www.madridiario.es

Carmona, el acomodador y el padre Peyton

viernes 23 de diciembre de 2016, 14:02h
Parece increíble, pero es verdad. Mi amiga Carmen López, diputada socialista en la Asamblea de Madrid y exmiembro de la dirección confederal de UGT, una de las muchas entidades convocante de la manifestación contra la pobreza energética, celebrada el pasado miércoles en la capital del Reino de España, me comenta muy enfadada que ha asistido a la protesta y que han intentado sacarla de la misma con frases poco graciosas para quien lleva muchos años defendiendo sus ideas y luchando por la libertad. Yo, que comparto las razones para salir a la calle contra la pobreza energética, pero no acudí a esta manifestación, me enteré a lo largo del día de lo que deprisa y corriendo me contó mi amiga Carmen, a la que no presté mucha atención cuando me relataba su enfado en la cafetería del Parlamento regional porque era muy temprano y yo no había terminado de despertar. Antonio Carmona, también amigo, apareció en todas las imágenes y fotografías discutiendo, con no sé quién, que le decía que sobraba en esa manifestación y que su presencia era una provocación. Carmona, al que le gusta más salir en los medios que a mí el buen vino y la buena maría, parece no haberse enterado de que es necesario tener en cuenta el permiso del acomodador, que es la persona que en un espectáculo público indica a los asistentes dónde deben sentarse y el que alumbraba con la linterna para que se pudiesen encontrar las butacas en los cines de hace muchos años, cuando este país era una dictadura a la que muchos nos enfrentamos, entre ellos, mi amiga Carmen López, compañera de partido de Carmona, que no ha tenido la delicadeza de pedir permiso al acomodador de la citada protesta, para que, con su linterna, le hubiese encontrado la mejor ubicación para manifestarse en las mejores condiciones de visibilidad. El acomodador parece ser un justo defensor de la verdad verdadera y un amante y fiel seguidor de la fe única del que quiere que recemos todos unidos para que nuestras oraciones lleguen al patriarca. Algo similar al papel jugado en los años 60, del siglo XX, por el padre Peyton, el que hizo famosa la frase “La familia que reza unida permanece unida” y que en junio de 1964 encabezó la Cruzada del Rosario en Familia que culminó en Madrid con una magna concentración, celebrada en la entonces avenida del Generalísimo, en la que más de medio millón de personas efectuaron una impresionante demostración de fervor mariano. No se menciona en ningún lado la presencia de acomodadores para colocar a la gente en el mejor lugar ni se vieron linternas, más allá de las que daban luz divina. Mis amigos Antonio Miguel y Carmen deben tener en cuenta que los nuevos acomodadores y padres Peyton representan la imagen de la nueva religión que empieza a impregnar la actividad política, en la que el laicismo y la libertad, también la de acudir a una manifestación pública, empiezan a ser solo consignas y no sentimientos, además de cuentas del nuevo rosario.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Carmona, el acomodador y el padre Peyton

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    3501 | Manu - 24/12/2016 @ 16:42:39 (GMT+1)
    Yo flipo con esta gentuza que da cada minuto lecciones de democracia y que al final solo se mueven por el odio y el rechazo. Realmente es eso la nueva política? Da asco

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.