www.madridiario.es
Fachada del Centro Cultural de los Ejércitos
Fachada del Centro Cultural de los Ejércitos

El Centro Cultural de los Ejércitos cumple 100 años

lunes 03 de marzo de 2014, 12:53h
Hace cien años, en 1914, comenzaba la construcción de uno de los grandes edificios de la entonces nueva Gran Vía: El Centro Cultural de los Ejércitos, proyectado por Eduardo Sánchez Eznarriaga. Al cumplirse el primer siglo de la obra, Madridiario ha podido recorrer el interior del Centro.

Dos años tardó en finalizar el proyecto. El 16 de noviembre de 1916 el rey Alfonso XIII inauguró oficialmente el centro que, contra lo que pueda pensarse, no es propiedad del Ejército. Es una sociedad privada en la que, cumpliendo algunos requisitos, también pueden entrar ciudadanos que no sean, o hayan sido, militares. Durante toda su existencia ha tenido esta finalidad cultural-recreativa, salvo en el paréntesis de la Guerra Civil, cuando el edificio fue utilizado como centro para clasificación de heridos con el fin de derivarlos a otras instalaciones sanitarias.

Recientemente se ha terminado la restauración de la imponente fachada, que hace chaflán entre Gran Vía, 13 y la calle Clavel. Destacan en la fachada el acceso principal, con visera de las conocidas como de "mariposa". Sobre la entrada, el lema "Si vis pacem para bellum" (si quieres la paz, prepara la guerra). En el chaflán con la calle Caballero de Gracia destaca el escudo del Reino de España, policromado y de grandes dimensiones.

La planta baja es la zona noble, la más ricamente decorada. Destaca el gran lucernario, obra de la firma Maumejean, autora también del patio de Cristales el viejo Ayuntamiento, de las vidrieras de teatros como el Infanta Isabel y Calderón, y de la iglesia de Jesús de Medinacelli. Especial atención merece la biblioteca histórica del centro, con miles de documentos relacionados con los ejércitos, y que está abierta al trabajo de los investigadores.

Salones como los de juego y esgrima muestran el carácter recreativo de esta institución. En los distintos pisos se admiran vidrieras del citado Maumejean y del barcelonés RigaltGranell. También destaca el monumento que se dedicó a los militares españoles muertos en las campañas de Filipinas y de Cuba. Es obra del escultor ovetense Julio González-Pola. También es autor de la placa que recuerda, en el vestíbulo, el acto inaugural.

Son muy apreciables todas las lámparas del edificio, bellísimos ejemplos de art noveau y modernismo. En esas tendencias se diseñaron también los puntos lumínicos distribuidos por todas las balconadas de la fachada.

La conservación de este edificio y sus espacios es un atractivo añadido a los productores de series ambientadas en épocas anteriores. Así se ha grabado algunas secuencias de "La Duquesa", "El tiempo entre costuras" o "Cuéntame".

Eduardo Sánchez Eznarriaga realizó en Madrid edificios monumentales como los teatros Calderón y Alcázar. Falleció durante la edificación de este último.

El restaurante del Centro está abierto a cualquier comensal. Las dependencias artísticas del Centro son visitables con guía, previa solicitud dirigida a la secretaría del mismo. En 2013 más de 1.500 madrileños realizaron el recorrido por las distintas plantas.

FOTOGALERÍA: Un recorrido por el Centro Cultural de los Ejércitos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.