www.madridiario.es
Morenito corta una oreja en una corrida interminable

Morenito corta una oreja en una corrida interminable

Por Sergio Ariza Lázaro / DC
martes 22 de mayo de 2012, 00:00h
Tras tres horas de corrida, con nueve toros en el ruedo, la undécima de la Feria de San Isidro se despedía con una oreja merecida para Morenito de Aranda y un buen tercio de varas a cargo de Nacho Meléndez, picador del mexicano Zotoluco. Poca cosa para una tarde que se convirtió en noche y se hizo, a ratos, interminable.
Comenzó la tarde Eulalio López 'Zotoluco', el diestro mexicano llevaba años sin aparecer por Las Ventas pero tras su paso ante los toros de Antonio Bañuelos muchos son de la opinión que tampoco se le ha echado demasiado de menos. Su faena comenzó con una declaración de intenciones que se quedó en espejismo, rodilla al suelo lanzó una larga cambiada que parecía dar a entender que venía con ganas. No era así, su faena al primero fue sosa y vulgar, algo que tenía algo de justicia poética pues su enemigo también era, a pesar de su presencia, soso y vulgar. El cuarto, de aspecto anovillado, dio una bonita pelea en el tercio de varas, gracias a un Nacho Meléndez que recordó tiempos mejores para los de a caballo y se ganó una de las ovaciones de la noche. 'Zotoluco' se vino arriba y brindó al público, aunque bastó un pequeño aviso del astado para cambiar totalmente su estado de ánimo. Después de siete años se le sigue esperando en Las Ventas, lo de esta tarde no cuenta.

Diego Urdiales tampoco tuvo su mejor tarde, su segundo fue el primero de los toros que echaron al corral, muy mal presentado y anovillado, perdió las manos nada más encontrarse con el caballo. Aún así no fue hasta el tercio de banderillas cuando el presidente se dio por aludido. Como sobrero salió un buey de casi 600 kilos de Aurelio Hernando. Manso pero peligroso, Urdiales le puso voluntad y se dio un 'arrimón' pero no sacó nada en limpio. El 5º, un enorme toro de 658 kilos, se le fue sin torear, y eso que le cogió cariño y estuvo con él hasta que le dieron un aviso. Una faena larga y tediosa.

El mejor entre los coletudos fue Morenito de Aranda. El madrileño vio como le devolvían al que hacía tercero, que tuvo que ser apuntillado tras romperse una pierna, y se encontró con todo una leyenda entre los sobreros de la plaza, 'Sargento' de Carmen Segovia, al que algunos  aficionados veteranos ya habían ascendido al grado de general. Una pena que una vez en la plaza, el 'general' no quisiese guerra y se descubriese como un manso asustadizo. Eso sí gracias a una gran lidia por parte de Morenito y su cuadrilla, el toro llegaba en dulce a la muleta. Comenzó su faena al natural pero fue a partir de la segunda tanda de derechazos cuando comenzó a dejar poso. Quieto, ganándole el terreno al 'Sargento', llegaron los mejores muletazos de la tarde. Para rematar una buena estocada y una oreja merecida para un torero que cotiza al alza. Una pena lo del sexto, todo parecía encaminado a una puerta grande cuando apareció el segundo de los de Couto de Fornilhos, con trapío y bien presentado, inexplicablemente el animal se cayó sólo y el presidente, al que tanto había costado enviar al corral al primero, lo sustituyó sin pensárselo (se ve que le había cogido gusto). No había recogido el pañuelo verde cuando el astado se levantó sin ninguna lesión aparente. Le sustituyó uno de Hermanos Domínguez Camacho, que suscitó algunos "miaus" acusadores entre el respetable. Al final el gato sacó algo de bravura en el caballo y volvieron las esperanzas de triunfo grande a la plaza, se notaba en el silencio sepulcral que acompañaba la primera tanda. Un espejismo, Morenito se mostró mucho más precipitado que con su primero y no logró acoplarse al toro. Al final, cuando dieron las diez de la noche el silencio fue también el premio a su faena.

Ficha del festejo
Cuatro Toros de ANTONIO BAÑUELOS: Mansos y mal presentados; segundo y tercero devueltos al corral. 5º y 6º de COUTO DE FORNILHOS; 6º devuleto al corral  Un sobrero (2º bis) de Aurelio Hernando, manso y deslucido, otro de Carmen Segovia (3º bis), feo de hechuras y noble y uno más de Hnos. Domínguez Camacho (6º bis), con movilidad pero sin entrega. Zotoluco, silencio en ambos. Diego Urdiales, saludos y silencio tras aviso. Morenito de Aranda, oreja tras aviso y silencio tras aviso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios