrasos en el pago a proveedores, que llegaron hasta los 250 días. Al acogerse al plan estatal, el Ayuntamiento tuvo que abonar en intereses de demora más de 192 millones sólo en los ejercicios 2013 y 2014.

El informe incorpora la presencia de las agencias de calificación, "a cuyo juicio sometía el Ayuntamiento su política de gasto", unido a "indicios de que se pudieron cometer irregularidades en la contratación de créditos", como el "empréstito irregular concedido a Lehman Brothers en 2007, poco antes de su quiebra y cuando Luis de Guindos era su presidente y su hermano alto responsable en el Ayuntamiento". "Todo apunta a que hubo concertación entre las empresas ofertantes y el Ayuntamiento para distribuirse determinados créditos", se señala.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios