www.madridiario.es

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Mujer trabajadora: 90 años de experiencia

sábado 08 de marzo de 2014, 10:00h
Este sábado, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Madridiario ha querido conocer la historia de una madrileña nonagenaria que es todo un ejemplo de trabajadora incansable.
  • María del Carmen Rojas, a sus 90 años, vive sola en Villa de Vallecas.

    María del Carmen Rojas, a sus 90 años, vive sola en Villa de Vallecas.
    Juan Luis Jaén

  • Carmen Rojas ha sido administrativa más de 40 años

    Carmen Rojas ha sido administrativa más de 40 años
    Juan Luis Jaén

  • Rosario Sanz es auxiliar de ayuda a domicilio de Clece. Lleva 7 meses en casa de Carmen Rojas.

    Rosario Sanz es auxiliar de ayuda a domicilio de Clece. Lleva 7 meses en casa de Carmen Rojas.
    Juan Luis Jaén

María del Carmen Rojas Sánchez (Madrid, 1923) tuvo marido durante cuatro años, tiempo en el que no pudo tener un empleo fuera de casa. "No me dejaba trabajar", asegura. Al morir el hombre de un problema de corazón, no se lo pensó dos veces: volvió a la histórica droguería Manuel Riesgo, en la calle del Desengaño (Centro), lugar que consideraba su casa, donde tenía todos sus amigos. Y allí se quedó, haciendo de administrativa con su máquina de escribir y de calcular, toda su vida laboral, hasta el mismo día que cumplió 65 años.

Ahora recuerda esa época con nostalgia. Vive sola en un piso de su propiedad en el distrito de Villa de Vallecas y recibe asistencia de dos auxiliares del Servicio de Ayuda a Domicilio. Una, pagada por el Ayuntamiento de Madrid, llega a las 9.00 horas y le ayuda a asearse y vestirse durante una hora. Otra, que paga ella misma, llega a las 10.00 y se queda tres horas, de lunes a viernes. Ésta trabajadora se llama Rosario Sanz y ayuda a Rojas desde hace siete meses. Es empleada de Clece, empresa multifuncional con gran presencia en el sector social madrileño actual.

Sanz ayuda en el día a día de las tareas domésticas. Limpia, plancha, hace la comida y la compra. Pero no solo eso. Sobre todo, hace compañía a la nonagenaria, va con ella a dar paseos si hace buen tiempo o, por ejemplo, a la peluquería. "Es como mi mamá", ríe Rojas. Y es que la Ayuda a Domicilio es un servicio que busca mejorar la calidad de vida de sus usuarios. Para Sanz es un trabajo "muy gratificante". "Las personas mayores son como libros, tienen tanta experiencia en la vida que el punto de vista que te transmiten sobre las cosas es enriquecedor", asegura.

Lo cierto es que esta anciana, para su edad, tiene una salud de hierro. La cabeza le funciona "perfectamente" y no tiene ningún problema grave físico. "Únicamente tengo que tener cuidado de que no me suba la tensión, le pido a Dios que me deje como estoy hasta que me lleve", indica. Rojas también es usuaria del servicio de teleasistencia municipal, un dispositivo móvil que los mayores portan y que pueden pulsar en casos de urgencia. No tiene hijos, pero nunca ha echado en falta tenerlos: "Ya tengo hermanas y muchos sobrinos, no he echado de menos tener hijos".

Cuando recuerda lo que ha sido su vida se enorgullece de haber sido "una trabajadora ejemplar". De los 18 a los 65 años trabajó, a excepción de los cuatro años que duró su matrimonio, en la droguería Manuel Riesgo, establecimiento fundado en 1866 que en la actualidad se dedica a la distribución de productos químicos, cosméticos, alimenticios y farmacéuticos. "Mi marido no me dejaba trabajar. Se murió en enero y yo en marzo ya estaba trabajando, antes era normal que cuando te casabas las mujeres nos quedáramos en casa, aunque no quisiéramos", recuerda. "En la oficina yo tenía muchas amistades, en parte me dio pena irme cuando me jubilé", concluye.

Para más información, puede contactar con la compañía a través de este formulario: http://www.clece.es/contacto/

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios