www.madridiario.es

'Las heridas del viento': bucear en los secretos

sábado 02 de noviembre de 2013, 20:09h
"Las heridas del viento" es una obra de Juan Carlos Rubio que se representa los lunes en el teatro de Lara, interpretada por Kiti Manver y Daniel Muriel, con dirección del propio autor. Cara a cara entre dos personajes, unidos por un tercero ya desaparecido, que puede parecer un ajuste de cuentas con el pasado.
  • 'Las heridas del viento'
    Antonio Castro

  • 'Las heridas del viento'
    Antonio Castro

  • 'Las heridas del viento'
    Antonio Castro

Un joven encuentra unas cartas, cuando menos extrañas, entre los papeles de su padre fallecido. Localiza al remitente y allí acude a pedirle explicaciones. Lo que no espera es encontrarse con un ser especial que no tiene ningún reparo en iniciar ese particular ajuste de cuentas. Enfrentarse a enigmas de un ser querido puede ser doloroso y revelador. Pero también un ejercicio catártico para quien se arriesga a sumergirse en una piscina cuyo fondo desconoce. Rubio, que aparece en el arranque del montaje para dar entrada a su alter ego, bucea sin escafandra en el pasado de un hombre maduro, recto, de férreas convicciones que intentó aplicar a sus hijos. Y lo hace empleando un lenguaje directo, sin subterfugios, con abundantes dosis de ironía y hasta de humor. Pero no se dejen engañar. Los dos protagonistas acabaran marcados tras los sucesivos encuentros que, a priori, podrían haber sido violentos. 

"Las heridas del viento" constituye también un extraordinario ejercicio interpretativo, que solo cuenta con la palabra y un elemental atrezo para desarrollarse. Kiti Manver, a estas alturas de su carrera, puede permitirse afrontar retos como convertirse en un hombre. Y lo hace a cara lavada, con entrega y un absoluto dominio del personaje. Pocos espectadores no acabarán convencidos de que es un hombre a quien están viendo en escena. Kiti tiene la ironía, el lenguaje popular, el dolor de la pérdida, más allá de la anécdota. Enfrente -o a su lado- está Daniel Muriel, un actor que constantemente apuesta por el teatro en cualquier formato. También aquí trabaja con las manos desnudas, entregándose a una búsqueda de final incierto. Ninguno de los dos intérpretes puede bajar la guardia en ningún momento. Y no lo hacen. Tienen a los espectadores echándoles literalmente el aliento en la nuca. 

Brillante trabajo que, con toda seguridad, tendrá prolongación en el tiempo porque es un placer verlos y escucharlos. El histórico teatro de Lara está apostando por una programación variada en todo sus rincones. Seguramente los actuales espectadores que acudan allí no podrán imaginar que hace más de 130 años, ya ofrecía esta sala hasta cuatro o cinco obritas distintas cada día. La apuesta de los lunes puede resultar muy interesante. "Las heridas del viento" es un buen ejemplo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios