www.madridiario.es
Sala de teatro El Sol de York, en Chamberí
Sala de teatro El Sol de York, en Chamberí

Cierra la sala de teatro El Sol de York

miércoles 23 de julio de 2014, 17:54h
El domingo 27 de julio cerrará El Sol de York, la pequeña sala de Chamberí que apenas ha llegado al año y medio de existencia. Un proyecto de Javier Ortiz que ha chocado con la realidad económica. Las condiciones que pretendía imponer el propietario del local de la calle Arapiles hacen inviable cualquier intento de continuidad.
Los responsables del proyecto se despiden públicamente desde su blog con palabras como estas:  "Pedimos perdón por los errores cometidos, que son muchos. Por no haberlo sabido hacer mejor. Por las compañías a las que no tratamos bien, y a las que no se sintieron bien tratadas. Nos queda el consuelo de saber que cada día lo hemos dado todo. Sin guardarnos nada para mañana. Y el orgullo de haber intentado hacer las cosas de otra manera en condiciones adversas. Nos habéis hecho muy felices durante todos estos días, y hemos tenido experiencias maravillosas con personas increíbles... Si no supimos hacerlo mejor, aprenderemos. Porque hay quien lo está logrando: Kubik Fabrik, Nave 73, Teatro del Barrio, Lagrada, Kamikaze... proyectos con un sentido, con calidad y con intención. Enhorabuena. No importa irse cuando existen lugares que siguen haciendo posible soñar con que las cosas pueden ser diferentes. A quien nos hace imposible continuar, le dedicamos las últimas palabras de Domingo Montoya, tan válidas en estos tiempos: "Habéis echado mano de subterfugios. Habéis regateado. Aquí estamos hablando de arte y vos sólo habéis visto dinero. Teníais a vuestra disposición una bella pieza y sólo habéis visto vuestro bolsillo lleno.(...) Sois un enemigo del arte y me apiado de vuestra ignorancia". (William Goldman. "La Princesa Prometida")"

El Sol de York abrió las puertas en enero de 2013. En este tiempo ha pasado por su escenario, perfectamente equipado, una veintena de espectáculos. Su fórmula de trabajo, tremendamente respetuosa con las condiciones laborales, ha podido acelerar su desaparición. En El Sol se daba de alta en la Seguridad Social a los trabajadores y se les garantizaba el salario mínimo establecido en su convenio. Esos gastos sociales eran los primeros que se debían cubrir con la taquilla. Y no se ha llegado. Cuando decenas de actores están trabajando en salas, salitas y espacios de todo tipo sin ninguna garantía, la política de El Sol de York era una excepción en el dramático panorama económico del teatro madrileño.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios