www.madridiario.es
Portada de la revista Semana
Portada de la revista Semana

Las revistas: Carlos Lozano y Mónica Hoyos son "Pimpinela" forrándose con sus encuentros y desencuentros

Es evidente que no. Que no son Romeo ni Julieta ni falta que les hace. En lo que sí se han convertido Carlos Lozano y Mónica Hoyos es en el dúo “Pimpinela” del 2016. Con sus encuentros y desencuentros, yo no pondría la mano en el fuego diciendo que no está todo pactado y bien pactado, se están forrando.

Sin tener en cuenta que por medio hay una menor que aunque lo sea debe alucinar con sus padres. Y decimos que todo podía ser, un presunto, por supuesto, amaño, porque tanto monta monta tanto ambos necesitaban más el dinero que España un Gobierno. Y ya es decir.

Ni en los mejores de sus sueños podría haber imaginado Carlos Lozano que su participación en “Gran Hermano VIP” le iba a salir tan bien. Llegó a la final, consiguió que en tres meses se hablase más de él que en los últimos diez años y ha colocado a su novia en “Supervivientes” Negocio redondo, sin contar que, por fin, le han dado un trabajo en nuestro país. Aunque sea en un programa de segunda división. Se pellizca y no se lo cree. Además está en la portada de Semana, donde también nos dicen que Rocío Carrasco continúa en guerra con su hija. También les vemos en un pequeño recuadro de Lecturas.

Y el fin de fiesta en Diez minutos, donde los Pimpinela del año, no serán capaces de decir que la foto es robada, aparecen juntos y felices… con su hija, aunque a ésta no le veamos la cara. De nuevo amigos, de vuelta de un penúltimo desencuentro. A la espera de un nuevo talón, para lo que si hace falta algo nuevo se les ocurrirá. Pensarán para ellos, engañándose, que al fin y al cabo todo lo que ganen será para esa menor utilizada sin ningún miramiento. Por cierto, Mónica Hoyos también ha ingresado ya en caja más que en la última década.

La otra protagonista de las portadas es Rocío Carrasco. Secundaria, como ya se ha contado, en Semana, y principal en Diez minutos. Y todo porque la señorita sigue en guerra con la familia, que sería grave, lo peor es que también con sus hijos. Ella sabrá. Tiempo le queda para arrepentirse.

Siga leyendo el artículo completo en La vida es una tómbola.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios