www.madridiario.es
Un coche estacionado en la acera
Un coche estacionado en la acera

Atracadores por cuenta ajena

Por Gaceta del Motor
martes 30 de diciembre de 2014, 11:49h
Nada que prevenir, nada que proteger, nadie a quién ayudar. Parece que el único objetivo cuando salen a la calle es multar, y exculpo abiertamente a los agentes que se ven obligados a cubrir un número mínimo de multas de tráfico, bajo amenaza de no percibir el complemento de productividad, incluso de ser objeto de sanción disciplinaria.

La multa de tráfico, es
un impuesto más que se recoge directamente como partida fija de ingresos en los
presupuestos del Estado, con una cifra tan escandalosa que el ministro Montoro,
Ana Botella, cualquier edil no imputado y el resto de los que viajan en coche
oficial con chófer, ;mandan sus huestes a
las calles obligándolos a actuar como bandoleros al acecho de los conductores
para machacar con el bien más preciado, dinero, a esos malvados que se pasan 1 minuto del ticket de aparcamiento o alcanzan la mortífera velocidad de 51 kilómetros por hora en una
avenida de 20 metros de ancho, cuesta abajo y sin tráfico.


A base de reiterar el mensaje en todos los
informativos y poner las imágenes del helicóptero 'Pegasus' grabando a quienes
cometen graves incorrecciones de las normas, terminan por hacernos culpables a
los veinticinco millones de conductores de este país. Es necesario que se
sancione gravemente a los pocos, muy pocos, porcentualmente insignificantes infractores que hacen barbaridades poniendo la vida de otras personas en
peligro; pero culpabilizar a todo un colectivo induce a sospechar que lo que se
oculta
, como siempre, es la voracidad de las administraciones para recaudar a
toda costa.

En los últimos meses el
acoso es permanente: cinturones, alcohol, los asientos de los niños, la ITV,
los seguros, el teléfono o los límites de velocidad. Siempre tenemos una
campaña en marcha que justifique la persecución económica
. Todo para engordar
las arcas de un estado que después despilfarra los recursos en tapar la boca a
los caudillos de estos nuevos reinos de Taifas en los que se ha convertido
España.

Posiblemente los que
nunca utilizan el coche, o su trabajo les permite desplazarse en transporte público,
estén de acuerdo con medidas que no les afectan para nada y, a base escuchar el
mensaje culpabilizador sobre los conductores, terminen por creer a la
administración. Lo que nadie discute es que se invierte en radares y
helicópteros y no en arreglar puntos negros o carreteras y calles
tan
deterioradas que sí provocan accidentes. Para eso no hay presupuesto.

Más información: ;

La DGT insaciable frente a los conductores

Desplazamientos en Navidad, conducción en condiciones adversas

Los madrileños pierden 15.700 horas/día pagando en parquímetros

;

;

;

;

;

;

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios