www.madridiario.es

Un proyecto de ciudad para Madrid

lunes 05 de septiembre de 2016, 09:14h

Madrid no es una ciudad apta para quienes pretenden hacer de su Ayuntamiento un trampolín político personal, una especie de laboratorio donde experimentar inventos radicales, pócimas tóxicas para la administración municipal. Ahora Madrid lleva quince meses gobernando. Han pasado quince meses desde que empezaron a ensayar bruscas paradas que han terminado frenando en seco esta ciudad. Madrid es hoy una ciudad varada en lo que ha sido secularmente su desarrollo económico, urbanístico y social. Han pasado quince meses gobernando a golpe de ocurrencias, la mayoría de ellas fallidas; solventando cuitas, actitudes y discrepancias internas dentro de esa jaula de grillos que es Ahora Madrid y sus distintas condiciones y raleas; quince meses inventando reformas culturetas que nos han puesto al borde del ridículo; quitando y volviendo a colocar placas de la memoria histórica, con un afán revisionista inusitado, que no sólo tiene como objetivo la historia lejana, sino la más reciente, la que tiene que ver con las gestiones del gobiernos anteriores, siempre y cuando fueran del Partido Popular; tienen un desmedido afán por mirar hacia atrás más que hacia adelante, y esta ciudad necesita que se gestione bien el presente y se piense en el futuro.

La alcaldesa, Manuela Carmena, tienen ocurrencias puntuales para buscar medidas complementarias que detengan el deterioro de la limpieza urbana en las calles, y esas ocurrencias pasan porque los universitarios pueden hacer prácticas de barrenderos; los niños, de colilleros, es decir, dedicándose a recoger colillas de aceras, calzadas y paseos, e instalar papeleras-urnas para votar, introduciendo en ellas las colillas de los cigarrillos. Y para arreglar el otro gran problema de la ciudad, que la alcaldesa trata de no reconocer: el tráfico, instalan más radares de velocidad, más semáforos-trampa para aumentar la recaudación, y quieren convertir a los agentes de movilidad en policías municipales y subirles el sueldo un 10 por ciento. El gobierno municipal ha colocado en vía muerta los dos proyectos más importantes de desarrollo urbano y económico.

Eso sí, hay que reconocer que ante la imposibilidad de llevar a cabo su promesa de frenar los desahucios, ponen toda su imaginación para amparar el fenómeno de la okupación.

Quince meses de gobierno de Ahora Madrid, y ahora Madrid es una ciudad paralizada por el radicalismo y la incapacidad de gestionar los recursos, porque ni siquiera tiene el gobierno de Carmena un proyecto de ciudad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios