www.madridiario.es

¡Maldito noviembre!

viernes 22 de noviembre de 2013, 08:26h

El juez que investiga lo sucedido en el Madrid Arena la noche de Halloween acaba de interesarse por las actuaciones de los mandos policiales del Ayuntamiento en el citado caso. Definitivamente, señora Botella, no es el otoño la estación más propicia para robustecer sus ambiciones políticas: debería cuidarse, muy mucho, de los idus de noviembre. Desde que comienza a refrescar en la capital, tardíamente casi siempre, no le dan a usted más que disgustos: malas nuevas que caen sobre su imagen como las hojas amarillas planean por la aceras, un mal de ojo otoñal que se le manifiesta con la misma contumacia que la llegada de los primeros fríos.

En estos días, recortados por la noche, los malos augurios se adueñan del Palacio que usted habita en la Plaza de la Cibeles. Sería conveniente, tan piadosa como se declara, que solicitara a los obispos madrileños un experimentado exorcista que expulsara de su despacho los demonios gafados que por allí deambulan.

En aquella madrugada dramática de Todos los Santos, convertida en fiesta pagana por los travestidos de culturas ajenas, cinco chavalitas adolescentes murieron aplastadas en una montonera de jóvenes despavoridos. Mudaron la noche de los muertos vivientes en una tragedia de cadáveres reales. Todo salió mal y la fatalidad acudió también a la cita pregonada por una pandilla de mercaderes avariciosos e irresponsables. Atiborraron la sala vendiendo entradas clandestinas hasta reventar el aforo y después permitieron que se colaran todos los mirones botelleros del lugar. No hubo suficientes medidas de seguridad ni médicos y dotaciones sanitarias para atender a una multitud semejante, tampoco policías municipales para controlar una aglomeración tan formidable. El Ayuntamiento de Madrid, propietario del local y garante del cumplimiento de las ordenanzas, quedó en evidencia.

La alcaldesa Botella, sorprendida por el suceso, superada por una calamidad tan inesperada como abrumadora, muy mal aconsejada por los más próximos, improvisó una serie de equívocos rocambolescos y certezas desmontables que a punto estuvieron de costarle el cargo. Cuando recobró el sentido de la orientación, rodeada de mastines críticos y querellas judiciales, no le quedó más remedio que sacrificar a gran parte de los suyos. Aquel día, aseguran las malas lenguas, que se repartieron las fotos de los altos cargos municipales entre funcionarios y ordenanzas, tal fue el carrusel de ceses y nombramientos y el despiste consecuente que tantos relevos provocó en el personal del Ayuntamiento.

Digerido el mal trago del "relaxing cup de café con leche" servido a los compromisarios olímpicos en Buenos Aires, archivadas las carpetas del Madrid 2020 en el almacén de los buenos recuerdos y apuntadas en el debe las facturas de la frustrada aventura, como si fuera una maldición bíblica, a la señora Botella se le llenaron las calles de basura. Madrid, repleta de porquerías y desperdicios, sucia y despeinada, reflejada en los telediarios y periódicos de medio mundo.

¡Noviembre, otra vez! Olvidándose del fatídico calendario que marca su trayectoria municipalista, pensó que podría comprar por cincuenta lo que antes costaba cien y apretó por el cuello a los concesionarios del servicio. Lo patronos, formados en la materia, respondieron a la presión como ellos saben: a menos ingresos, menos trabajadores y peor pagados.

Solventada la crisis, tarde y mal, la credibilidad de nuestra regidora ha quedado tan mustia como los geranios que alegraban mi terraza, aunque tal realidad se niegue por los populares que alaban una fortaleza que solo ellos aprecian. Mal asunto cuando se amontonan los piropos en público y las críticas en privado, sobre todo si los que ahora aplauden a doña Ana Botella intentaron en el pasado evitársela como compañera de viaje. Mientras se consuman los días que aún faltan para llegar al navideño mes de diciembre, ándese la alcaldesa con pies de plomo, no vaya a ser que tenga que volver a exclamar ¡maldito noviembre!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.