www.madridiario.es
Jesús Sánchez Martos (archivo).
Ampliar
Jesús Sánchez Martos (archivo). (Foto: Kjell Salters)

Sanidad asegura "no entender" la huelga del SUMMA y reitera su disposición a dialogar con los trabajadores

Por MDO
lunes 14 de diciembre de 2015, 11:40h

La huelga convocada los días 11, 12 y 13 de diciembre por el sindicado SUMMAT se llevó a cabo a pesar de las propuestas de soluciones de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid a los problemas que planteaban los trabajadores. El sindicato asegura que, hasta la fecha, ha recibido "buenas palabras pero ningún hecho" y el Gobierno regional dice "no entender" que no se desconvocasen los paros a pesar de que el SUMMAT admita la "buena disposición" del consejero, Jesús Sánchez Martos.

Desde la Consejería "no entienden" que el sindicato afirme en su comunicado que el nombramiento del nuevo gerente del Summa 112, Pablo Busca, "unido a la actitud dialogante del Consejero de Sanidad", les abre una "senda esperanzadora" y que les "otorgan un voto de confianza en su buen hacer", según rezan las misivas remitidas por el sindicato a la Consejería, y a la vez convoque una huelga que desde el departamento que dirige Jesús Sánchez Martos no “alcanzan a entender”.

Los esfuerzos de la Consejería para acercar posturas con el Summat habrían llegado, según los escritos que se remitieron entre el sindicato y la Consejería de Sanidad en las últimas semanas, a intentar sentar al sindicato en la mesa sectorial, en la cual no está representado. Así, la Consejería envió cartas a los sindicatos Amyts, Satse, UGT, CCOO y CSIT invitándoles a acudir a esa convocatoria para tratar los problemas que, aseguran los representantes de los trabajadores, sufren los profesionales que prestan este servicio.

La Consejería de Sanidad indicó que las soluciones estaban en marcha y pidió a los representantes sindicales un “voto de confianza” y la concesión del tiempo necesario para "poder realizar diferentes cambios". Los cambios que la Consejería les anunció eran: el aumento de recursos humanos ante el nuevo Plan de Contingencia para la Atención de la Gripe; y nuevo modelo de Urgencias Hospitalarias y Extrahospitalarias. Además el jueves, 10 de diciembre, la Asamblea de Madrid aprobó una moción para elaborar un nuevo Plan de Ordenación de Recursos Humanos del Sermas, con el apoyo de todos los partidos políticos (con la excepción de Podemos), y los próximos días 16 y 17 de diciembre se celebrará el Pleno para aprobar los Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid para el año 2016.

A pesar de haber recibido toda esta información por parte de la Consejería, el SUMMAT siguió adelante con su convocatoria de huelga. En declaraciones a Madridiario, José María Navalpotro, miembro de la junta directiva del SUMMAT, aseguró que los servicios mínimos, que al tratarse de un servicio esencial están fijados en el 100%, se cumplieron "escrupulosamente", y que la asamblea del sindicato decidió mantener la huelga "para recordar a la Consejería que lo que se necesita son hechos, y no solo buenas palabras". "Confiamos en la buena disposición del consejero, pero algunas de las medidas que reclamamos, como el establecimiento de retenes para cubrir a los compañeros que no pueden ir a trabajar (por ejemplo, por encontrarse enfermos), o la previsión de un tiempo para revisar el material y prepararnos antes de salir dentro de nuestra jornada laboral, podrían haberse implantado ya, y aún no se ha hecho", detalló.

Otras de las críticas que el sindicato vierte contra la Consejería de Sanidad es de "incapacidad para poner solución a las irregularidades y situaciones de maltrato a los trabajadores que venimos documentando desde el 3 de agosto de 2015". Dicha declaración no se ajusta a la realidad, según la Consejería, que asegura que les ha solicitado la documentación precisa para poder iniciar la apertura de los expedientes informativos necesarios ante la supuesta vulneración de los derechos que denuncian.

En el escrito, que tuvo entrada en la Consejería de Sanidad el pasado 24 de noviembre y al que ha tenido acceso Madridiario, el SUMMAT afirmaba que los profesionales del Summa 112 no denunciaban dichas situaciones porque "tenían miedo a las represalias”. El Gobierno regional comunicó al sindicato que “uno de los objetivos de la Consejería de Sanidad es conseguir la mayor transparencia en cada uno de nuestros centros sanitarios, y ningún trabajador debería tener miedo de comunicarnos sus problemas u opiniones”.

Finalmente, el SUMMAT se quejaba de que la Consejería le había obligado a unos servicios mínimos del cien por cien, cuando, según reza el escrito remitido por la Consejería de Sanidad, no es este departamento el que los fija, sino la Constitución Española, en su artículo 28.2, que indica que hay que asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

19 comentarios