www.madridiario.es
Ignacio González durante el anuncio de la paralización de la privatización sanitaria
Ignacio González durante el anuncio de la paralización de la privatización sanitaria

González: una legislatura cuesta arriba

Por Carmen M. Gutiérrez
martes 28 de enero de 2014, 10:49h
Al presidente de la Comunidad, Ignacio González, no le sale nada a derechas. Sus grandes apuestas de legislatura se han esfumado, después de que este lunes renunciara a la privatización sanitaria que había planteado.

Si en el balance del primer año de legislatura, González salía mal parado, tan solo cuatro meses después se confirma que ha perdido definitivamente sus principales apuestas. La renuncia a la privatización de la gestión de seis hospitales es un fracaso, aunque él señalara en su comparecencia de este lunes que había servido para abrir el debate sobre el gasto sanitario. La Comunidad ha decidido retirarse de esta batalla, quizá para no asumir más desgaste político y dejar dormir el asunto en los tribunales, mientras que la 'marea blanca' celebra su victoria final pocos días después de que se disolviera el pleno de 50 magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), en el que confiaba la Comunidad para dar una rápida solución al asunto. 

La privatización sanitaria era una de las principales medidas del plan de ahorro de la sanidad que presentó González dentro de sus primeros presupuestos como presidente de la región, tras la dimisión de Aguirre, que le cedió el cargo. Pero no es la única medida a la que ha tenido que renunciar. El Tribunal Constitucional también suspendió el euro por receta que quiso implantar la consejería con Javier Fernández-Lasquetty todavía al frente.

Eurovegas también se le escurrió de entre las manos al presidente de la Comunidad. Durante meses sirvió para crear expectativas de crecimiento y empleo en una región en crisis, aunque siempre tuvo detractores, que iban en aumento según se incrementaban las exigencias del presidente de Las Vegas Sands, Sheldon Adelson. Algo parecido sucedió con Madrid 2020, candidatura encabezada por el Ayuntamiento de Madrid, pero apoyada también por la Comunidad y el Gobierno central. Sin ambos megaproyectos, la política madrileña se ha visto obligada a abandonar los fuegos artificiales y la realidad no es muy alentadora. Aunque la región ha salido de la recesión antes que el resto del país, los datos de Encuesta de Población Activa de 2013 para Madrid han sido malos hasta el punto que la propia consejera del ramo mostró su sorpresa.

Pero la legislatura aún no ha acabado. En los próximos meses, González tiene otra batalla a la que hacer frente, en la que ha insistido mucho hasta el momento. Es la nueva financiación autonómica, que se diseñará este año y por la que lleva peleando meses. Hasta ahora las peticiones de Madrid reclamando más transferencias del Estado han caído en saco roto y el Gobierno regional no ha ocultado su oposición al ministro de Hacienda, Cristobal Montoro. Habrá que esperar para saber si Madrid consigue más financiación.

Los tribunales guardan aún más noticias que podrían seguir desgastando a González, cuando está en juego quién será el candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid por parte del PP. El 26 de marzo el Tribunal Supremo deliberará sobre el ERE en Telemadrid, que el TSJM declaró improcedente y para el que los extrabajadores reclaman la nulidad. La Comunidad ya ha anunciado que si el juzgado le da la razón a los sindicatos, cerrará el ente público, al igual que hizo la Comunidad Valenciana con Canal 9. Pero la decisión judicial que más podría hacer afectar politicamente a González es la referida al ático de Marbella que compró junto a su esposa, ahora imputada. El juzgado de Estepona que lleva el caso apuntaba a una posible imputación del presidente autonómico, pero antes la justicia tendrá que decidir si acepta el recurso de la Fiscalía Anticorrupción en defensa de Lourdes Cavero.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios