www.madridiario.es
Esperanza Aguirre: la suma de todos

Esperanza Aguirre: la suma de todos

Por Enrique Villalba
viernes 21 de septiembre de 2012, 00:00h
La dimisión de Esperanza Aguirre ha sido una sorpresa para propios y extraños. Aparte de los debates por la sucesión y los motivos de su marcha, todos coinciden en el vacío político que deja. Madridiario ha hablado con amigos y enemigos íntimos para retratar a una mandataria que, con sus pros y sus contras, ha dejado huella.
"Es transparente, una amiga leal y una persona muy inteligente". Esta sentencia del presidente de CEIM y la Cámara de Comercio, Arturo Fernández, es la frase que más se repite al poner a Esperanza Aguirre ante los ojos del entorno que le ha rodeado estos años. Uno de sus asesores asegura que, simplemente, "es una mujer que no puede dejar indiferente porque no tiene pudor por meterse en todos los charcos necesarios en defensa de lo que cree".

La dimisión que anunció este lunes es el mejor ejemplo. Más allá de los pulsos y las herencias políticas, ha sido fundamental su cambio de punto de vista sobre la salud. El cáncer de mama que le detectaron le ha hecho preocuparse  más profundamente por los suyos. Fuentes cercanas a la expresidenta aseguran que el fallecimiento de la diputada Nieves García por un cáncer fulminante, del que se enteró en pleno debate del Estado de la región, le hizo mirarse al espejo. El espejo de su propio desgaste. Desde hace meses se la veía cansada y con menos ganas de lucha. En diversos actos oficiales regionales se había quedado en el coche oficial cuando los sindicatos aparecían. Antes les hubiese plantado cara sin remilgos. Pero parece que al cansancio físico ha podido sumarse su enfrentamiento con Rajoy en varias de las líneas maestras de la política del partido, algo que niegan la mayoría de los populares consultados. No es casualidad que Tomás Gómez, su último adversario político en la Asamblea de Madrid hablase de su grandeza por el poder de sus enemigos.

Liberal hasta el tuétano, siempre ha entendido la política desde la convicción y no desde la forma de vida. No es casualidad que a sus cargos de confianza les pregunte sobre su nivel educativo. Siempre ha puesto a personas sobradamente preparadas. "Ha habido personas a las que ha quitado de su puesto porque no habían terminado una carrera. Se preocupa de lo que estudias para que no te conviertas en una persona dependiente del puesto político. Considera que el servicio público es algo temporal" afirman sus cercanos. No extraña entonces que, como epitafio de su propia dimisión, la propia Aguirre mencionó que su máximo orgullo es haber implantado el sistema bilingüe en los institutos.

Techos de cristal
Trilingüe (domina el inglés y el francés), funcionaria del Estado y casada con un grande de España, no hubiese necesitado dedicarse a la política para garantizarse una buena vida. Sin embargo, "fue rompiendo algunos de los techos de cristal que sufrían las mujeres en política en este país", asegura una política y amiga suya. Lo hizo en el Ministerio, el Senado y la Comunidad de Madrid. "Tiene una gran vocación de servicio y siempre ha considerado la labor política como fundamental para que el Estado funcione", comenta un político popular. A lo que opone una diputada socialista: "Le gusta el poder como a las polillas la luz, por eso ha estado en la brecha contra viento y marea". "Hay gente a la que no le gusta porque dice la verdad, a veces, incluso, a su pesar. Pero eso no impide que marque su propio paso político", comenta uno de sus más estrechos colaboradores.

Su último gran reto fue volver a la región. Allí explotó su perfil de jefa del cotarro, con el pico y la pala a la espalda. "Es muy exigente y saca todo de ti, pero respeta tu independencia y te devuelve con creces lo que te pide, en lo profesional y lo personal. Ella fue la primera persona que envió un ramo de flores a mi esposa cuando tuvo a mi primer hijo... Y ni siquiera sabía cuándo salía de cuentas", comenta Pablo Casado, diputado nacional popular. "Esperanza es intensa, regañona y rapidísima decidiendo. No quiere que dudes porque si te elige es porque confía en ti", asegura un diputado popular. Concepción Dancausa, delegada de Hacienda de Madrid y expresidenta de la Asamblea la define como una persona audaz y muy trabajadora. "Tiene un ojo clínico para saber qué es lo que ocurre cuando entra en una sala", confiesa. "No es de las que entra en un cuarto, corta la cinta y se va. Si un vecino le cuenta sus problemas por la calle, luego te llama para pedirte explicaciones. Porque pone al político al nivel del ciudadano", asegura Ángel Garrido, presidente del Pleno del Ayuntamiento de Madrid.

Una máquina política
Sus adversarios coinciden en que es un animal político que guarda las distancias. "Es difícil no separarla de la política. Lleva sus ideas hasta el final con mucha entereza", describe Gregorio Gordo, portavoz de IU en la Asamblea. Luis de Velasco, su homólogo de UPyD, defiende que "tiene más cualidades de las que parece. Es de las que se crece ante la adversidad". "Natural, preparada, correcta. Es consecuente con lo que piensa. El problema es que habla pero no dialoga al negociar", incide José Ricardo Martínez, secretario general de UGT Madrid. "Es una máquina de soltar ideas de publicidad política pero es difícil llegar a ninguna conclusión con ella porque va siempre demasiado rápido. No obstante, es lo suficientemente lista como para valorar lo que le hace daño y ser pragmática. Por ejemplo, ha ido más allá en los titulares de prensa que en la realidad con sus políticas antisindicales", agrega Javier López, secretario general de CCOO Madrid.

Su adiós generó posiciones encontradas, aunque en lo oficial unos y otros mostraron su respeto a una conducta rara en la política española: una persona con mayoría absoluta que dimite para irse a su casa. Fernando Martínez Vidal, concejal del distrito de Salamanca y su jefe de protocolo durante cuatro años, asegura que su dimisión explica su personalidad: "La sociedad piensa cómo debería ser el ejemplo de un buen político. Esperanza lo es". A lo que añade Íñigo Henríquez de Luna, portavoz del PP en la Asamblea: "La mayor expresión de poder de una persona es la capacidad de renunciar al mismo".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios