www.madridiario.es
Barcelona no es Madrid

Barcelona no es Madrid

miércoles 08 de agosto de 2007, 00:00h
Al margen de las tradicionales rivalidades capitalinas, los acontecimientos de las últimas fechas demuestran a las claras que el Gobierno Central actúa de manera diferente en la inversión en infraestructuras en Barcelona que en Madrid. Pero también es distinta la manera de actuar de sus respectivos ayuntamientos o gobiernos autonómicos. Muchas diferencias para problemas, sin embargo, muy similares. En el ojo del huracán la Ministra de Fomento Magdalena Álvarez.
Menuda racha la de ésta mujer, firme y serena, que contra lo que muchos afirman acostumbra a dar la cara y a ser tremendamente clara en sus exposiciones públicas. No se corta: “Cataluña sufre las inconveniencias de ser la comunidad donde más se invierte del Estado”. Y no le falta razón. Números cantan. Cataluña es la Comunidad donde más inversión del Gobierno Central se ha ejecutado y por ello figura primera en el presupuesto del Ministerio para 2007. El que algo quiere, algo le cuesta, ha venido a decir la Ministra, que meses atrás ha sufrido por contra el envite de Esperanza Aguirre y Ruiz-Gallardón, afirmando que en Madrid su Ministerio no invierte en infraestructuras nuevas un solo euro. “Ni tanto ni tan calvo”, aunque encontrar el “justo medio”, cuando los problemas afectan directamente a los ciudadanos de a pie por cortes y retrasos en cercanías, aglomeraciones en las carreteras que obligan a levantar peajes o apagones eléctricos de tres días, la situación se antoja de muy difícil explicación, si además le sumamos los problemas de El Prat y los mezclamos debidamente en la coctelera, basta agitarlos para provocar una más que “aparente” situación de cáos.
La “paciencia” solicitada por la Ministra es una virtud loable, pero de difícil puesta en común cuando los afectados son miles cada día y obliga a que Magdalena Álvarez tenga que acudir al Parlamento el próximo martes con objeto de intentar justificar todos y cada uno de los incidentes producidos y en algún caso aún por resolver de forma definitiva. Cierto que si ya conté aquí que me pareció atrevida la afirmación del vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, cuando afirmó que en Madrid estamos preparados para afrontar una situación como la del apagón catalán debido a la inversión realizada y que además es muy difícil que se produzca, en ese mismo momento recapacité en como se gastan los dineros en ambas ciudades, en ambas comunidades.
Quizá en Cataluña se pierde demasiado tiempo en la discusión del punto 3 apartado 7 del Estatut y se invierte mucho dinero en servicios como los Mosos de Esquadra, su policía autonómica, o en potenciar toda una suerte de signos identitarios que provocan un retraimiento en la inversión que Madrid destina, por ejemplo, a ejecutar kilómetros de metro o de tren ligero. No es una crítica antinacionalista ojo, es una mera observación objetiva de la realidad presupuestaria. Si bien es cierto que Barcelona llevó a cabo una transformación radical en el 92, coincidiendo con la organización de los JJOO y de manera brillante ya han pasado 15 años y las rentas, de no invertirse en los “productos” más adecuados, acaban por agotarse.
Cargar todas las tintas de los males catalanes a Fomento es tan injusto como aseverar que en Madrid el gobierno central no invierte un solo euro. Por cierto, ¿y que opinan a todo esto Montilla o Clos?. Rodríguez Zapatero se ha comprometido a que el AVE haga historia el 21 de Diciembre de 2007 haciendo escala en Barcelona por primera vez. Ojalá con ello terminen muchos de los problemas colaterales que por las obras de la estación de Sants ahora afectan a las cercanías de Renfe. De paso, tampoco estaría mal acelerar el final de las obras del tunel de la estación de la Puerta del Sol de Madrid, que acabará pasando a la historia como el túnel del Escorial, por la eterna duración de sus obras.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.