www.madridiario.es
El Regajal: una reserva en declive

El Regajal: una reserva en declive

jueves 20 de junio de 2013, 08:01h
En 1979 entomólogos de la Unión Internacional de Conservación de la Naturalez (UICN) situaban a El Regajal como quinta prioridad mundial en conservación por la importancia de sus mariposas. Hoy este lugar se encuentra más castigado que entonces y en los últimos años 25 años han desaparecido siete especies de mariposas diurnas.
La Reserva Natural de El Regajal-Mar de Ontígola es uno de los espacios naturales más desconocidos de la Comunidad de Madrid, pese a albergar una gran riqueza faunística. Este papel secundario quizá se deba a que la mayor parte de sus 629 hectáreas, se encuentran en fincas privadas. Destaca la de El Regajal, que tiene su propios viñedos y bodega adscritos a la denominación de origen de Vinos de Madrid, así bodega adscritos a la denominación de origen de Vinos de Madrid, así como cerros yesíferos con especies de flora endémica y una vegetación singular, montes poblados de especies como la coscoja o el romero, bien conservados. Otras propiedades que forman parte de la reserva están más castigadas e, incluso, se han explotado como graveras.

La parte pública se corresponde con el entorno del Mar de Ontígola
, una antigua presa construida en el siglo XVI, que hoy en día sirve de refugio para muchas aves. Debido a su antiguedad se ha ido colmatando y necesita labores de conservación, ante las que el Ayuntamiento de Aranjuez pidió que el Estado, que tiene la propiedad, se hiciera cargo de nuevo de su gestión por falta de medios.

El valor medioambiental de esta reserva radica principalmente en la variedad de mariposas que alberga. Con más de 600 especies, en este espacio se da cita el 35 por ciento de ropalóceros ?mariposas diurnas? de toda la península Ibérica. Su gran diversidad de lepidópteros, provocada por la confluencia de hasta nueve hábitats diferentes y 900 especies de plantas vasculares, ha atraído a los entomólogos desde principios del siglo XIX.

Este enclave tan privilegiado desde el punto de vista de la biodiversidad, cuya conservación depende de la Comunidad de Madrid, está, no obstante, amenazado. Tanto es así que en los últimos 25 años han desaparecido hasta siete especies de mariposas diurnas, según los estudios de los tres investigadores que más saben de este lugar José González Granados, Carlos Gómez de Aizopurúa y José Luis Viejo Montesinos, que llevan décadas estudiándolas.

Un mariposario sin uso
Desde 2001, estos naturalistas se embarcaron en un proyecto, junto a la Comunidad de Madrid, que consistió en la creación de un mariposario para la cría y estudio de las especies autóctonas. Los resultados se han ido publicando en varios libros, pero todavía falta el sexto volumen. En 2011 se detuvo el proyecto y desde entonces el mayor mariposario de España se encuentra cerrado. El Ayuntamiento de Aranjuez ha pedido una subvención del programa europeo Life para poder volver a ponerlo a marcha, según indica José González Granados, que también es concejal de Medio Ambiente de la localidad. También quedan pendientes los trabajos de conservación que estaban previstos para procurar la recuperación de algunas especies.

El botánico y entomológo, José González, explica que en la extinción de estas mariposas han influido factores como el cambio climático y la construcción de infraestructuras impactantes. Muchas veces tan solo con que desaparezca una especie botánica, puede desaparecer otra de mariposa, pues algunas se alimentan de una única planta. Parte de los trabajos de conservación deberían consistir, precisamente, en reintroducir estas plantas.

Con los años, no solo ha habido cambios en la vegetación propiciados por un aumento de las temperaturas, sino que han ido surgiendo carreteras e infraestructuras que han divido la reserva aislando a las poblaciones de mariposas entre sí, lo que reduce la diversidad genética de las poblaciones y pone en peligro su supervivencia, según alertan los investigadores. En la actualidad, atraviesan la reserva la A-4, la R-4 y la N-IV, así como el túnel de la línea del AVE Madrid-Levante, que se hundió en parte durante las obras. "No hay mejor insecticida que una vía rápida", según la frase de uno de estos investigadores, Carlos Gómez de Aizpúrua.

Las mariposas de El Regajal tienen la característica de ser los ejemplares más pequeños de su especie, pero este espacio natural también es refugio para el ropalócero más grande de Europa, de Europa, el gran pavón nocturno (Saturnia pyri) que puede medir hasta 12 centímetros. González procura transmitir el valor de esta importante población de mariposas y recuerda que son la base de la cadena trófica y que también polinizan, como las abejas. En cualquier caso, "una mariposa es tan valiosa como un lince", sentencia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.