www.madridiario.es

La bici baja a la calzada

El Ayuntamiento de Madrid está apostando por la creación de ciclocarriles y ciclocalles, en los que vehículos a motor y bicicletas comparten espacio, frente a vías reservadas en la calzada o la acera.
En la calle Mayor o en las glorietas de Cibeles o Alcalá ya se pueden ver en la calzada las señales de ciclocarril, que marcan un límite máximo de velocidad de 30 kilómetros por hora bajo una señal de bicicleta. El Ayuntamiento está apostando por este tipo de vía ciclista compartida con el resto del tráfico en sus últimos proyectos, como el eje ciclista Mayor-Alcalá, el itinerario por el Ensanche de Vallecas o la futura M-10 de la bici. El primer caso fue el de la calle Cifuentes.

Los expertos ciclistas del blog En bici por Madrid o la asociación Pedalibre celebran este cambio en la política municipal. Además, de ser más barato que construir una acera o carril bici, "es la solución más sencilla para la interacción de todos los vehículos", según Iñaki Díaz de Etura, portavoz de Pedalibre, que reconoce que utilizar ciclocarriles en vías de mucho tráfico o intersecciones como las de Cibeles o plaza de la Independencia "no es lo suficiente atractivo para ciclistas noveles o sensibles, como niños y mayores".

Por ahora no hay un criterio definido para hacer ciclocalles (en vías de sentido único) o ciclocarriles (carril a la derecha), según comenta el bloguero de En bici por Madrid Iván Villarrubia. El Ayuntamiento está dibujando ciclocarriles en situaciones de tráfico diversas. "Se está tanteando el terreno" y el "ciclista no sabe a qué atenderse", indica.

A 30 km/h como máximo

En cualquier caso, la presencia de ciclocalles y ciclocarriles es nueva en Madrid y ni siquiera venía recogida como tal en el Plan Director Ciclista de la ciudad. Ahora se está apostando por ella, pero no es más que aplicar las normas que ya existían, como explica Villarrubia. "El conductor no tiene nada más que hacer que lo que estaba haciendo hasta ahora. La normativa ya recogía si tienes una bici delante tienes que ir a 30 km/h como máximo y que si la bicicleta está ahí el carril es suyo y tienes que cambiarte para adelantar".

"El principal problema para los ciclistas es que los conductores no esperan encontrarse bicicletas, pero tienen que verlo como algo normal. Además, deberían pensar que las bicicletas no vienen a usurpar nada, sino a mejorar el tráfico", lanza Díaz de Etura como mensaje a los madrileños.

Más ciclistas

Ahora habrá que ver qué respuesta obtienen estas nuevas vías por parte de los ciclistas, que han aumentado en la ciudad en los últimos años pese a que las calles no estuviesen especialmente adaptadas para ellos. En concreto, el Ayuntamiento cifra el crecimiento en un año (hasta mayo de 2012) en un 20 por ciento, aunque Villarrubia advierte de que en este momento no hay ningún indicador muy fiable. Según los cálculos del blog En bici por Madrid, en los dos últimos años hay un 80 por ciento más de ciclistas en la calle de Bravo Murillo. El Ayuntamiento cifra en un uno por ciento la presencia de bicicletas en el tráfico madrileño en la actualidad.

No obstante, como señala Díaz de Etura en Madrid, aún no se ha llegado a la creación de una masa crítica, establecida en torno a un 5 por ciento de presencia de bicicletas. Es en eso momento cuando "se ven muchas bicis y tienen un efecto llamada".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.