www.madridiario.es

Montero: "Cien días para cambiar Madrid son pocos frente a los 23 años del PP"

jueves 19 de febrero de 2015, 09:10h
Jesús Montero (Cantabria, 1963), secretario general de Podemos en la ciudad de Madrid, trabaja en la construcción del partido instrumental que pretende arrebatar la Alcaldía al PP en las próximas elecciones municipales. En esta entrevista, explica el proceso de creación de esa alternativa que propondrá una ciudad "de la gente y para la gente" frente a las "políticas de desguace social".
  • Jesús Montero, secretario general de Podemos Madrid.

    Jesús Montero, secretario general de Podemos Madrid.
    Kike Rincón

  • Jesús Montero, secretario general de Podemos Madrid.

    Jesús Montero, secretario general de Podemos Madrid.
    Kike Rincón

Este fin de semana Ganemos ha ratificado el preacuerdo de creación del partido instrumental, como ya hizo Podemos. ¿Qué etapa empieza ahora?

Esta semana y la siguiente entramos en la etapa de consensuar las personas que van a formar parte de la coordinadora, que va a ser la dirección política de la candidatura de unidad popular ciudadana. También hemos iniciado los trámites para registrar el partido instrumental con el que se presentará la candidatura ciudadana en Madrid.

¿Cuándo se sabrá el nombre del partido?

En unos 20 días. Hay que esperar a que el Ministerio del Interior confirme que podemos utilizar el nombre elegido. Por eso, hasta que el ministerio no nos confirme, no podemos anunciarlo.

¿Qué tiempos se están manejando en la candidatura?

Del 15 de febrero al 1 de marzo, constituir la coordinadora y registrar el partido instrumental. Durante el mes de marzo, se van a desplegar los comités electorales por distrito, que son los espacios de coordinación para promover la candidatura, y el proceso de debate del programa y de primarias para elegir la candidatura. Nuestra idea es que a 1 de abril dispongamos ya de la marca, de la persona que encabece la candidatura, de la composición de la candidatura y el programa para cambiar Madrid.

Hay una fecha legal para presentar las candidaturas, el 31 de marzo creo. ¿Se va apurar?

Andamos ahí con las fechas. Cien días para cambiar Madrid son pocos comparados con los 23 años de gobierno del PP.

Solo falta IU por ratificar el pre. Este viernes dio un paso importante para cambiar su política de convergencia, aunque está por decidir el papel de Mauricio Valiente. ¿Qué le parece esa apertura?

Todo lo que sea promover procesos de unidad popular que no sean sopas de siglas, sino realmente procesos ciudadanos, municipalistas, nosotros lo saludamos con entusiasmo. En cuanto a la evolución del resto de partidos políticos, respetamos los procesos de cada uno.

¿Hasta cuándo van a esperar a IU?

No se va a esperar a nadie en concreto. La coordinadora se va a constituir y en ocho o diez días iniciará sus trabajos. En la medida en que ha habido gente de IU que ha participado inicialmente en Ganemos entendemos que seguirán participando en Ganemos. Lo que ocurre es que Ganemos y Podemos, en realidad, una vez que se cree la coordinadora son como dos novios que han llegado a la puerta de la iglesia y una vez que salen son una nueva pareja, en este caso un nuevo sujeto político, que es la candidatura.

Por qué se ha insistido tanto en Madrid en no ir en coalición cuando hay otras ciudades como Sevilla o Barcelona donde sí ha sido posible...

Porque Podemos, que no se presenta a las elecciones municipales, sí quería aportar sus capacidades y su fuerza emergente en promover una candidatura ciudadana, que no es una coalición de partidos. La coalición nos lleva a una vieja política de acuerdos de los partidos, de cuotas, que creemos que estaría alejada de la demandas de cambio de los ciudadanos de Madrid, que no solo es recuperar el Gobierno sino también la forma de hacer política en la ciudad.

Pero sí se está dando esta fórmula en otras ciudades y además está habiendo un protagonismo de los partidos políticos.

Cada Ayuntamiento tiene que responder a la realidad política de la ciudad. Entonces si hay otros sitios donde han visto más conveniente para promover el cambio político la coalición de partidos, lo respetamos. En esas coaliciones, de todas maneras, Podemos no participa. Solo apoya y promueve, pero no forma parte de las coaliciones. Es un mapa tan diverso...

¿Necesita Podemos, como dice Cayo Lara, los cuadros de IU?

Yo creo que los partidos políticos tienen que acostumbrarse a que son representantes de la voluntad popular y no sus propietarios. Las personas votan cada cuatro años, depositan su confianza, pero es provisional. Por parte de Podemos no hay ningún interés en desmontar otros partidos. Bastante tenemos con montar un partido político nuevo como para preocuparnos por desmontar otros. El problema no es dónde se depositan las confianzas nuevas, sino cómo unos se han anticipado al cambio y otros han permanecido inmóviles ante la modificación del escenario social y político desde hace tres años con el 15 M y seis con el austericido.

¿Hay banquillo en Madrid para la candidatura? ¿A quién ve como posible alcalde o alcaldesa?

Yo creo que tenemos que, entre todos los operadores de la candidatura popular, buscar a los mejores, a los que mejor representen este espíritu de regeneración, de limpieza y de innovación. Y esto no necesariamente hay que buscarlo en personas que están dentro de los operadores, sino que es bien seguro que hay personas no adscritas a las organizaciones que pueden representar de manera ejemplar esta voluntad de cambio ciudadano que es el objetivo central. Estoy convencido de que esas personas concurrirán a las primarias para encontrar el apoyo popular y liderar el cambio en la ciudad.

La gente vota muchas veces por una cara conocida. ¿El hecho de que no haya un nombre y no se hable ni siquiera de posibles candidatos no es un problema?

Frente a la cultura del espectáculo y el famoseo, esta es una candidatura de la gente. En ese sentido, donde está el aliento y la fuerza es en los lazos de movilización social de los barrios de Madrid. Lo hay que encontrar, que no es difícil porque nos lo hemos encontrado en las distintas mareas populares en Madrid durante estos años, es aquellas personas que mejor representen ese espíritu civil ciudadano vecinal. Yo creo que hay personas profesionales con solvencia técnica, con tradición social y política que pueden representar un ejemplo de limpieza y regeneración para la ciudad. Si me preguntaras me gustaría que fuera mujer.

¿Está pensando en alguien en concreto? Aquí no hay una Ada Colau.

Igual hay muchas Adas Colaus, lo que pasa es que no las conocemos. Lo que no me creo que las únicas mujeres en política puedan estar en el banco de la derecha.

Me cuesta pensar en un Gobierno o un grupo municipal sin un partido detrás...

El partido instrumental permite esas facilidades para concurrir y una vez que se concurre se crea el grupo municipal y se desarrolla un espacio, que estaría por definir, de participación seguimiento y control de la actividad municipal del grupo. El partido instrumental tiene que presentar las cuentas claras de la campaña electoral al Tribunal de Cuentas, recibir los fondos que le correspondan por el resultado electoral para el grupo municipal y, en ese momento, se decidirá cómo se configura ese espacio participación y seguimiento.

También se dijo en la presentación del nuevo partido que se iba a intentar presentar integradas. ¿Se está trabajando en eso o está impulsando una candidatura en concreto?

A mí me gustaría que hubiera una candidatura que lograra reunir distintos perfiles barriales, de las áreas de gobierno del ayuntamiento y que exprese la pluralidad política y social de los actores que estamos dando vida a la candidatura están operando. De todas maneras, habrá más de una lista y no pasa nada. Eso sí, yo espero que aquella en la que participen personas vinculadas a Podemos sea la que, junto a otros actores, logre el mayor consenso en estas primarias.

¿Cómo va la creación del programa electoral?

Uno de los grupos mixtos que se va a empezar a reunir es el grupo de programa. Ganemos Madrid hizo un plenario de programa con una serie de objetivos y de líneas estratégicas. Y nosotros hemos comenzado un trabajo que se va a desarrollar en los próximos 20 días que es una metolodogía para construir un proyecto de ciudad. Partimos del diagnóstico de que el modelo de ciudad del PP que viene del año 91 está agotado. La prueba es que no hay Plan de Ordenación Urbana en la ciudad. Y es normal que no lo tengan una vez esquilmados los vecinos con los impuestos y el desmantelamiento de los servicios, y arruinada la institución por una deuda faraónica y por unos prodigios de agujeros tan espectaculares como los 100 millones vaciados en Vallehermoso o los 10 millones gastados en el Faro de Moncloa, que ahora quieren volver a reinaugurar ante de las elecciones.

¿Cuáles van a ser los aspectos clave del programa para Madrid?

Queremos una ciudad de la gente y para la gente y para el común, frente a una ciudad secuestrada por poderes oligárquicos vinculados a las constructoras, las promotoras del suelo, las entidades financieras. Esto no es un deseo; es una voluntad de cambio ante una realidad de dos décadas. Aquí se han experimentado todas las políticas de desguace social. Se empezó con la privatización de la empresa funeraria municipal por 0,6 euros, 100 pesetas, y diez años después salió la condena de dos años al teniente de alcalde Huete porque a esa empresa privatizada ,con la excusa que no era rentable, no solo le fueron perdonados 13 millones que adeudaba al Ayuntamiento, sino que al año daba beneficios. Y el nuevo consejero de esa empresa había formado parte del equipo del teniente de alcalde, inaugurando las puertas giratorias. O el propio Faro de Moncloa o la esquina comercial del Bernabéu, que, menos mal, ha sido paralizada por la justicia. Frente a eso está la operación Canalejas, la operación Chamartín, la operación Campamento. Siempre son grandes operaciones urbanísticas al servicio de pocas manos y bolsillos llenos, y sin contar con las necesidades de la gente. O están los conflictos competenciales entre las administraciones o se organiza la ciudad en función de sus grandes intereses económicos. No hay que olvidar que el Tribunal de la Competencia acaba de condenar a las empresas adjudicatarias de los contratos de limpieza por prácticas de cártel, es decir, mires por donde lo mires esto no lo aguantan ya ni los ratones de Madrid.

¿Se ha analizado qué se puede hacer con estas operaciones o si se puede paralizar algo?

Nosotros vamos a hacer una auditoria ciudadana de la deuda. La auditoría no solo tiene que establecer aquella deuda financiera acumulada para la financiación de proyectos que en algunos casos no eran exclusivamente municipales, como la M-30. Hay otro tipo de deuda que procede de una práctica sistemática de sobrecostes, una práctica que no solo se ha hecho en el Ayuntamiento de Madrid, sino que también se exporta a Panamá hasta que allí se dice que las cosas no se hacen así. O Cibeles, que, sin necesidad de un nuevo ayuntamiento, estaba presupuestada en 52 millones y ha costado 300. Una vez más no para los vecinos de Madrid, sino para mayor boato de la magistratura de la ciudad. Y además está el despilfarro de dinero en agujeros, en demoler una instalación deportiva como Vallehermoso, o el centro acuático, que es un esqueleto de hormigón y vigas. Si se hubiese sumado el dinero destinado a los juegos olímpicos a la universidad, el CSIC o los hospitales hoy tendríamos un polígono industrial de innovación que generaría riqueza y empleo. Sin embargo, ahora lo que tenemos es ladrillo o agujeros sin rellenar.

¿Qué expectativas electorales barajan?

Madrid tiene que cambiar y por eso tiene que haber una mayoría política que tiene que venir de fuera de los partidos políticos que han gobernado esta ciudad. En este caso del PP y esa oposición invisible que durante 23 años ha sido incapaz de generar una alternativa política para la ciudad, probablemente porque estaban relacionados con esa política de vínculos de empresarios y poderes económicos donde quizás el caso de las tarjetas black resume el funcionamiento tradicional de los partidos políticos de la ciudad de Madrid. Frente a eso, la candidatura va a por todas, a logar la mayoría.

¿Cómo se va a financiar?

No se van a pedir préstamos a los bancos ni cajas de ahorros, pero sí haremos procesos de microcrédito y crowdfunding, en función de las necesidades que van a ser escasas, porque por el caso de Podemos sabemos que no hace falta gastar mucho si se cuenta con el entusiasmo, la ilusión y la voluntad de la gente. Hicimos unas elecciones europeas con 150.000 euros en todo el territorio nacional y obtuvimos 5 eurodiputados. Creemos que las campañas electorales deben ser austeras, deben ser participativas y, desde luego, que los medios de comunicación pueden ayudar mucho generando espacios de debate que puedan dar a conocer esos proyectos alternativos de ciudad.

Sobre Podemos y la polémica de Monedero. ¿Ha dado Monedero suficientes explicaciones?

En primer lugar, hay que señalar que Juan Carlos Monedero ha dado explicaciones en las primeras horas y días que surgió la cuestión. Desgraciadamente estamos ante un caso inédito de uso de los aparatos del Estado contra ciudadanos, porque esto no ocurre ni en la dictadura estalinista. Y, sin embargo, todavía no se ha desatado una investigación interna para conocer quién ha filtrado esos datos. No tenemos ninguna duda de la honorabilidad de Juan Carlos Monedero. Este fin de semana un economista tan famoso como Gay de Liébana lo ha dejado en claro en la televisión: no hay delito, no hay fraude, hay una violación de los derechos individuales de un ciudadano por parte del Estado. Hay una operación en curso para establecer que todos son iguales y por tanto por qué votar. Seguro que Monedero dará las explicaciones cuando crea conveniente hacerlo. Pero, insisto, es una actividad privada de un ciudadano.

¿Cómo ve a los candidatos que ya se conocen para Madrid, como Ortega o Carmona?

Nosotros como candidatura de unidad popular no vamos a elaborar un programa pensando en las ofertas que hagan otros actores, sino del diagnóstico en los barrios y los distritos, y de un proyecto de ciudad que integre, con presupuestos participativos. Madrid es una ciudad muy desigual social y territorialmente y hay que reequilibrarla. Y para eso creemos que las ofertas políticas de otros actores no responden a este proyecto de ciudad, sino que permanecen en la vieja política de proclamas, que se parecen más a una carta a los Reyes Magos sumando propuestas de aquí y allá, frente a proyecto integrado de ciudad de la gente y para el común.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.