www.madridiario.es

Ya están aquí

martes 14 de abril de 2015, 12:34h

Andan ya por las calles parando a la gente. El más lanzado encabeza el grupo, mochila a la espalda repleta de panfletos, octavillas en una mano y flores en la otra, la chapa del partido prendida en el pecho, la mirada franca y los brazos abiertos. Nuestra legislación estipula que las campañas electorales comienzan quince días antes del domingo elegido, pero la experiencia nos dice que la militancia se moviliza con muchísima antelación a la fecha prevista. El maratón político ha comenzado y los corredores aceleran la zancada. No les extrañe pues que los apuntados les salgan al paso en cualquier sitio y a cualquier hora.

Abordarán a los clientes en la barra del bar, perseguirán a los compradores en los mercados del barrio, se presentarán a los paseantes en las rotondas ajardinadas, saludarán a los currantes en las fábricas y en tajos de obra, profetizarán futuribles en las universidades y armarán sus puestos de propaganda en las plazas más concurridas. Su intimidad no quedará a salvo y cuando conecte el ordenador, caliente aún el primer café del día, sobre usted caerá un aluvión de mensajes partidistas, incluido el de aquel amigo que desapareció en un recodo de la vida.

Es muy posible que ese vecino que nunca saluda le hable de política en el ascensor, que algún pariente le cuente las bondades de los suyos en una velada familiar o que cierto compañero de trabajo, tan tímido y calladito siempre, deje sobre su mesa un catálogo de promesas imposibles. En esta ocasión cuesta trabajo identificar a los contendientes y relacionar a muchos de ellos con una ideología concreta. Nada será como antes y no estaría de más que atendiéramos los reclamos que se oigan en nuestro entorno cívico y personal.

No habrá nunca más mayorías absolutas en Madrid y cada voto contribuirá a reconstruir un nuevo entramado representativo. A lo largo de las dos últimas décadas se han relevado en el mando, tanto en la Comunidad como en el Ayuntamiento de la capital, políticos conservadores, sucediéndose en el continuismo Álvarez del Manzano, Gallardón y Esperanza Aguirre, con el añadido postrero de Ignacio González y Ana Botella. Después de tantos años en el poder, los populares madrileños suman a su agotamiento natural el desgaste del PP en toda España, a sus corruptos las corruptelas en otras esferas del partido y a sus recortes la austeridad insolidaria del Gobierno de la Nación.

Así las cosas, ni doña Esperanza del perpetuo socorro podrá revalidar los clamorosos triunfos de antaño. El PSOE tiene mejor cara. Licenciados sus eternos perdedores, suturadas las heridas internas que lo desangraban, reencarnado el Viejo Profesor en Ángel Gabilondo, los socialistas podrían recuperar el voto progresista de los desafectos y convertirse en el eje principal de un posible cambio político. El cartel se completa con los partidos emergentes y lo que queda de Izquierda Unida y de Unión, Progreso y Democracia.

Me apena la descomposición de IU, víctima de las marcas blancas incrustadas en sus filas, lastrada por el inmovilismo de sus cuadros dirigentes y carcomida finalmente por los activistas infiltrados que un mal día ocuparon sus agrupaciones para llevarse después todo lo que de valor encontraron dentro. Veremos si consiguen salir de la sima en que se han metido. Ante nosotros desfilarán también los abanderados de Ciudadanos. Se nos presentarán como políticos centrados, de talante moderado, bien educados y suficientemente preparados. Se agruparon en Cataluña para enfrentarse al soberanismo rampante y ahora son la única alternativa al Partido Popular.

Son tan pocos los Ciudadanos que reciben en casa a todos los que tocan el timbre. Ahora cohabitan con todo tipo de arribistas, chaqueteros y tránsfugas. Queda, por último, esa acumulación de plataformas integradoras, convergentes, complementarias y superpuestas que pretenden representar a "los de abajo". Todos sus impulsores son en realidad replicantes de Pablo Iglesias y van por la vida provistos de un saco donde caben todos los pensamientos posibles.

En vista de todo lo contado, quiero advertirles: ya están aquí y muy pronto se encontrarán con ellos.

Fernando González

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.