www.madridiario.es

No quiero contenedores en mi calle

lunes 22 de septiembre de 2014, 16:48h

Reclamo al Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid que retire de mi calle los contenedores destinados a la recogida de vidrios y papeles. El destino de tales artilugios callejeros se ha prostituido de tal forma que muchos de ellos no son otra cosa que vertederos urbanos insoportables. Tamaño desafuero se viene perpetrando por culpa de la desidia municipal, el descuido inoperante y culpable de las empresas privadas concesionarias del servicio, la falta de civismo de algunos vecinos, la impunidad con la que actúan ciertos chapuceros y la rapiña de los que rebuscan en la miseria algo que se pueda aprovechar o revender. El resultado final de tantos abusos salta a la vista en muchos puntos de nuestra ciudad. También en mi distrito.

A dos pasos de mi casa, a pocos metros de la entrada principal del Mercado Municipal de Arguelles, pegados a la fachada de un internado de señoritas, frente a la terraza de un restaurante repleto de comensales, nuestro Excelentísimo Ayuntamiento mantiene estacionados en la vía pública dos de los muchos recipientes que invaden y denigran mi barrio. Apenas se puede transitar por la acera vecina a tales incordios nauseabundos. Junto a ellos se amontonan colchones mugrientos, muebles desvencijados, cachivaches domésticos inservibles, ropa vieja, restos de obra, chatarra despiezada, bolsas de basura, porquerías malolientes y enormes cajas de cartón.

El espectáculo que tanta mierda almacenada ofrece a la ciudadanía es tan bochornoso como insalubre y tercermundista. Tanta suciedad parece impropia de una capital europea que presume de serlo. Acercarse a los contenedores, sorteando la barrera de inmundicias que los rodea, es  una aventura peligrosa. Arrojar en sus entrañas la mercancía reutilizable se nos presenta como una peripecia digna de mejor causa. Lo que en su día fue un buen invento es ahora un atentado a la salud pública.

Me indigno cuando veo a los escolares saltar entre los desperdicios para regresar a casa. Me siento muy incómodo cuando observo a las personas mayores deambulando entre los coches aparcados para evitarse un tropiezo en el improvisado basurero. Cuando pago la tasa que grava la recogida de basuras, ganas me entran de reclamar la devolución del importe. ¡Qué habremos hecho los madrileños para merecernos tanta mugre ensuciándolo todo!

Encuentre el Ayuntamiento nuevas soluciones que resuelvan un problema tan grave, aunque las nuevas medidas que se apliquen acaben con el negocio de las compañías incapaces de mantener limpio nuestro entorno callejero. Dótese a las comunidades de vecinos, por ejemplo, con más cubos de otros colores, donde los residentes puedan echar los vidrios y los papeles que cuidadosamente separan en sus cocinas. Mientras se hace lo que acabo de sugerir o desarrollan otras alternativas que se les ocurran, retiren los estercoleros en que se han convertido los contenedores de reciclaje.

Devuélvannos el entorno saludable que antaño teníamos. Si así no lo hicieran, hagan ustedes como yo y denuncien la situación a los servicios que para estos menesteres mantiene abiertos el Ayuntamiento. Llamen una y otra vez hasta que los quiten. Si dan la callada por respuesta, recuerden que en mayo pueden mandarles a la oposición.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.