www.madridiario.es

Y ahora, ¿qué?

miércoles 29 de junio de 2016, 13:59h

Desde la mirada más humilde me planteo varios asuntos que me tienen noqueada a propósito de la futura gobernanza de España.

Si dejásemos de lado el postureo político, ese que piensa que caras bonitas, juventud, pose, sonrisas y demás nimiedades absurdas, nos daremos cuenta que el momento que vivimos es clave, crítico, peligrosísimo para andarse con tantas zarandajas de idiotez supina, como si se tratase esto de programas de entretenimiento televisivo.

El pueblo, nosotros, los españoles de a pie que no podemos permitirnos un momento de respiro, ni por supuesto seis meses tocándonos los cataplines, como han hecho ellos, tomándonos el pelo yendo a por unas segundas carísimas elecciones generales en un duelo de egos imposible de explicar. Estamos cabreados hasta el hartazgo, agotados ya de soportar el desprecio constante del que hacen gala, obviando insultantemente que este país está tan dividido que ninguno de ellos será la reina del baile en mucho, muchísimo tiempo; y que de no entender esto, que es básico, y de no poder llegar a un entente cordial político, este país se desploma y se va por el sumidero de la quiebra con la vergüenza de no saber elegir representantes dignos. Y estos de no entender, no saber y no estar a la altura de estas singulares circunstancias.

No entiendo la razón por la que Sánchez e Iglesias están a palos en el ámbito nacional, cuando Sánchez gentilmente le ha brindado, sin tener ninguno de ellos mayorías, el gobierno local y regional en distintos puntos del país, bajo cualquiera de sus múltiples nombres o siglas (que a la postre son lo mismo) a Pablo Iglesias. Ayuntamiento de Madrid llena de fieles apegados a Iglesias es el mas claro ejemplo.

Tampoco entiendo en absoluto que pinta Susana Díaz dando lecciones de nada a su líder nacional, teniendo ese historial de deuda y dependencia nacional, ruborizantes casos de corrupción, fracaso político en datos de paro y habiendo ganado este pasado 26J en solo tres provincias andaluzas.
Por otra parte, Pedro Sánchez ha conseguido la peor sangría del voto socialista desde sus comienzos… ¡y sonríe!, pasea su palmito feliz con su pareja, igual de feliz que él (cual Barack y Michelle en versión local) sin asumir, tan feliz, su gran derrota “del cambio”, a peor. Ni dimite…

No alcanzo a comprender a tanto votante acudiendo a esa imposible sopa de siglas nacional esperando que les lleve por un viaje a través del tiempo y les conceda con varita mágica política un bienestar económico irreal, imposible de costear en este país endeudado, agotado, que en lugar de escuchar consignas de pasado, debiera mirar a futuro dejando atrás para siempre ese insano rencor herencia del pasado.

Siendo el político con mas carisma en liderazgo, el batacazo de Rivera en escaños, que no mucho en votos, no es otro que la indefinición, esa postura de no me comprometo-si me comprometo; hoy contigo mañana contra ti, en función de la región.

Y Rajoy cree que el voto que le ha dado el pueblo español, el que más pero sin mayorías, es por su salerosa gestión al frente del gobierno; este gobierno suyo que ha machacado como nunca antes a la sufrida clase media española, la gran baza social que fue siempre la salvadora de este país y que hoy ya no puede con tanta carga impositiva; sin darse cuenta el presidente en funciones que los votos azules han sido para ganarle tiempo al tiempo y no perderlo más formando otro nuevo gobierno de inexpertos con ínfulas de postureo. Una especie de “mas vale malo conocido que bueno por conocer” seria el resumen de esa subida de votos, alentados por el miedo que dan los comunistas disfrazados con sonrisas, y la situación política europea que nos aboca a sufrir mas a los países del sur cuando se tambalea algo en el norte.

Ahora solo espero que si es necesario hacerlo, sepa ser un hombre de estado y echarse a un lado si las circunstancias lo requieren por el bien de España. O si se queda, cambiar completamente su ejecutivo nacional por otro mas querido ,cercano y sobre todo mas profesional

La cuestión es, y ahora que?

Ahora señores toca dejar de lado tonterías varias, postureos y egos. Hay que dejar de lado ansias de poder y centrarse en políticas. Buscar Pactos de gobierno en minorías, educación, déficit (y contar de una vez la verdad, sin maquillaje, de nuestra situación económica real sin echarle mas marrones impositivos locales regionales o nacionales a los ciudadanos. Y que si hay que hacer recortes sean de esa vaca gorda que es hoy el sistema publico nacional del todo y sus multiplicidades, plataformas, foros, mesas, observación etc. y cualquiera de los nombres que pongan al gasto del dinero publico que pagamos entre todos.

Es momento de centrarse en que, primero ellos, políticos en posición humildad, y luego todos si empujamos, tal vez, y solo tal vez podamos salir de este agujero negro de ruina nacional, económica y de valores en el que nos encontramos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios