www.madridiario.es

San Lorenzo de El Escorial: Una joya en la sierra de Guadarrama

miércoles 01 de abril de 2015, 07:30h
A tan solo 50 kilómetros de Madrid, emerge una de las localidades madrileñas más significativas de la sierra de Guadarrama. Rodeada de naturaleza y un pintoresco paisaje -La Herrería y el pinar de Abantos-, San Lorenzo de El Escorial aporta una combinación perfecta entre patrimonio artístico y entorno natural que atrae a un gran número de visitantes al año.
  • Vista de San Lorenzo del Escorial desde la silla de Felipe II

    Vista de San Lorenzo del Escorial desde la silla de Felipe II
    Kike Rincón

  • Casas de estilo herreriano

    Casas de estilo herreriano
    Kike Rincón

  • Real Coliseo Carlos III

    Real Coliseo Carlos III
    Comunidad de Madrid

El principal atractivo de San Lorenzo de El Escorial es, sin duda, el Real Monasterio, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1984, cuya construcción se inició en 1563 por orden de Felipe II en memoria de la victoria española de San Quintín. El edificio, que se terminaría 21 años más tarde, constituye un espacio muy relevante desde el punto de vista artístico, ya que guarda entre sus muros obras de pintores italianos como Federico Zuccaro, Pellegrino Tibaldi, Luca Cambiaso y Luca Giordano y esculturas de Gian Lorenzo Bernini y Benvenuto Cellini. También hay pinturas de El Bosco, El Greco (El martirio de San Mauricio) y Velázquez (La túnica de José).

Pero el Real Monasterio no es la única edificación que goza de la declaración de la UNESCO, pues esta calificación también acoge el conjunto formado por las Casas de Oficios (primera y segunda), la Casa de la Secretaría de Estado (tercera Casa de Oficios), la Casa del Infante y de la Reina, la Casa de la Compaña, la Casita del Infante y la Casita del Príncipe.

El carácter cultural y turístico del monasterio y su entorno atrae cada año a cerca de 550.000 visitantes. En este contexto habría que incluir también los turistas que, además, llegan al Valle de los Caídos que, hasta 2010, venía recibiendo en torno a los 350.000 al año. Este conjunto es otro de los más visitados. Construido entre 1940 y 1958 como monumento a todos aquellos que murieron en ambos bandos durante la Guerra Civil Española, atrae a muchos turistas que quieren ver de cerca la enorme cruz de granito de 150 metros de altura construida sobre el peñasco rocoso Risco de la Nava.

Por su gran interés turístico, cultural, social y medioambiental, San Lorenzo de El Escorial acoge otros elementos que forman parte del patrimonio histórico español, como el Real Coliseo Carlos III, la casa de Familias e Infantes, el conjunto histórico artístico de San Lorenzo de El Escorial o la cerca histórica de Felipe II.

Alrededor del monasterio, se concentran espacios naturales de gran valor: La Herrería, La Fresneda, Campillo y la Dehesa Boyal. Configuran un entorno privilegiado que en su día se dedicó a actividades agro-silvo-pastoriles y de esparcimiento (paseo, caza, montar a caballo). Por su singularidad, en el pinar de Abantos se localiza el arboreto Luis Ceballos y, en La Herrería, la famosa silla de Felipe II.

La oferta cultural es otro de los atractivos turísticos de la localidad que se apoya en dos infraestructuras: el Teatro Auditorio de la Comunidad de Madrid y el Real Coliseo Carlos III, construido en el siglo XVIII en recuerdo de este rey que propició el inicio de San Lorenzo de el Escorial que hoy conocemos. Este Real Coliseo es el único que mantiene intacta la tipología del teatro de ese siglo, de ahí que sea uno de los más antiguos teatros cubiertos conservados en España. De manera continuada, San Lorenzo ofrece exposiciones, conciertos, producciones de danza y teatro. Por otro lado, los cursos de verano de la Universidad Complutense continúan siendo el punto de encuentro de muchas personalidades y estudiantes en los meses de julio y agosto.

San Lorenzo, que ofrece un trazado urbano en el que coinciden casas señoriales de estilo herreriano con avenidas y pequeñas plazas, es, además, un buen lugar para celebrar encuentros, reuniones y celebraciones. Dispone de más de 700 habitaciones, 2.500 plazas en salas de reuniones y cerca de 5.000 plazas en restaurantes. Una capacidad hotelera y de restauración que favorece la llegada de turismo también con motivo de las fiestas tradicionales, de gran arraigo popular. La romería de la Virgen de Gracia, la Semana Santa, la Travesía de las Cumbres Escurialenses, el belén monumental y las fiestas patronales son las principales citas festivas que atraen al turismo nacional y extranjero.

Toda esta diversidad hace de San Lorenzo de El Escorial un destino a incluir en el calendario de escapadas de los turistas como lugar de ocio y destino. Anualmente, cerca de 70.000 personas se acercan a la oficina de turismo a solicitar información. Según sus informaciones, generalmente viajan de manera individual o en pequeños grupos de 2 a 10 personas; el 40 por ciento procede de la Comunidad de Madrid; el 29 por ciento del resto de España, principalmente de Andalucía, Cataluña, Valencia y País Vasco; el 19 por ciento de la Unión Europea (sobre todo de Francia, Italia, Alemania y Reino Unido), y el 12 por ciento del resto del mundo, especialmente de Argentina, Estados Unidos, México y Venezuela.

Otros reportajes de turismo en Madrid: Alcalá de Henares: La tercera revolución cultural / Madrid, capital del turismo / Objetivo: mejorar los datos del turismo en Madrid / De Madrid al mundo / Madrid, a mesa puesta Sueños para todos los gustos / Próxima parada: Madrid / La capital del ocio Un destino de campeonato / Al servicio del turista / Madrid despliega sus encantosUn gran foro empresarial / Un referente cultural / El paraíso de las compras

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.