www.madridiario.es
Cae un grupo de históricos delincuentes que asaltaban camiones vestidos de guardias civiles

Cae un grupo de históricos delincuentes que asaltaban camiones vestidos de guardias civiles

Por David Canellada
jueves 24 de mayo de 2012, 00:00h
Una operación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil pone fin a la actividad de una banda de históricos delincuentes a los que se atribuye el robo de dos camiones cargados de teléfonos móviles. Los presuntos asaltantes, butroneros y aluniceros conocidos por las fuerzas de seguridad, usaban uniformes de la Guardia Civil para parar los camiones y poder robar así su carga.
Violentos y muy peligrosos. Así definen los responsables policiales a los miembros de la banda desarticulada en la operación 'Guardia El Fuerte', a la que atribuyen el robo de dos camiones cargados de teléfonos móviles. La operación -desarrollada de forma conjunta por la Policía Nacional y la Guardia Civil- se inició el pasado mes de octubre, después de que un camionero denunciase el robo de su vehículo.

El camionero, en concreto, circulaba por la autovía A-2, a la altura de la localidad alcarreña de Torija, cuando un vehículo camuflado de la Guardia Civil, con dos agentes de uniforme en su interior, le hizo indicaciones para que parase en el arcén. Así lo hizo, pero los guardias civiles resultaron no serlo.

Mientras el conductor del camión bajaba del vehículo, un segundo coche paró a su espalda y de él se bajó un individuo armado que le puso una pistola en la nuca. Le golpearon, le metieron en el maletero y llevaron el camión a una nave industrial alquilada en el polígono industrial Los Dólmenes, en Alcalá de Henares.

Allí descargaron los más de 4.300 teléfonos móviles que transportaba el camión y que están valorados en cerca de 900.000 euros. Los investigadores, según han explicado este miércoles, sospechan que los teléfonos pudieron acabar en Portugal o Argentina, aunque todavía se está investigando. El camionero, por su parte, estuvo retenido más de tres horas y después fue liberado en Leganés, mientras que el camión apareción días después en Villanueva de la Sagra.

Acababa de ponerse en marcha la operación 'Guardia El Fuerte', en la que han participado una treintena de agentes del grupo XXI de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Policía Nacional de Madrid y de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Guadalajara. Las primeras sospechas de los investigadores recayeron sobre un grupo de 'históricos' delincuentes detenidos en varias ocasiones por butrones, alunizajes y otro tipo de robos.

El pasado 19 de abril se producía un segundo robo. El modus operandi fue el mismo. Los asaltantes, según ha explicado el inspector jefe de la Sección IV de la Unidad de Delincuencia Económica y Violenta de la Policía Nacional (UDEV), Dionisio Martín, planificaban los golpes con mucho tiempo y realizaban seguimientos y vigilancias para controlar las rutas de los camiones, además de adoptar fuertes medidas de seguridad, como el uso de inhibidores de frecuencia, teléfonos de usar y tirar o contravigilancias. Todos los coches que empleaban, además, eran robados o tenían las placas de matrícula dobladas. Una vez decidido el mejor escenario para el asalto, actuaban.

En esta segunda ocasión, el punto elegido fue la M-45 a su paso por Coslada. Los ladrones emplearon un Citroen C-5 de los que suele usar la Guardia Civil de Tráfico para, al igual que en su anterior golpe, parar el camión con la excusa de un control policial.

El conductor fue también secuestrado y liberado horas después en Majadahonda, mientras que el camión, después de ser descargado en la misma nave de Alcalá de Henares, apareció abandonado en Hortaleza. El botín, esta vez, era algo menor que en su primer asalto: más de 2.000 teléfonos móviles valorados en 450.000 euros.

Recuperada la carga al completo

Pero esta vez, además, los movimientos de la banda estaban siendo controlados por la Policía Nacional y la Guardia Civil, que no tardaron en 'explotar' la operación. Dos días después se producían las primeras detenciones en la zona sur de Madrid y en la localidad toledana de Seseña, donde tenían sus residencias. Además, los agentes lograron recuperar la carga completa del camión, que estaba todavía almacenada en la nave del polígono Los Dólmenes.

En total, lograron capturar a cinco miembros de la banda, entre los que se encuentran aluniceros clásicos como 'El Fuerte' o 'El Lechuga'. Según ha confirmado Dionisio Martín, todos ellos tienen "entre diez y quince antecedentes" por robos, alunizajes y butrones y han sido detenidos en otras importantes operaciones, como la operación Luna o la operación Anca.

Los cinco han ingresado en prisión por orden del titular del Juzgado de Instrucción número 44 de Madrid, que estaba de guardia cuando se produjo la fase de explotación de la operación. La investigación, que permanece abierta porque algunos de los miembros lograron escapar, ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 6 de Leganés.

En su huida, los asaltantes que han logrado escapar al cerco policial se llevaron los uniformes de la Guardia Civil que, según ha explicado el responsable de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Guadalajara, José Manuel Sánchez, son de los que usaba el instituto armado con anterioridad. La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, ha resaltado la importancia de una operación que ha logrado poner fin a una banda "que estaba ocasionando grandes perjuicios a un sector tan importante para la economía como el comercio".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios