www.madridiario.es

Las tres semanas del ébola en España

sábado 25 de octubre de 2014, 17:08h

Desde aquél "bichito que si se caía de la mesa se mataba al ser tan pequeño", como decía Sancho Rof en 1981, que luego se convertiría en la triste "crisis del aceite de colza", hasta la presente del "virus del Ébola", han sido muchas las crisis y siempre con el mismo denominador común: el fracaso de la estrategia de comunicación de nuestros gestores y políticos en materia de salud. La falsa epidemia de meningitis B que nosotros denominamos entonces como "epidemia de miedo", la fiebre aftosa, la gripe aviar, las vacas locas y hace muy poco tiempo aquella Gripe A, que según la propia OMS se convertiría en una verdadera pandemia.

Ahora el virus del Ébola ha vuelto a poner de manifiesto la precaria preparación de nuestras autoridades en materia de comunicación. Pero también la de los propios profesionales sanitarios, los sindicatos, organizaciones colegiales y los medios de comunicación social, algunos de ellos, afortunadamente no todos, tratando de aprovecharse del bache para aumentar sus audiencias, incluso a costa de las imágenes prohibidas, por falta de ética, de Teresa en su habitación, semidesnuda, con la mascarilla de oxígeno...

Una crisis epidemiológica o sanitaria como ésta, se debe afrontar siempre con una información veraz, debidamente contrastada, clara, rigurosa, frecuente y ética en todos los sentidos, porque la experiencia nos ha enseñado que "el silencio" es el verdadero virus de la "epidemia de miedo".

Podríamos decir que hemos vivido "las tres semanas del Ébola en España": La primera "semana del miedo, del pánico", desde la rueda de prensa con la desafortunada intervención de nuestra Ministra de Sanidad. Todo nos hacía presagiar que el Ébola, que conocemos desde 1976, se iba a convertir en nuestra gran pesadilla y en una verdadera epidemia, cuando hemos tenido "un solo caso" de la enfermedad. La segunda "semana de la esperanza", cuando finalmente las autoridades sanitarias entendieron que hacía falta crear un "verdadero gabinete de crisis", pero no solo formado por políticos sino por clínicos e investigadores de reconocido prestigio, una verdadera "Comisión Científico-Política" que comenzó a ofrecernos esa "información colegiada y consensuada" que todos necesitábamos, unidos a los partes médicos de la situación clínica de Teresa Romero. Y la tercera "semana del optimismo", cuando los portavoces de la Comisión nos aseguraban que Teresa estaba curada definitivamente porque había dado negativo en los análisis de la PCR, según los propios criterios de la OMS. Todo controlado, Teresa abandonará su aislamiento, pasará a una habitación normal y el personal sanitario no necesitará de los "famosos trajes de protección". Pero incluso en este momento de alegría para todos, el mismo día nos dicen que Teresa debe seguir aislada porque a pesar de los negativos, todavía puede haber residuos del virus en sus fluidos y no saben si pueden ser contagiosos. Un nuevo claro ejemplo de una mala estrategia de comunicación, o quizá una falta de consenso de los miembros del Comité.

Confiemos ahora en que no habrá nuevos errores y que dentro de otras 5 semanas, concretamente el día 2 de Diciembre, podamos escribir el titular esperado por todos: "España está libre del Ébola".

Dr. Jesús Sánchez Martos
Catedrático de Educación para la Salud
Universidad Complutense de Madrid

Jesús Sánchez Martos

Catedrático de Educación para la Salud en la Universidad Complutense de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.