www.madridiario.es

La revisión del Plan General de Madrid: ahora no toca

martes 27 de mayo de 2014, 18:19h

Con el grifo de las inversiones cerrado, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid se embarcó en la revisión del Plan General. Pretende aprobarla con los únicos votos del PP antes de las próximas elecciones locales de mayo de 2015. En nuestra opinión ahora no toca.

El Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (conocido por la siglas impronunciables de PGOUM) es una especie de constitución del municipio, pues diseña y establece cuestiones tan relevantes como el modelo de ciudad; lo cual implica la regulación, por ejemplo, de dónde se construyen las nuevas viviendas y cuántas, dónde van los parques urbanos y las instalaciones deportivas o qué obras se pueden hacer y cuáles no en los edificios. Está fuera de duda que una herramienta de tal envergadura se ha de formar contando con la más amplia participación ciudadana y con un sólido consenso social y político. La gente ha de opinar sobre qué Madrid queremos desarrollar entre todos y todas en las próximas décadas y participar en el proceso de la revisión del Plan General aportando sus ideas, sugerencias, propuestas, críticas, quejas. Es así como entendemos la democracia deliberativa y participativa, frente a la concepción restrictiva que la limita a votar una vez cada cuatro años.

A día de hoy, está claro que el requisito de la participación no se cumple. Los vecinos y vecinas de Madrid ni tan siquiera se han enterado de que se está revisando el Plan General. El escaso debate que se ha dado se circunscribe a un muy reducido grupo de personas expertas.

Tampoco se cumple el requisito del consenso. El documento del Avance de la revisión del Plan General cuenta con un amplio frente contrario, en el que se dan cita desde los partidos políticos de la oposición hasta las asociaciones vecinales, pasando por los sindicatos, los ecologistas, las asociaciones de defensa del patrimonio histórico o diversas asambleas populares del 15-M. No comparten, en particular, una revisión que ratifica el crecimiento desmedido de la huella urbana, que pretende desregular la normativa y que no se centra en la ciudad que ya existe.

Ya solo por estas dos razones no se debería aprobar el nuevo Plan General. Pero es que, además, es feo, desde el punto de vista ético y estético, que, habiendo elecciones municipales en mayo de 2015, el Ayuntamiento lo apruebe en marzo de 2015. ¿Qué pasaría si el PP no gana los comicios? Si hacemos caso a las encuestas y, desde luego, según los resultados de las elecciones europeas últimas, esa perspectiva es bastante probable. No creemos que la actual mayoría de gobierno pueda dejarle a la que posiblemente venga detrás un plan que no comparte en absoluto.

La capital afronta hoy numerosos retos en un mundo tan convulso como complejo. Es oportuno revisar el Plan General para dar respuesta a los nuevos retos. Ahora bien, las soluciones no pueden ser unilaterales ni pueden consistir, contrariamente a lo que se viene haciendo en los últimos años, en favorecer actuaciones especulativas, llámense Eurovegas, operación Canalejas o transformación de la plaza de España.

Vicente Pérez Quintana.
Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios