www.madridiario.es

El Plan Joven cambia la vida de algunos vecinos de Torrelodones

Un aval de futuro

Un aval de futuro

sábado 02 de junio de 2007, 00:00h
Con la puesta en marcha del Plan Joven muchos madrileños han podido independizarse por fin. Los arrendatarios de estos pisos se pueden ahorrar entre 300 y 500 euros respecto a los precios del mercado de vivienda libre a lo que se sumará, en poco tiempo, un aval bancario creado por el Gobierno regional y que evitará a los inquilinos recurrir a familiares o amigos para respaldar el pago mensual de sus nuevas casas.
Llevaban meses buscando piso en Torrelodones, un pueblo tranquilo donde viven y donde se conocieron, hace cuatro años. Fran y Laura querían independizarse, casarse "y vivir medianamente bien", dice ellos, con una cuenta corriente razonable que no se vuelva roja cada mes. Pero con los precios de las casas por las nubes y sus sueldos, la cosa no pintaba bien.

Fran y Laura se apuntaron descreídamente a la bolsa del Plan Vivienda Joven de la Comunidad hace tres años mientras, en medio de su excepticidad, siguieron buscando un hogar en el mercado libre. Reconocen que el rastreo se convirtió en una locura, una obsesión y, al final, "una depresión porque el coste resulta ba inalcanzable". "Desistimos de comprarnos una casa cuando reconocíamos que no íbamos a poder pagarla, y menos mal". Ahora  echan la vista atrás y aún no pueden creerse que al fin tengan lo que soñaban: un pisito en Torrelodones y, encima "a un precio de risa". Es uno "de esos oficiales", trata de explicar Fran, una casa de la Comunidad de Madrid construida por Detinsa, uno de los promotores privados del Plan de Vivienda Joven.

Este Plan, dirigido a menores de 35 años inscritos en una lista única, permite alquilar un piso a un precio moderado, gracias a los convenios de colaboración entre la Comunidad y los ayuntamientos, donde el Ejecutivo promueve la construcción de viviendas. Al alquiler sigue, al cabo de siete años, la posibilidad de adquirirlo muy por debajo del precio de mercado.

Lo saben bien Laura y Fran, cuya infructuosa búsqueda les llevó a meterse en un piso de 65 metros cuadrados por 800 euros al mes. "Nos supuso tres meses de fianza y un aval por valor de 4.500 euros. Una locura", recuerda ella. Unos meses después recibieron lo que llaman 'la llamada de la fortuna': Nos había tocado un piso del Plan Joven en Torrelodones. Por menos la mitad de lo que estábamos pagando, en un piso más grande y con un aval mucho más llevadero y por la zona de influencia que había rastreado.  Incluso en unos meses el aval será historia para los inquilinos jóvenes.

Se trata de una medida que prepara el Gobierno regional para desarrollar un aval específico a los inquilinos de pisos del Plan Joven y con los que los promotores cubran los posibles pagos e imperfectos que se puedan producir. Esto podría ahorrar a los arrendadores unos 80 euros por costes de apertura, riesgo, liquidación trimestral y estudio del aval  más la cuota trimestral, que podría ser de unos 40 euros por una aval de 4.500 euros anuales.

Mientras eso llega a estos jóvenes treintañeros no les importa tener que haber pedido ayuda a sus familias para respaldar el alquiler tan asequible que les ha impuesto la promora por un piso de dos habitaciones. ¿Qué más podemos pedir? Es un lujo. Ojalá pudiera estar al alcance de todos los que los pidieron y no necesitáramos un sorteo. Muchos amigos se quedaron fuera. Pero nosotros tuvimos una suerte increíble".

Un piso y algo más
Algo parecido le sucedió a Rebeca en mayo, después de que la Comunidad le entregara las llaves de su piso en la urbanización Los Bomberos de Torrelodones, donde muy pronto nacerá su primer hijo. Cuando solicitó a la administración regional una vivienda, en 2004, era una mileurista más que no podía permitirse el lujo de pagar 900 euros por un piso de 70 metros. "Cada día -recuerda- me acercaba por las obras y veía cómo crecían las casas, torturándome porque, aún sabiendo que podía no tocarme un piso, no podía dejar de contemplar el que podía ser mi nueva casa. Y finalmente así fue".

Con 28 años Receba Mateos se embarcó en solitario en esta lotería "que no te llegas a creer porque no conoces a nadie que le haya pasado". Poco después conoció al que hoy es su marido y unos días más tarde de saber que estaba esperando un niño se enteró de que le había correspondido el piso. Promovido por Detinsa, "tiene tres habitaciones, dos cuartos de baño, una cocina amueblada y el salón, además del garaje y el trastero", explica, ilusionada. Por todo ello pagará 470 euros al mes., además del aval bancario que ahora ha tenido que aportar su familia -"a mis 31 años aún sigo dependiendo en muchos sentidos de mis padres", asegura esta bailarina-.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.