www.madridiario.es

Sus "minutos de la basura"

lunes 02 de junio de 2014, 14:16h

Cuando todas las energías de los aparatos de los partidos parecen haberse puesto en hacer cábalas de futuro para posicionarse o recuperar votos en las elecciones municipales y autonómicas de la próxima primavera, sería conveniente no perder de vista que los partidos políticos son los instrumentos de representación de los ciudadanos, y que la labor de diputados y concejales es, en primer lugar, seguir trabajando por y para los vecinos. Y, en todo caso, reflexionar al final de la jornada en qué han fallado o acertado unos y otros para que haya ocurrido lo que se ha ocurrido en las votaciones a las europeas.

Madrid sigue en peligro, exactamente igual que antes de la irrupción de partidos nuevos y del abandono de muchos votantes a los dos grandes partidos. Sigue con la cultura a ras de suelo, con las necesidades de los vecinos sin atender, con las decisiones insólitas del equipo Botella, con el ninguneo a cualquier propuesta de la oposición municipal, con el desprecio hacia todo y todos. En privado, transmiten la sensación de que viven tiempo de descuento, de despedida, convencidos de que en el 2015 dejarán de gobernar para dar paso a un alcalde socialista. Pero en público, en los Plenos del Ayuntamiento y en su actitud arrogante ante la opinión público, parecen convertir sus "minutos de la basura" en ocasión para culminar dislates, compensar a "sus amigos", innovar lo innecesario y continuar recortando el bienestar de los vecinos, como si no estuvieran a su servicio sino para servirse de ellos.

Ocasión habrá de comprobar la cantidad de niños que este verano no tendrán quien les socorra en Madrid porque el Ayuntamiento cree que lo que hace es más que suficiente. Tiempo habrá de saber a quién han decidido poner al frente del Teatro Español sin pasar por una Comisión independiente y profesional que propusimos desde el equipo Lissavetzky. Pronto sabremos a qué viene el cambio de marquesinas innecesarias en tiempo de ruina municipal, y a quién benefician con ello. Llegará la hora de lamentar nuevos accidentes en polideportivos por no querer abrir los ojos antes los que ya se han cobrado vidas. Y no tardaremos en comprobar que las promesas de redistribución y equilibrio en los distritos (en todos los aspectos, y muy en especial en barrios tan deprimidos como San Fermín a quienes se les planta una Caja Mágica sin ningún rédito en forma de trabajo ni uso para los vecinos) no figura entre sus prioridades en estos últimos meses de deterioro de la derecha, tras veinticinco años de gobierno ininterrumpido.

El PP siempre tiene una excusa para no hacerlo bien: la herencia recibida. Pero nunca dicen que se trata de la suya, porque después de cinco lustros sólo se han heredado entre ellos. Todo lo demás es hacer el ridículo.

Como lo hicieron en el último Pleno municipal cuando, al tener que explicar la pérdida de obras de arte y objetos pertenecientes al patrimonio municipal, o sea, propiedad de todos los madrileños, a falta de mejor excusa achacaron la pérdida a la herencia recibida. Pero no a la de Zapatero, como hacen siempre, sino ¡a la de Tierno Galván! Qué ridículo, por favor. Y se quedaron tan Hay que volver a empezar, seguir trabajando por Madrid y por lo madrileños, no perder el tiempo rasgándose las vestiduras por lo sucedido en las últimas elecciones y continuar intentando que el PP no deteriore más la ciudad, controlarlos, atender a sus propuestas y vigilar para que su despedida no consista en arrasar con lo que queda, ni que sea imposible corregirlo cuando llegue el momento de reconstruir Madrid después de las próximas elecciones.

Ana García D'Atri.
Concejala socialista en el Ayuntamiento de Madrid. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios