www.madridiario.es
Iris Núñez
Iris Núñez

Iris Núñez: "Irse de Erasmus puede determinar el futuro laboral de los estudiantes"

Por MDO
jueves 22 de enero de 2015, 07:30h
Los programas para cursar parte de los estudios en el extranjero son una de las apuestas de la Universidad Alfonso X el Sabio (UAX), como explica en esta entrevista su vicerrectora de Relaciones Internacionales e Institucionales, Iris Núñez. Esta universidad privada, nacida hace ya más de 20 años, también está apostando por la formación a distancia.

¿Qué líneas de trabajo tiene en la actualidad la UAX?

Tenemos varios ámbitos que son críticos para el desarrollo de la universidad a futuro. Uno de ellos es la internacionalización. Aunque desde sus orígenes es una universidad con fuerte proyección internacional, cada vez es más claro que tiene que abrirse a otros entornos y formar a personas globales capaces de ejercer sus puestos de trabajo. Eso hace que tengamos que modificar los planes de estudio para hacerlos más internacionales y que podamos tener la fuerza de atraer estudiantes de otros países y profesores investigadores con talento de todo el mundo. En segundo lugar, las nuevas tecnologías. El efecto de los massive open online courses ha generado un impacto en la formación presencial y por lo tanto estamos desarrollando una nueva línea totalmente innovadora de formación semipresencial adaptada al ritmo del estudiante y sin exigirle una presencia constante en el campus. Esto es algo que tenemos que ofrecer porque es una demanda social en grados, másteres y cursos de especialización. Este es el proyecto que llamamos Open UAX.

¿Ya funciona Open UAX?

Ha empezado ya. Tenemos matriculados casi 800 alumnos en nuestra plataforma Open UAX, cursando sobre todo másteres oficiales. Y en un mes comenzamos una campaña importante para dar a conocer esta nueva versión de la UAX. Reconocemos el éxito que está teniendo pese a que solo llevamos un año. Es un proyecto muy trabajado. Hemos visto qué necesidades específicas tiene el alumno que no viene a la universidad o viene muy poco. Hemos desarrollado una herramienta propia, un sistema de tutorización virtual, grabación de vídeo, materiales... No es solo darles textos para que lean, sino que es un sistema muy complejo.

Volviendo al otro aspecto, ¿cómo se consigue que los estudiantes tengan esa experiencia internacional?

Hay dos caras de la internacionalización. Una es dar la oportunidad de que los alumnos cursen sus estudios fuera de su país, que es algo terriblemente enriquecedor. Muchas empresas ya lo consideran un aspecto fundamental a la hora de captar a jóvenes profesionales. Haber estudiado fuera te da una visión diferente, manifiesta que hablas idiomas y tu capacidad de ser flexible, de adaptarte a nuevos entornos, de enfrentarte a retos y a trabajar en equipo. Esas son las características inherentes a un alumno que ha participado en un programa de movilidad y son características muy buscadas por el mundo esencial. El alumno que ha participado en un programa de movilidad Erasmus o de otro tipo encuentra trabajo seis meses antes que otro alumno con las mismas características. Hemos tenido la suerte de tener el programa bandera de la Unión Europea, que surgió como un programa destinado a crear un concepto de ciudadanía europea y que realmente ha superado con muchísimo éxito todas las expectativas que había cuando se creó hace 30 años. Vamos camino de los 3.000.000 de alumnos que han participado en el programa Erasmus. En la UAX, alrededor del 75 por ciento de la movilidad es en Europa y a través de las becas Erasmus.

¿Qué otras opciones de movilidad da la UAX?

Hay otras Erasmus, como la de prácticas en empresas europeas, y también tenemos programas de movilidad propios con Estados Unidos, con Canadá, Latinoamérica, Australia, China o Corea, es decir, existen innumerables opciones que se adaptan a todos los intereses posibles. Lo importante es que el alumno desde primero tenga esa curiosidad y ese interés, que sepa que nunca va a saber por dónde van a venir esas oportunidades profesionales hoy más que nunca. No podemos limitarnos a un contexto nacional y tenemos que prepararnos para el mundo que nos ha tocado vivir, que es el siglo XXI, un mundo lleno de retos y global.

Después de la alerta que hubo hace un año por la falta de fondos para las becas Erasmus. ¿Se puede decir que ahora están garantizadas y salvadas para el futuro?

Este año estrena programa a través del nuevo Erasmus Plus. A pesar de las dudas sobre si iba a haber menos dinero, la Unión Europea ha dotado de más fondos el programa. Yo creo que se generó una incertidumbre que no era necesaria. Siempre que hay cambios de programa se genera la expectación, pero la Unión Europea es perfectamente consciente de los beneficios de las Erasmus. Además, este año se va a poner en marcha un programa de movilidad con países no europeos. Es decir, el programa sigue creciendo.

¿Y la parte española de las becas también está garantiza?

La parte española de las becas ha sufrido cambios muy importantes y ahora no alcanzan al 100 por cien de los alumnos como antes. El Gobierno aporta una beca solo para un cierto número de alumnos, con un buen expediente académico con un mínimo B2 en el idioma del país al que se vaya. Esto ya excluye a muchos alumnos y además la hacen incompatible con el programa Erasmus. La beca Erasmus española es una muy buena beca y está muy bien dotada pero para pocos alumnos. Es una perspectiva radicalmente diferente a lo que era antes, cuando todos los alumnos que tenían la beca por parte de Europa podían tener un complemento del Gobierno y en algunos casos de su comunidad autónoma. Lo que flaquea es esa parte, las aportaciones de las comunidades y del Estado.

¿Esto no puede suponer que haya menos alumnos Erasmus, teniendo en cuenta que la beca europea no es muy cuantiosa?

Siempre hemos sabido que la motivación de una beca Erasmus no es económica. No es una beca que cubran toda estancia, sino que es una pequeña ayuda que permite compensar algunos gastos que tienes, pero nada más. No creo que el tema económico sea crítico. Lo que sí es compatible son las becas de excelencia del ministerio.

¿Hay ya datos?

Nosotros hemos crecido en Erasmus, pero no hay un crecimiento al ritmo que había en el pasado, quizás por la incertidumbre que ha generado la coyuntura económica o por aspectos familiares, pero lo importante es que la gente sepa es que si se quiere ir de Erasmus tiene muchas opciones y es algo que puede determinar su éxito en el futuro a la hora de finalizar sus estudios y conseguir un trabajo.

La UAX también tiene un porcentaje muy alto de extranjeros en su campus. ¿A qué se debe?

Esa es la otra cara de la internacionalización. Para nosotros es fundamental convertirnos en un polo de referencia y captar alumnos de todo el mundo. Realmente podemos decir con mucho orgullo que ya tenemos más de un 15 por ciento de alumnos que no son españoles. Nosotros atraemos muchos alumnos europeos y también de otras partes del mundo, como Norteamérica. Nos enorgullece que más de 1.500 alumnos elijan la UAX para estudiar no solo un semestre o un año, sino toda su carrera.

Quedan pocos meses para que acabe la legislatura. ¿Finalmente se va a introducir alguna reforma en las universidades?

Parece que sí. Hay un proyecto de real decreto de modificar la duración de los grados y permitir la entrada al sistema educativo español de grados de tres años. Hasta ahora estamos en grados de cuatro años. En su momento, hubo que elegir y España optó por grados de cuatro años y másteres de uno, pero resulta el resto de Europa se ha ido a la opción de tres años de grado más dos de máster. Eso nos ha dejado un poco fuera de fáciles equiparaciones con el resto de Europa, ya que es un problema ofrecer másteres mayoritariamente de un año, cuando el resto ofrece másteres de dos. Con esta situación, el Gobierno se ha planteado seriamente abrir la posibilidad de que se impartan grados de tres años. Esto está generando también cierta preocupación porque salimos de un cambio que ya nos ha costado mucho a las universidades y volver a meternos en modificaciones de títulos, planes de estudio, etcétera, es complicado. Vamos a ver en qué queda todo esto y si la propuesta del ministerio sale adelante.

Lo que sí se ha aprobado es el cambio en el acceso a la universidad. ¿Cómo va a ser ahora?

Las universidades harán sus propias pruebas de acceso. Nosotros creemos que puede ser interesante, pero también hay que ver cómo se implementa porque va a ser complicado obligar a un alumno a hacer pruebas de acceso en todas las universidades a las que tenga opción de ingresar. Ya se está hablando de grupos de universidades o regiones. La nota de Bachillerato tendrá un peso mayor y en la prueba de acceso cada uno hará la que considere adecuada. Dará más libertad para que las universidades admitan a los alumnos que quieran. Esto va a favorecer el acceso desde otros sistemas educativos, porque hasta ahora se tenía que pasar la selectividad sin haber pasado por el sistema educativo español.

¿La UAX cómo se lo plantea?

Nosotros ya hacemos nuestra propia prueba de acceso. En algunas carreras son psicotécnicos, en otras son de contenidos. Supongo que irá en esa propia línea, pero tenemos que ir viendo cómo se implanta para tomar una decisión final.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios