www.madridiario.es
Los parados deberán trabajar para los ayuntamientos

Los parados deberán trabajar para los ayuntamientos

miércoles 29 de mayo de 2013, 00:00h
La Comunidad de Madrid obligará a los desempleados que cobren prestación a trabajar para los ayuntamientos si desean mantener la ayuda económica, según el nuevo plan de colaboración social publicado este martes en el BOCM.
Según el nuevo plan, que se pondrá en marcha de forma inminente y para el que la Comunidad aporta 15 millones de euros, los ayuntamientos podrán solicitar hasta cien desempleados en el próximo mes y, además, serán premiados con subvenciones regionales por cubrir estas plazas. Por su parte, los desempleados que se acojan a este plan recibirán "un complemento de la prestación o subsidio por desempleo", "formación" y "orientación laboral".

Estos puestos en las instituciones públicas están destinados concretamente a aquellos parados que en estos momentos cobran la prestación por desempleo y que tendrán que ofrecer sus servicios si quieren mantener la ayuda. La Consejería de Empleo mantiene que es una manera de que los parados no se oxiden en el mercado de trabajo y de mejorar su prestación con un complemento.

La consejera de Empleo, Ana Isabel Mariño, ha asegurado además que los parados que se acojan a este 'contrato social' saldrán de las listas del paro. Mariño ha aclarado que no se le va a obligar al desempleado a coger la oferta y que se trata de un programa en vigor desde 1982 y "que hasta ahora ningún sindicato lo ha puesto en duda". También ha señalado que este tipo de empleo no sustituye a ningún contrato que se pueda hacer a algún trabajador en el ayuntamiento porque se trata de un "programa específico".

La consejera ha insistido en que esta medida  ha tenido "gran éxito" en otras comunidades autónomas. "Es una normativa del año 82 que hasta ahora ha sido aplicado por parte de Andalucía y el Gobierno en época de José Luis Rodríguez Zapatero, que a día de hoy sigue vigente en Cataluña y que "ha tenido un gran éxito en las comunidades donde se está aplicando hasta el extremo que hay listas de espera", ha recalcado. 

Máximo de seis meses
Los desempleados tendrán que cumplir hasta ocho horas de trabajo al día en las labores 'sociales', como las califica el boletín regional, que les encarguen los ayuntamientos.

Estos 'contratos sociales', prosigue el boletín regional, "tendrán una duración máxima de seis meses para cada obra o servicio y durante la misma el desempleado participante recibirá: experiencia profesional en la obra o servicio; formación, con una duración de diez horas por cada mes de duración de la obra o servicio, no teniendo que estar vinculada específicamente al puesto de trabajo objeto de la colaboración social y orientación profesional para la búsqueda activa de empleo y, en su caso, para el desarrollo de una iniciativa emprendedora, con una duración de ocho horas al mes".

La medida da un plazo de un mes para que los ayuntamientos hagan las solicitudes. Así, las oficinas de empleo de la Comunidad enviarán un número determinado de parados de acuerdo con el perfil de trabajo y recualificación requerido. Posteriormente, los consistorios harán otra selección para ver si encajan en los requerimientos y necesidades de la formación que se les va a dar y del trabajo concreto a desarrollar.

Subvenciones
Estos trabajadores cobrarán el desempleo y la Comunidad de Madrid subvencionará la diferencia de 500 euros "para que tengan un complemento sobre la base de cotización que tenían antes del paro", ha explicado Mariño, quien ha asegurado que este programa "no interrumpe ningún proceso de búsqueda de empleo". Concretamente, según establece el plan, estas subvenciones a las instituciones públicas están destinadas a sufragar "los costes del complemento de la prestación o subsidio por desempleo, los costes de desplazamiento y de la cuota por accidente de trabajo y enfermedad profesional".  También estarán subvencionados los costes de la impartición de la formación con 5 euros por cada hora recibida por cada desempleado participante.

La oposición y los sindicatos han criticado con dureza esta medida. Para la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, es un plan "discriminatorio" y amparado por la reforma laboral. "Es una malísima medida, una forma de economía sumergida, de empleo encubierto cobrando una prestación por desempleo. Y el origen de estas medidas claramente discriminatorias y que perjudican de forma clara a los parados está en la reforma laboral, que realmente ampara, da cobijo legal, a este tipo de medidas", ha dicho la diputada.

Para el diputado de la Izquierda Plural, Gaspar Llamazares, cree que es una "grave equivocación" obligar a los parados a trabajar para los ayuntamientos si no quieren perder sus prestaciones, porque la lucha contra el desempleo "no trata de utilizar una mano de obra casi esclava" sino de crear puestos de trabajo "de calidad".

Exclusión de los necesitados
Por su parte, CC OO ha denunciado que el nuevo programa "discrimina" a los desempleados sin prestaciones. Para la secretaria de Políticas de Empleo de CCOO de Madrid, Mari Cruz Elvira, se trata de "una nueva medida que excluye a quienes más lo necesitan por llevar más tiempo en paro", lo mismo que ocurre con el proyecto piloto puesto en marcha en cuatro oficinas de empleo por el que se establece como prioridad ofrecer las escasas ofertas de trabajo a los desempleados con prestaciones.

"Dedicar 15 millones de euros, casi la mitad del presupuesto que la Comunidad tiene asignado a las políticas de empleo, a quienes perciben prestaciones significa abandonar y condenar a su suerte a la mitad de la población desempleada madrileña", dice Elvira.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, por su parte, se ha preguntado "cómo casa esta medida con la formación que se necesita para realizar un trabajo público", previendo que asignar trabajadores sin una cualificación adecuada a entidades municipales conllevará un "deterioro inaceptable de los servicios públicos". Además, ha advertido contra la "perversión" que supone sustituir a un trabajador "que tiene derecho legítimamente a un salario" por otro que "trabajará gratis ya que la prestación por desempleo es contributiva, por lo que se tiene derecho a ella como una especie de salario en diferido".

El diputado y responsable de Economía del PSM, Antonio Miguel Carmona, ha tachado de "vergüenza" esta medida y ha explicado que se lleva a cabo "para poder maquillar las cifras del paro". También ha considerado indignante que intenten suplir a los trabajadores de los ayuntamientos por trabajo social.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios