www.madridiario.es

La fiscal recuerda que los dos policías acusados de robar un camión "ya habían sido expedientados"

Por MDO/Efe
viernes 18 de mayo de 2012, 00:00h
La Fiscalía de la Audiencia Provincial de Madrid ha mantenido este viernes, durante la última sesión del juicio, su petición de pena de ocho años y medio de cárcel para los dos policías locales de Villanueva de la Cañada acusados de interceptar y robar en diciembre de 2009 un camión de El Corte Inglés con mercancía valorada en 101.364 euros.
En este último día del juicio, que se inició el pasado día nueve de mayo, la fiscal ha solicitado la misma pena que a los agentes -Carlos M.O. y José Manuel M.G.- para el tercer procesado, Roberto N.Q., supuesto compinche de los policías.

La representante del ministerio público les considera autores de los delitos de robo con violencia e intimidación y detención ilegal, al igual que el abogado de El Corte Inglés y el del Ayuntamiento de Villanueva de la Cañada, que también han pedido 12 años de inhabilitación para los agentes.

En sus conclusiones finales, la fiscal ha destacado que, a diferencia de lo alegado por las defensas, no se han vulnerado los derechos fundamentales de los acusados por haber sido detectados a través de unas escuchas telefónicas surgidas a raíz de otras investigaciones en Valencia e Illescas (Toledo).

Los delitos, para la fiscal, han quedado acreditados por el contenido de las escuchas captadas el día del robo y por la localización de los repetidores telefónicos que informaron de que los procesados estuvieron moviéndose mientras hablaban por Valdemoro, Guadarrama y Móstoles, la misma ruta del vehículo robado. La fiscal también ha recordado que los dos agentes juzgados, que solían patrullar juntos, fueron separados en su día por sus superiores por "sus desmanes" y se les abrió varios expedientes.

Además, ha resaltado que los dos agentes adscritos a las Brigadas Especiales de Seguridad de la Comunidad de Madrid (Bescam) tuvieron el día libre como policías la fecha del suceso, el 15 de diciembre de 2009, cuando se valieron de parte de su uniforme para detener el camión conducido por José O.A.

Otro de los implicados, fugado

Según las acusaciones, los dos agentes dieron el alto al camión e inmovilizaron al conductor, al que metieron dentro de un coche mientras Rafael Francisco H.C., que no ha sido juzgado por estar fugado, se puso a los mandos del camión, que condujo hasta ocultarlo para vaciarlo y quedarse con la mercancía. Roberto fue el encargado de seguir con otro vehículo al camión hasta que fue retenido, y ayudó a Rafael Francisco a hacerse con los efectos del mismo.

Esa misma noche pusieron en libertad al camionero y días después se recuperó mercancía por un valor de más de 85.000 euros. Los procesados fueron detenidos en 2010, según fuentes jurídicas, en el marco de la denominadas 'operación Junco' y 'operación Rafi', por las que la Guardia Civil desmanteló una banda que asaltaba camiones haciéndose pasar por agentes, y robaban en locales de Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha y Asturias, hechos con los que habrían obtenido 6 millones de euros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios