www.madridiario.es

Fabricando la herencia y el desahucio de la vertebración

viernes 24 de junio de 2016, 09:15h

Durante años nos han familiarizado con ese concepto que es la “herencia recibida”, concepto que, como buen cajón de sastre, ha servido para justificar por activa y pasiva la incapacidad de los diferentes gobiernos para desarrollar soluciones reales a problemas reales. Todo ello sin valorar que nuestros diferentes gobernantes de las últimas legislaturas han tenido y tienen una visión limitada y cegada por la legislatura de turno y el objetivo prioritario de mantener el sillón que tanto esfuerzo ha costado conseguir.

Sin embargo nunca he escuchado manifestar con transparencia y sinceridad una justificación razonable que nos haga comprender la profundidad y consecuencias de ciertas decisiones a medio y largo plazo.

En los años 80 los diferentes gobiernos de González asumieron y desarrollaron que una de las herramientas fundamentales para la vertebración de España pasaba por la adecuación de las infraestructuras de transporte a los nuevos tiempos y, sobre todo, a la demanda. Demanda de movilidad laboral, movilidad de ocio, movilidad de mercancías,…, movilidad en mayúsculas. De esa época hemos heredado la red de autovías y autopistas que nos permiten hoy en día ir a tomar un café una tarde donde antes necesitamos hacer noche a mitad de camino.

Estas políticas se basaban en dos aspectos fundamentales, el primero un plan de estado que se apoyaba en diferentes pilares siendo las infraestructuras uno de los principales y el segundo un plan de inversiones sostenibles y necesarias que se cimentó sobre las bases de nuestra incorporación a Europa y su financiación. Pero lo más destacable en este aspecto son dos palabras que ya han aparecido, plan e inversión.

Con el paso de los años parece que hemos perdido capacidad y categoría entre aquello responsables de tomar las decisiones e inmersos, supongo, en un profundo complejo de nuevos ricos decidieron hacer un uso del dinero público en beneficio exclusivo de sus intereses no siempre nobles y no orientados al bien de la sociedad.

Dicho de otra forma, llegamos al pasado reciente donde lo importante no era la necesidad, lo importante era la repercusión mediática de mis actos puesto que conscientes de su fraude los asesores de imagen desarrollaron el modelo del líder corta cintas frente al líder gestor que requiere una política seria y de vocación pública.

Durante años hemos vivido en el mundo de la inauguración pero, lamentablemente hay un pero, sin criterios de gestión, sin criterios de conocimiento social y sin criterios POLÍTICOS (con mayúscula) para dar paso al génesis del populismo.

Digo populismo porque desarrollar la actividad institucional y ejecutiva solo pensando en las cámaras (en el que dirán que diría mi abuela) es la forma más perversa de disfrazar un populismo galopante bajo el paraguas de gestión eficaz. Es ignorar que las infraestructuras, al igual que nuestras casas, requieren de un plan de mantenimiento que garantice tanto su funcionalidad como su pervivencia en el tiempo.

En los últimos 5 años en la Comunidad de Madrid los últimos gobiernos del PP se han dedicado a engañar a los madrileños bajo el mantra de su capacidad de gestión mientras incrementábamos nuestro déficit en inversión en mantenimiento de carretas hasta alcanzar unos preocupante 150.012 € de déficit por kilómetro y que sumado nos da la nada desdeñable cifra de 229 millones de euros, si 229.000.000 €, de necesidad de inversión para devolver a nuestras carreteras sus funcionalidades y SEGURIDAD.

Este cambio de criterio político del PP no solo es una burda maniobra de maquillaje, este cambio está hipotecando nuestro futuro porque es el equivalente familiar a mantener que no tenemos un problema para realizar el pago de nuestra comida y suministros energéticos pero no podemos pagar la hipoteca, es decir, comer comeremos pero seremos desahuciados.

Una vez conocida esta situación y enterrado el engaño de la gestión eficiente, una vez identificado el problema y realizado el diagnóstico tenemos dos caminos, el primero es seguir negando la realidad y esperar a que se produzca el desahucio que, en nuestro caso, es perder las carreteras, autovías y autopistas de Madrid (esto es exactamente igual en la red de carretas del Estado bajo responsabilidad del Sr. Rajoy y que parece ser de la misma escuela política y de manipulación de la realidad que el gobierno de la CAM) y el segundo es, simple y llanamente, ser serios y afrontar los problemas reales con rigor, capacidad y conocimiento pero, sobre todo, con transparencia y sin otros intereses que el beneficio de la sociedad española en su totalidad.

Ciudadanos ya ha presentado en la CAM una propuesta para desarrollar un Plan Estratégico de Mantenimiento de Infraestructuras y una ley de financiación que garantice su perdurabilidad durante, al menos, 10 años pero, ¿lo verán igual los gestores del gasto? ¿Serán capaces de anteponer el interés general al particular? ¿Serán capaces de gestionar?

Nos estamos jugando el desahucio de nuestras herramientas de vertebración y mi propuesta para hoy es simple: “dejemos de escuchar cantos de sirena y analicemos los fríos datos de la realidad”.

Ahora ya depende de usted.

Juan Rubio

Portavoz de Cs en la comisión de Transportes de la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios