www.madridiario.es
Abellán.
Abellán.

El Atleti pierde y Abellán no gana ni un trofeo en su gesta venteña en solitario

domingo 05 de octubre de 2014, 11:28h
Tarde espesa para los rojiblancos y muy en especial para uno de sus mayores hinchas, el torero Miguel Abellán. Si el equipo era vapuleado en Valencia, el coletudo no pasaba del empate, ni estrenaba su casillero de goles -orejas- en su gesta en solitario en Las Ventas, donde no estuvo mal, mas tampoco alcanzó el sueño de la Puerta Grande. Perdió algún trofeo por la espada, pero en conjunto queda poco que recordar más allá de su entrega y oficio. No perdió como el Atleti, pero...

Ya lo escribió Calderón: los sueños, sueños son. En ocasiones mínimas, los grandes se cumplen, pero lo normal es que la mayoría se duerman. Cual aconteció a un Miguel Abellán y su gesto de actuar en solitario en el siempre complicado escenario de Las Ventas, cuyo público estuvo cariñosísimo con el, deseando ayudarle en el triunfo. También un encierro de las dos divisas del Puerto, manejable y sin excesivos problemas -menos el distraído y descastado cuarto- le echó una mano. Pero...

Pero el zambombazo que perseguía este torero rojiblanco no llegó en un mal sábado para los colores. Bien es verdad que las dos mejores labores muleteriles, frente a los dos mansos encastados y nobles que se jugaron en primer y tercer lugar pudieron tener premio, sobre todo ante a éste, con el que cascabeleó varias series en redondo y una al natural largas y de profundidad oceánica, con el añadido de la ligazón en un palmo de terreno, que cerró con adornos de trinchera y pases de la firma. No fue una labor maciza, mas si merecedora de un trofeo que perdió al fallar a espadas.

En el abrió función Abellán había obrado de similar guisa, destacando algunos naturales de frente, aunque todo en un escalón inferior a lo relatado con el tercero, como prueba que a pesar del estoconazo -ahora sí- no florearan suficientes pañuelos para la oreja. Con el flojo segundo, manejable, el madrileño lució en ajustadas chicuelinas y luego con la pañosa, a la que el burel llegó rebrincadito, anduvo desigual con algunos enganchones y varios tirones.

Con el descastado -aunque noble como todos- corrido en cuarto lugar, imposible para el lucimiento aunque válido para un valeroso arrimón, que no le ofreció Abellán, el coletudo desistió pronto. Tras dos feos desarmes con el percal ante el quinto, mansote y flojo, el madrileño intentó sin éxito el toreo extractivo, pero le faltó quietud. La tarde se le iba y quizás el ánimo, lo que el cotarro intuyó, ovacionándole a la salida de este morlaco de impresionante trapío, además de manejable -también-, pero nuevamente su matador, sin estar de petardo, adoleció de falta de dominio y de ideas claras para ir más allá de alguna serie correcta.

De modo que, aunque no perdió, como 'su' glorioso Atleti, tampoco Abellán ganó, porque aparte de no destacar con el capote, el conjunto de sus faenas fueron semejantes, faltas a la vez incluso de esa épica heroica que tantas veces le salvó. En cualquier caso, ahí queda su esfuerzo.

FICHA DEL FESTEJO

Cuatro toros de PUERTO DE SAN LORENZO, y 1º y 6º de LA VENTANA DEL PUERTO, en general bien presentados y noblotes, que dieron juego menos el descastado 4º. MIGUEL ABELLÁN, único espada: ovación tras petición; silencio tras aviso; ovación tras aviso; silencio; silencio y palmas de despedida. Plaza de Las Ventas, 4 de octubre, 3ª de la Feria de Otoño. Casi lleno.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.