www.madridiario.es

23 años de cárcel para los presuntos autores del tiroteo de 2005 en Torrejón

viernes 30 de enero de 2015, 11:44h
La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 23 años de cárcel a los presuntos autores del tiroteo en la discoteca Coco-Loco de Torrejón por tres delitos de tentativa de homicidio, dos delitos de lesiones y otro de tenencia ilícita de armas, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Concretamente, la Audiencia ha condenado a Lorenzo Javier G.V. y a José Antonio G.V. a 23 años de cárcel al considerarlos responsables del tiroteo que sembró el terror en dicha discoteca en agosto de 2005, cuando tras una discusión en la entrada del local se liaron a tiros contra los vigilantes de seguridad, que alcanzaron también a varios clientes que se encontraban cerca del lugar de los hechos. 

Según los magistrados, ha quedado probado que Lorenzo, tras discutir con los encargados del control de acceso a la sala por su indumentaria y aspecto de toxicómano, abandonó el recinto para regresar media hora más tarde junto con José Antonio y otras personas para cumplir la promesa que dirigió a los porteros: "ahora vuelvo, esto no se iba a quedar así". 

Así, los dos hermanos llegaron en dos coches que detuvieron bruscamente a la entrada del local. De uno de ellos se apeó José Antonio con un arma corta en la mano. Ambos, aclara la sentencia, junto con las personas que les acompañaban, acudían con la intención de agredir hasta causar la muerte a los vigilantes de las vigilantes de seguridad implicados en el incidente.

Uno de los vigilantes se dirigió con un palo hacia la puerta del conductor de uno de los coches, momento en que el conductor le disparó a bocajarro en dos ocasiones con una escopeta. Los disparos alcanzaron al vigilante, y también a dos clientes que se encontraban cerca del lugar de los hechos, afectados por numerosos perdigones.

De forma simultánea, Lorenzo, acompañado de José Antonio, se dirigió a la puerta de la discoteca, donde intentó agarrar al portero con el que había discutido. Éste logró zafarse y escapar hacia el interior del local, momento en el que José Antonio disparó contra él al menos en cuatro ocasiones: los disparos del arma corta alcanzaron en el pecho a otro vigilante y al portero en la pierna derecha. A continuación, los ocupantes de ambos vehículos abandonaron el lugar, deshaciéndose de las armas en la explanada del aparcamiento. Los jueces han absuelto al tercer hermano acusado, Israel, al no quedar suficientemente probada su participación en los hechos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.