www.madridiario.es

Al final de la carretera: cuatro comediantes

miércoles 08 de octubre de 2014, 11:40h
Llega al teatro Fernán Gómez la comedia 'Al final de la carretera', del británico Willy Russell, adaptada por Juan Carlos Rubio. Podría titularte también, sin ningún problema, 'Atrapados en la urbanización' o '¡Viva la clase media!'. Porque dos parejas de esa clase social y sus fiestas en una urbanización protagonizan esta alocada función.
  • Escena de

    Escena de 'Al final de la carretera'
    Teatro Fernán Gómez

  • Escena de

    Escena de 'Al final de la carretera'
    Teatro Fernán Gómez

No conocemos en España demasiadas piezas de este autor. Se nos dio a conocer con "Educando a Rita", después vimos "Hermanos de sangre" y la divertidísima 'Shirley Valentine'. Con la nueva comedia demuestra que está muy pegado a la actualidad y que sabe retorcer pequeños problemas cotidianos para provocar la carcajada pero, también, para poner en solfa un modo de vida que parece alejarse del que soñamos en nuestra juventud.

Rafa y Laura (Manuel Baqueiro y Mélani Olivares) celebran el 40 cumpleaños del primero con una cena en el jardín de su adosado a la que invitan a sus padres y a sus vecinos. Los padres nunca llegarán, perdidos y desorientados en una telaraña de calles, rotondas y viviendas iguales. Como cualquier urbanización de nuestra periferia. Sí llegan Victoria y Alfonso (Marina San José y Raúl Peña), un matrimonio de "pijos" empeñado en impartir clases magistrales de modales y moralidad. Pueden suponer que el enfrentamiento entre los cuatro no tarda en producirse, con pretextos o acciones ridículos. Y surge la hilaridad, pero también la reflexión sobre la artificiosidad de una clase de vida apegada a las apariencias y los bienes materiales. Solo les queda huir y empezar de nuevo. Pero no es tan fácil...

La adaptación es brillante y los chistes a costa de nuestras costumbres y nuestros cantantes perfectamente encajados. El ritmo se va acelerando con escenas y situaciones cada vez más absurdas.

Y brilla en esta representación un cuarteto de jóvenes comediantes -hasta cómicos- curtidos en las series de televisión y en algunos montajes teatrales. Saben conectar con el espectador y sacar punta a cada chiste, lo que siempre se ha llamado "colocar las frases". Son actores encajados en las edades de los personajes que aciertan a dibujar sus arquetipos. Una agradable sorpresa en esta cartelera otoñal.

Únicamente me permito sugerirles que vigilen el ritmo de las escenas finales. Creo que fue Haro Tecglen quien tituló así una crítica: "Ritmo no es velocidad". Se corre el riesgo de atropellar los textos en el intento de ser disparatados. Pero en el teatro, a diferencia de los platós, conviene hacer llegar bien al espectador todas y cada una de las frases, sobre todo para aprovechar al máximo el humor. Es difícil echar el freno cuando se rueda cuesta abajo, pero se puede. Luciría todavía más el estupendo trabajo de estos cuatro actores.

"Al final de la carretera" estará en cartel hasta el 2 de noviembre.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios