www.madridiario.es

Baños Roma: combate social

jueves 20 de marzo de 2014, 11:46h
La compañía mexicana de teatro Línea de Sombra estrena en las Naves del Español su último espectáculo: "Baños Roma". Solo va a estar hasta el domingo 23, ofreciendo cuatro representaciones.
  • Baños Roma

    Baños Roma
    Antonio Castro

  • Baños Roma

    Baños Roma
    Antonio Castro

  • Baños Roma

    Baños Roma
    Antonio Castro

  • Baños Roma

    Baños Roma
    Antonio Castro

El edificio que da título al espectáculo existe realmente en Ciudad Juárez y este grupo ha hecho de él un símbolo para la recuperación de una ciudad marcada por los crímenes y la devastación. La idea inicial de la compañía fue recrear la historia de José Ángel "Mantequilla" Nápoles, una vieja gloria del boxeo que todavía vive. Pero acabaron llevando a escena las peripecias para poder trabajar en Ciudad Juárez mientras buscaban al campeón. Y, de paso, hacer una lúcida y descarnada biografía de la decadencia urbana, de su ruina y de la tristeza de sus habitantes.

Línea de Sombra no hace un teatro convencional. Por eso necesita espacios como las Naves, en los que desplegar sus medios como en un campo de batalla. No hay acotaciones, no hay límites. Unas largas mesas, unos sacos de boxeo y una cámara son todo lo que necesitan. Con ellos van destapando las piezas del puzle dramático hasta conseguir un mosaico real de aquella ciudad fronteriza que se quiso convertir en el centro de la industrialización y casi acaba como un fantasma.

Tampoco tiene "Baños Roma" una dramaturgia al uso. El hilo conductor lo lleva un joven boxeador, el sosia de "Mantequilla". Su gimnasio abandonado es el eje del mundo. Junto a él, víctimas de la violencia, que desgranan sus testimonios pero no que se recrean en el drama. La tensión flota o subyace, pero apenas vemos unos destellos violentos en escena. Sin embargo lo que se cuenta es terrible.

"Baños Roma" se estrenó en México hace un año con el apoyo del organismo estatal que vela por las artes. Se están convirtiendo en embajadores teatrales de una realidad que frecuentemente ocupa las portadas de los informativos internacionales. Pero ellos la muestran con un teatro-documento, con un testimonio escénico lúcido y minuciosamente elaborado. En Madrid solo pueden estar estos cuatros días. Creo que merece la pena acercarse hasta el viejo matadero de Legazpi.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios