www.madridiario.es
Representación de la obra 'El Hotelito'
Representación de la obra 'El Hotelito'

El hotelito: disparate nacional

lunes 09 de septiembre de 2013, 18:27h

Con unos pocos y ligeros retoques, "El hotelito" podría haber sido escrita este mismo año. No está, desde luego, entre lo mejor de la producción del dramaturgo de Brazatortas. Es una colección de disparates nacionales, de humor con trazo grueso que regocija al espectador 28 años después de su estreno. Ahora, durante todo el mes, se repone en el teatro Fernán Gómez.

Un estamento político, como el estado de las autonomías, inspiró a Gala, una farsa socarrona y con mucha mala leche. Ponía en solfa las diferencias entre las distintas regiones, empeñadas en defender lo suyo a costa de la unidad con las demás. La metáfora teatral está protagonizada por Castilla, Cataluña, País Vasco, Galicia y Andalucía. El argumento es endeble: en una vieja casona (España) conviven estas primas. La posible venta del inmueble a un extranjero y la necesidad de desmantelar el palacio, saca a la luz las diferencias insalvables. A medida que se suceden las escenas, el interés decae. Así se llega a un final cogido por los pelos, consecuencia de la inconsistencia dramática de la obra. Los chistes funcionan, las humoradas, como el desfile de trajes regionales, son recogidas con carcajadas y aplausos por el público. Pero al no haber una dramaturgia sólida, el final se antoja complicado. Y Gala lo resolvió como pudo.

Un texto así se salva con la interpretación y la dirección. Mara Recatero, que ya trabajó junto a su marido en el montaje original del teatro Maravillas, reaparece gracias a la Casa del Actor. Como directora eficaz sabe mover a los actores en este imposible escenario, marcando las situaciones humorísticas para llegar directamente al espectador.

Cinco actrices deben hacer el viejo ejercicio de adoptar acentos regionales. A mí me causó una extraordinaria impresión Alejandra Torray encarnado a Montserrat, a Cataluña. Su personaje va creciendo hasta casi adueñarse de la situación. Bárbara Rey, con nula experiencia en la comedia teatral aunque no en los escenarios y platós, es Galicia, interpretada a mitad de camino entre Isabel Garcés y Guadita Muñoz Sampedro. Su desparpajo es envidiable. Completan el reparto María Casal (Castilla), María Garralón (País Vasco) y Elena Martín (Andalucía). Como en el argumento, el trazado de los personajes también es desigual. Unos le salieron brillantes a Gala, otros están más deslavazados y las actrices tienen menos oportunidades de lucimiento.

La producción de la Casa del Actor es modesta y fruto de numerosas colaboraciones desinteresadas. Pero no por eso deja de ser efectiva proporcionando un amplio espacio para que las actrices hagan escenas hasta de coros y danzas. Los críticos con el actual estado autonómico se mostrarán entusiasmados con esta reposición. Los demás nos reímos con las ráfagas de ingenio que, a pesar de todo, destiló Antonio Gala y con el trabajo de las actrices.

Más información:

El hotelito: una reposición de Gala

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios