www.madridiario.es

Haz clic aquí: teatro de urgencia

miércoles 11 de diciembre de 2013, 17:40h
Hasta el próximo domingo se puede ver en la sala Princesa del teatro María Guerrero, el espectáculo Haz clic aquí, escrito y dirigido por José Padilla. Es una creación del Laboratorio Rivas Cherif puesto en marcha para presentar los trabajos de nuevos dramaturgos. En el reparto están Nerea Moreno, Mamen Camacho, Pablo Béjar, Ana Vayón y Gustavo Galindo.
  • 'Haz clic aquí'
    Andrés de Gabriel (CDN)

  • 'Haz clic aquí'
    Andrés de Gabriel (CDN)

Este es un tipo de teatro de urgencia, creado al hilo de sucesos actuales, con el lenguaje del momento y con referencias temporales muy concretas de nuestros días. Un abogado graba con su teléfono móvil la brutal paliza que recibe un joven a las puertas de la discoteca. Alarmado por la violencia, cuelga el vídeo en las redes sociales para pedir que se identifique a los agresores y poder denunciarlos. Rápidamente se pone nombre a una joven. Y comienza el linchamiento masivo en esas redes. ¿Fue ella realmente? Su acusación ¿es producto de una paranoia colectiva? Mientras el abogado lucha por abrir un frente judicial, su pareja, periodista, lleva el caso a la prensa.

Padilla pone sobre la mesa un puñado de actitudes sociales actuales. Desde el descontrol de las redes sociales y la impunidad con que se mueven sus usuarios, hasta el machismo de los jóvenes, la falta de escrúpulos de grandes corporaciones o la hipocresía de algunos medios de comunicación. Todos se engarzan en un espectáculo de ritmo trepidante en el que los cinco intérpretes se multiplican en personajes y espacios. Son setenta minutos de una crónica de la actualidad que se nutre de elementos de suspense, como el Testigo de cargo, de la Christie, o el individuo concienciado de Un enemigo del pueblo. Hasta se podrían encontrar elementos de los juicios populares descritos en Las brujas de Salem. El texto definitivo de esta obra fue fruto del trabajo colectivo de todo el equipo durante el proceso creativo.

Se advierte en escena la comodidad de los actores con sus personajes y la perfecta compenetración entre compañeros. Conocen los entresijos del drama hasta la última coma y transmiten verdad, aunque deban cambiar constantemente de roles. Tengo la impresión de que este montaje, de corta vida por el momento, puede llegar fácilmente a los espectadores más jóvenes, los más remisos a entrar en un teatro. Este trabajo de varios meses merece un recorrido comercial más prolongado. No sé las condiciones de estas producciones del teatro público, pero merece la pena habilitar los medios para que puedan exhibirse más tiempo, aunque sea en espacios privados. Seguramente el boca-oreja entre este público juvenil llevaría muchos espectadores a la sala.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios