www.madridiario.es

David Álvarez, director de la ONG 'Solidarios', cuenta a Madridiario cómo ayudar a quienes más lo necesitan, ya sea en Iberoamérica o en nuetro propio barrio

'La solidaridad es ponerse en la piel del otro'

"La solidaridad es ponerse en la piel del otro"

lunes 18 de diciembre de 2006, 00:00h
La ONG ‘Solidarios’ ha puesto en marcha la campaña ‘Libro Solidario’. A través de esta iniciativa se pretende enviar educación y cultura a países como Nicaragua, donde el precio de un libro puede llegar a alcanzar el sueldo mensual de un maestro, unos 20 euros. Madridiario ha charlado con David Álvarez, director de esta ONG, para conocer mejor esta campaña y para hablar de otros problemas más cercanos. No hace falta mirar hacia Iberoamérica para ser solidario, en Madrid mucha gente también necesita ayuda.
¿Cómo surge ‘Solidarios’ y cuáles son sus fines?
‘Solidarios’surge de la inquietud de un grupo de estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Información. Los alumnos del profesor de Historia del Pensamiento Político de esta universidad, José Carlos García Fajardo, que por aquel entonces ya impartía clases, querían conocer más sobre las distintas realidades sociales, le demandaban información, y como resultado se creo un seminario junto a su propio despacho para lograr encauzar todas estas inquietudes y poder poner en marcha una acción, poder conocer esa realidad de primera mano. Su trabajo dio lugar a ‘Solidarios’, una organización que potencia la formación del voluntariado social, su poder de transformación social, la implicación en las realidades que nos rodean y la atención de las necesidades de los excluidos sociales. Así se paso de la teoría a la práctica y ‘Solidarios’ es ahora una ONG con programas de ayuda en distintos campos consolidados a lo largo de 20 años de historia.
 
¿En que se diferencia ‘Solidarios’ del resto de ONG´s?
Sobre todo en el concepto de voluntariado social y su formación, ese poder de transformación de la realidad. Creo que la mayor diferencia está en el valor que damos a la capacidad de los voluntarios y a una formación que les permite implicarse en la realidad social que combatimos desde ‘Solidarios’, haciéndoles comprender, por ejemplo, que una persona que vive en la calle no es mejor ni peor que cualquier otra, simplemente ha vivido circunstancias distintas que le han llevado a una situación en la que incluso nosotros mismos podemos vernos algún día. Se deben conocer estas realidades de primera mano y esto se consigue con seminarios y cursos específicos.
 
Ahora mismo están desarrollando su campaña ‘Libro Solidario’, ¿qué necesidad impulsó la iniciativa?
La necesidad se vio en un viaje que se hizo a la realidad del continente Americano. Allí muchas escuelas de educación primaria, e incluso las de formación de maestros, no tienen una biblioteca mínima que pueda aportar el conocimiento de la literatura universal, de la historia, o de los grandes clásicos que todos hemos tenido que leer en el colegio. Esto es así por los costes que conlleva. Para que nos hagamos una idea un maestro nicaragüense puede estar cobrando ahora mismo lo que cuesta un libro aquí en cualquier librería, unos 20 euros. La educación es el poder de transformación, la capacidad de hacer libres a las personas. Es la posibilidad de que las futuras generaciones puedan desarrollarse por si mismas. Invertir en educación es invertir en el desarrollo de estas comunidades.
 
¿Están satisfechos con los resultados?
Sí, sin duda. A veces, con campañas de este tipo que hemos hecho de forma conjunta con la Administración, la avalancha ha sido tal que, debido nuestras limitaciones de medios, hemos tenido que parar la campaña para relanzarla sólo cuando estábamos preparados para hacerle frente. En este caso, coincidiendo con las fechas en las que estamos, hemos puesto en marcha ‘Libo Solidario’, que tiene que ver tanto con las donaciones de libros como con donativos en metálico para realizar los envíos de estos libros a Iberoamérica. Hacemos envíos de entre 2.000 y 3.000 libros, lo que constituye una biblioteca completa. En los casi 10 años que llevamos trabajando en esta iniciativa ya se han enviado decenas de miles de volúmenes a estos países.
 
¿Cómo se puede colaborar con esta campaña?
Llamando al 913946434 o a través de la página web www.solidarios.org.es. Estaremos encantados de recibir libros o donaciones para poder enviarlos. Si tienen muchos libros podemos pasar a recogerlos o, si no son demasiados pueden traérnoslos a nuestra sede en Donoso Cortés 65 o nuestra otra sede, que es la que lleva la campaña de ‘Libro Solidario’, en Aluche. Las condiciones para aceptar los libros son que no sean de un sistema educativo concreto, ya que en todo el mundo no se aplican los mismos métodos de enseñanza, y que no estén subrayados o en mal estado. Simplemente que sean libros que nos gustaría recibir en caso de que alguien nos los regalase o nos los donase.
 
Además de esta campaña, ¿qué más frentes abiertos tiene ‘Solidarios’?
Tenemos programas de atención directa a personas que están en situación de exclusión social. En el caso de las personas sin hogar hacemos rutas con termos de café y cacao y algo de comer. Lo que pretendemos es acompañar a estas personas que viven en la calle pasando frío, penalidades y sufriendo la indiferencia de la gente. Nuestros voluntarios quieren simplemente hablar, buscar la complicidad con esa persona y lograr que se sienta acompañada. También tenemos un programa para hacer compañía unas horas al día a personas mayores que viven solas y nuestro programa de vivienda compartida, especialmente pensado para los jóvenes estudiantes, donde una persona que vive sola ofrece su casa para estar acompañada. Ésta última está teniendo mucho éxito y creemos que es uno de los programas más positivos de los que tenemos. También se acompañan a personas con problemas de salud mental, estamos empezando a trabajar con inmigrantes, damos atención a discapacitados para acompañarles y hacerles la vida más fácil, nos involucramos en programas de cooperación para el desarrollo a través de microcréditos, acudimos a prisiones para llevar a cabo aulas de cultura con los presos y también hacemos visitas a personas que se encuentran hospitalizadas.
 
¿La educación y cultura que se envía a través de estos libros ayuda al comercio justo?, salvando las distancias ya que, obviamente, ustedes no comercian con los libros.
El comercio justo en estas comunidades, sobre todo en Centro América y América Latina, busca que los productores de materias primas, que luego consumimos aquí, puedan vivir de su trabajo. De lo que nos cuesta un paquete de café en un supermercado su productor cobra un uno por ciento, una cantidad que no le permite la subsistencia. La campaña permite que la gente conozca esto, pueda formarse y pueda reivindicar sus derechos para evitar que los pisoteen los países ricos que marcan las reglas del mercado internacional.
 
¿Comienza a concienciarse la sociedad con estos temas, evoluciona la sociedad hacia la solidaridad?
Sí. Bueno, solidaridad es una palabra bastante manoseada, que puedes encontrar en cualquier supermercado acompañando a productos de cualquier tipo. Conviene dar valor a lo que lo tiene. La solidaridad significa, y más en estas fechas, poder pensar en el otro, poder ponerse en la piel de la otra persona. Que haya un 20% de la población de entre 55 y 85 años que va a pasar sola estas fechas tiene que hacernos reflexionar. No sólo vivimos la navidad del langostino o de los 6 millones de euros en luces. La gente va tomando conciencia, pero es obvio que cuando uno llega a una situación de comodidad, siempre es difícil ver el problema del vecino. 
 
¿Qué se puede hacer para concienciar a la gente?
La gente está concienciada, pero en los medios sólo aparecen los problemas sociales en estas fechas, en las que todos nos acordamos que tenemos que ser solidarios, pero durante todo el año hay 30.000 personas sin hogar, hay gente viviendo que vive sola, 1 de cada 5 españoles no llegan a fin de mes, hay personas que tiene menos de 400 euros mensuales para poder vivir. A medida que se va conociendo esa realidad debemos presionar como sociedad al Estado para que todos tengamos igualdad de oportunidades. El problema está en que si los medios de comunicación sólo tratan a las personas sin hogar como problemas que tienen las ciudades, sin más, no vamos a poder llegar nunca a concienciarnos de por qué esas personas han llegado a esa situación y crear una sensibilización. Ojalá, como yo digo siempre, lleguemos a ver el día en que las ONG´s desaparezcan, por que eso significaría que todos los problemas sociales que tratamos de paliar habrán desaparecido
 
¿Qué opina de la I Feria de la Solidaridad que se ha celebrado estos días en Ifema?
Las ferias siempre son buenas porque la gente se puede acercar a conocer una realidad. Incluso el formato feria, que puede resultar algo contradictorio, puede ser una oportunidad para que alguien con inquietudes que se plantee hacerse voluntario y que no sepa muy bien que hacer pueda recibir la información de primera mano, pueda ver quienes somos las ONG´s, que no todas somos iguales, y saber para qué servimos o que tratamos de cambiar.
 
¿Lograremos qué algún día el mundo sea un lugar mejor?
Si no habremos fracasado. Aún dedicándonos tantos a esto lo cierto es que la situación de muchos problemas sociales es muy mala, pero tenemos que seguir esforzándonos. Si no fuéramos optimistas y no pensáramos que la transformación social nace de la voluntad de las personas dispuestas a ayudar tendríamos que dedicarnos a otra cosa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.