www.madridiario.es
Cómo prevenir la eyaculación precoz
Ampliar

Cómo prevenir la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es una falta de control sobre el reflejo eyaculatorio, lo cual quiere decir que es un trastorno de la fase del orgasmo durante la relación sexual. La mayoría de los hombres experimentan este trastorno en momentos puntuales alguna vez en su vida (75%). Es el problema sexual más frecuente en hombres, afectando a entre el 25 y el 40 % de ellos. En los casos más graves, el hombre eyacula antes de la penetración de su pareja o segundos después de hacerlo.
Aunque hay varias definiciones de lo que se considera eyaculación precoz, hoy en día, la mayoría de los especialistas la definen como la falta de control eyaculatorio hasta tal punto que interfiere con el bienestar sexual y emocional de uno o ambos componentes de la pareja.

Principales causas de la eyaculación precoz

La ansiedad es un factor esencial y una de las principales causas de eyaculación precoz, así como un alto nivel de estrés o nerviosismo. También puede influir el miedo a que la pareja quede embarazada o, debido a la presión social, a hacer el ridículo, sobre todo en los más jóvenes, y esto hace que el hombre pierda el control durante el coito. Otros factores son:

  • Causas biológicas: a nivel neurológico este trastorno puede ser debido a una alteración en la sensibilidad de los receptores cerebrales de la serotonina. La serotonina se trata de una hormona segregada por el cerebro que tiene una gran relación con los estados de ánimo y el deseo sexual. Si se sufre de bajos niveles de esta hormona, se puede padecer de eyaculación precoz.
  • Relaciones sexuales infrecuentes: los hombres que no tienen relaciones sexuales con frecuencia presentan una mayor tendencia a ser eyaculadores precoces.
  • La depresión, el trastorno bipolar o el estrés postraumático también pueden relacionarse con las causas de la eyaculación precoz.
  • Infecciones de la vía urinaria o de la próstata. La prostatitis crónica es también causante de disfunciones sexuales.
  • Alcoholismo y tabaquismo crónico, que son causantes este trastorno y también pueden originar disfunción eréctil.
  • Fármacos y drogas: cocaína, marihuana, diuréticos, antihipertensivos y digoxina son las sustancias que se relacionan habitualmente con este problema.
  • Trastornos neurológicos: neurosífilis, esclerosis medular y neuropatías.
  • Trastornos hormonales: defectos en la tiroides y las glándulas suprarrenales. Estos casos suelen acompañarse también de disfunción eréctil.

Por todos estos motivos, se hace imprescindible la consulta con un especialista, ya que aunque se trata de un trastorno bastante frecuente, pocos son los que acuden a la consulta médica para exponer este problema.

Existen diferentes tratamientos para la eyaculación precoz y sus soluciones suelen ser una combinación de terapia psicológica y médica. Pero al margen de lo que nos pueda recomendar nuestro médico especialista, hay infinidad de opciones que pueden ayudar a superar este problema.

Por eso, dedicaremos la segunda mitad de este artículo a darte consejos para evitar la eyaculación precoz, entre los que se incluyenejercicios para evitar la eyaculación precoz:

  • Alimentación y forma de vida a una más saludable. Media hora de ejercicio al día, limitar las grasas saturadas… los consejos básicos que te recomienda tu médico para mejorar en general tu salud impactan positivamente en la erección. Aprovecha también los alimentos que más ayudan a frenar la eyaculación precoz, como son el ajo y el gingsen.
  • Ejercicios. Las contracciones musculares en la zona pélvica son buenos ejercicios para la eyaculación precoz y ayudan a aprender a controlar los músculos que influyen y controlan la expulsión del semen.
  • Técnicas básicas de relajación. Saber controlar tu respiración y conocer la respuesta de tu cuerpo ante la excitación o la ansiedad pueden ser las claves del éxito para controlar tu eyaculación durante el acto sexual.
  • Técnicas de eyaculación retardada. Estas técnicas pueden ser del tipo “comenzar-parar”, es decir, interrumpir el coito y realizar una pausa sin perder la erección, pero disminuyendo la excitación.
  • Habla de tu problema. Primero, con tu pareja, en caso de tenerla, pues seguro que también estará viéndose afectada por la eyaculación precoz. Habla con franqueza y sin rodeos de lo que sientes. La eyaculación precoz es un problema mucho más frecuente de lo podemos pensar y la ayuda puede estar más cerca de lo que creemos. Guardar para ti tus dudas y tus sentimientos sólo empeorará la situación, aumentando tu nivel de estrés y ansiedad.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a conocer un poco más en profundidad este problema y, sobre todo, que te haga tener una visión positiva al respecto porque, en la mayoría de los casos, es fácilmente superable. Lo más importante pasa por tener confianza en uno mismo y hablar de ello si es necesario. Recuerda que no estás sólo, a veces incluso un amigo de confianza o un familiar, te puede ayudar, pues mucha más gente de la que piensas ha pasado por tu misma situación y la ha superado, consiguiendo una vida sexual plena y satisfactoria.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.