www.madridiario.es
Fiesta de Halloween en el Madrid Arena
Fiesta de Halloween en el Madrid Arena

El Fiscal Superior de Madrid cree que no se han cambiado las medidas de seguridad tras el Madrid Arena

Por MDO/E.P.
jueves 31 de octubre de 2013, 10:35h
El Fiscal Superior de Madrid, Manuel Moix, ha señalado con motivo del primer aniversario de la tragedia del Madrid Arena, que le da la impresión de que las autoridades competentes no han adoptado "ninguna medida" de seguridad y control para evitar que el incidente que se cobró la vida de cinco jóvenes, "no vuelva a ocurrir".
Así se ha expresado Moix en una entrvista en la que ha matizado que sería conveniente que se produjera un cambio al respecto para que el ciudadano viese que la muerte de dichas jóvenes durante la celebración de la fiesta de Halloween del año pasado, "ha servido por lo menos para algo", al tiempo que ha aseverado que "entiende" a los familiares de las víctimas.

"La gente tiene derecho a salir pero con todas las medidas de seguridad, y a mí, lo que me da la impresión, es que todavía no se ha adoptado ninguna medida por parte de las autoridades competentes para cambiar esto. Modificar las leyes, cambiar los procedimientos de actuación, estudiar protocolos para comprobar si se han adoptado todas las medidas de seguridad... desde la Fiscalía da la impresión de que no se ha producido todavía", ha resaltado.

Así las cosas, el fiscal de Madrid ha reconocido que la instrucción del caso, que podría alargarse hasta diciembre o principios del próximo año, se ha demorado en el tiempo, si bien todas las partes implicadas han hecho esfuerzo "muy importante" para intentar agilizarla lo máximo posible". "Nos hubiera gustado, a día de hoy, pasar a la siguiente fase del procedimiento abreviado para decir qué personas van a ser imputadas y la calificación jurídica"; ha agregado al respecto.

Instrucción lenta
A su juicio, la complejidad del caso ha generado una "lentitud" de la instrucción que de otra manera hubiera ido "más ágil". Hasta la fecha cuenta con más de veinticuatro imputados, un total de diez piezas separadas y cuarenta testigos, aunque no se descarta que la cifra se amplíe dado que el magistrado que lleva la causa, Eduardo López Palop, estima que quedan por declarar varios testigos más.

A renglón seguido ha explicado que la Fiscalía ha realizado un "papel muy importante" durante este año de instrucción del caso, dado que ha estado "muy activa" y cumpliendo con su papel, aunque ha reconocido que hubiera preferido hacerse cargo de la investigación. "Hubiéramos sido mucho más ágiles; en la Fiscalía podemos asignar uno, dos, o tres fiscales a un asunto concreto y eso hubiera agilizado la investigación de esta tragedia", ha explicado.

A partir del momento en que termine esta primera fase del caso que lleva el juzgado de Instrucción Número 51 de Madrid, la Fiscalía hará un "examen riguroso" de todas las diligencias que se han practicado y presentará un escrito "instando a que se impute a determinadas personas, por unos hechos concretos y unos delitos concretos", ha detallado.

Hipótesis del homicidio imprudente
Preguntado por la calificación de los hechos, Moix ha relatado que desde el principio la Fiscalía ha trabajado con la hipótesis del homicidio por imprudencia en tanto existen muchas pruebas que "parecen abundar en esa calificación", si bien ha hecho un llamamiento a la prudencia a la espera de que el fiscal jefe provincial de Madrid, José Javier Polo, determine cuál es la calificación jurídica "más adecuada".

"Muchas de las diligencias y pruebas practicadas parecen consolidar esta hipótesis pero creo que hay que ser prudente y cuando termine la instrucción será el momento de examinar todo, valorar las pruebas que existen, y decidir la calificación, que nunca será definitiva", ha aclarado sobre el tema, si bien no se ha mostrado "en condiciones" de descartar la calificación de homicidio con dolo eventual, que es lo que demanda la acusación particular.

Así las cosas, el fiscal superior de la Comunidad de Madrid no ha querido valorar la entrevista al empresario Miguel Ángel Flores, responsable de la fiesta en la que fallecieron las cinco jóvenes, y en la que aseveró que esa noche fallaron muchas cosas, para aclarar que él no fue el único responsable de lo ocurrido.

 "Yo no voy a valorar lo que hace cada una de las personas, estén o no imputadas en el procedimiento. Cada uno es muy libre de exponer sus opiniones ante los medios de comunicación", ha dicho Moix, para matizar que "en absoluto" ha afectado a la investigación el hecho de que se haya convertido en uno de los casos más mediáticos que se recuerdan. "Nosotros trabajamos con las actuaciones y lo que se dice o se hace al margen del procedimiento, ni lo tenemos en cuenta ni nos influye para nada", ha aclarado.

"Un antes y un después"
Finalmente Moix ha reconocido que lo ocurrido la madrugada del pasado 1 de noviembre "marca un antes y un después" en el conjunto de ciudadanos de Madrid, dado que se trata de una "tragedia" que afectó no sólo a las víctimas directas y sus familiares sino a "un segmento amplio de la población". "Todo el mundo tiene hijas, vecinos o conocidos de una edad parecida de todos los jóvenes que ese día estaban en el Madrid Arena", argumenta.

"Nadie pensamos que el peligro está en el propio lugar donde se celebra el evento. Todo el mundo piensa que cuando llegan al lugar de la fiesta, se encuentran las medidas de seguridad adecuadas y no va a pasar nunca nada. Es una llamada de atención y lo que debería servir es para que las autoridades administrativas y políticas adoptaran las medidas necesarias para que esto no vuelva a ocurrir", ha sentenciado.

Más información

Un año de Madrid Arena, la noche de los errores


Rifirrafe municipal por el Madrid Arena

Tragedia en el Madrid Arena

¿Alguien controlaba la fiesta de Halloween?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios