www.madridiario.es

El juez mantiene la imputación de la cúpula municipal de Seguridad

viernes 22 de febrero de 2013, 00:00h
El juez que instruye el caso Madrid Arena ha acordado este viernes mantener la imputación de la cúpula del Área de Seguridad y Emergencias de la época en la que se produjo la tragedia del Madrid Arena al rechazar el recurso del Ayuntamiento de Madrid.
Según fuentes de la investigación, el magistrado Eduardo López Palop entiende que el Ayuntamiento sí está legitimado para interponer un recurso, pero desestima el fondo de éste. El recurso se dirigía contra el exdelegado de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid Antonio De Guindos; la exconcejala de Seguridad y actual concejal del distrito de Carabanchel Fátima Núñez; la del jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo, y la del director general de Emergencias y Protección Civil, Alfonso del Álamo.

El magistrado ha afirmado "sin ánimo exahustivo" que entre los motivos de dichas imputaciones destaca el hecho de que hubo un botellón "perfectamente ilegal en un espacio público de titularidad municipal. El botellón fue realizado por personas jóvenes que posteriormente, en avanzado estado de embriaguez la mayoría de ellos, y siempre sin ánimo de prejuzgar las situaciones producidas, irrumpieron en cantidad de más de dos mil personas que finalmente van a ser determinantes en la tragedia que acontece posteriormente", ha añadido.

Igualmente, afirma que todos lo que hasta ahora han declarado que los efectivos de la Policía Municipal destacados en el evento eran "notariamente insuficientes, muy inferiores a los destacados en otros eventos similares y no estaban situados en los puntos adecuados para controlar la situación".

Por último, el juez sostiene que los ahora imputados "estarán, sin duda deseosos" de explicar si era cierta la cantidad de efectivos desplegados, si esta escasez está relacionada con el hecho de que la fiesta se produjo al principio de un puente y se dio o no permiso a un gran número de policías municipales lo que provocó que el número de efectivos disponibles para el evento fuera insuficiente. También, según Palop, podrán explicar por qué se permitió celebrar dicho botellón y por qué los que participaron en él irrumpieron "confusa y tumultuariamente" en el Madrid Arena, "algunos rompiendo las alambradas del recinto".

El Ayuntamiento recurrirá el auto
La defensa letrada del Ayuntamiento de Madrid recurrirá el auto del juez Eduado López-Palop, en el que manitne la imputación de la cúpula de la Concejalía de Seguridad y Emergencias responsable en el momento en el que se produjo la tragedia del Madrid Arena, según han  declarado fuentes de la defensa. El resurso de apelación se presentará en un plazo de tres días ante el mismo juzgado.

El juez en dicha resolución desecha el argumento del Ayuntamiento de la falta de motivación de la providencia en la que ampliaba las imputaciones. Palop alude al artículo 141 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que determina que la fórmula de las providencias "se limitará a la determinación de lo mandado por el juez o tribunal que las disponga, sin más fundamento ni adiciones que la fecha en la que se acuerde, la firma o rúbrica del juez o del presidente y la firma del secretario judicial y que pondrán ser sucintamente motivadas sin sujeción a requisito alguno cuando se estime conveniente".

"Fallo clamoroso" de seguridad
Respecto a lo alegado por la parte recurrente de que dichas personas han sido llamadas a declarar como imputadas antes que otras que también podrían serlo, el juez asegura que "el orden de las imputaciones no implica vulneración alguna de derechos" de los imputados, y que este orden no afecta a los actuales acusados. En este sentido, recuerda que la imputación "tan solo significa que puedan existir indicios racionales de un ilícito penal, por acción u omisión, de determinada persona que en nada prejuzga la posterior situación procesal de la misma".

López Palop asegura que en la fiesta mortal del Madrid Arena "aparentemente se produce un fallo clamoroso en las medidas de seguridad más elementales", por lo que considera "razonable pensar que algo tendrán que decir los máximos responsables de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, siendo éste titular del recinto donde se produjo el evento". Frente a la consideración del Ayuntamiento de Madrid de que la posición de imputado es lesiva para la fama y el honor de estas personas, el juez "en modo alguno comparte tal criterio, con independencia de que la repercusión mediática pretenda asimilar la condición de imputado a la de condenado, lo que obviamente no es así".

Respecto a lo esgrimido por el Ayuntamiento de que determinadas personas se han visto obligadas a dimitir, Palop señala que "además de no ser un argumento jurídicamente relevante, como nadie ha puesto en duda la honorabilidad de las personas a las que se refiere el presente recurso, cabe suponer que tales dimisiones se habrán producido porque así lo entendía en conciencia la personas afectada, porque lo que es seguro es que este Juzgado no ha obligado a dimitir a nadie".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios