www.madridiario.es

Un policía acusado de matar a un delincuente en una persecución dice que sólo repelió la agresión

Por MDO/Efe
lunes 07 de mayo de 2012, 00:00h
El policía acusado de haber matado en 2002, en Pozuelo de Alarcón, a un hombre y herido gravemente a otro que iban en un automóvil perseguido por él y otros agentes ha declarado este lunes en la Audiencia Provincial de Madrid que disparó a los bajos del coche tras darles el alto.
El fiscal acusa a Alberto B.R., del Cuerpo Nacional de Policía, del homicidio de Guillermo Alberto B.T. y de otro homicidio intentado sobre la persona de Pablo Emilio O.V., y le pide 8 años y medio de cárcel e inhabilitación por el mismo tiempo. El ministerio público aplica en su petición provisional de pena la atenuante de dilaciones indebidas porque han pasado diez años desde los hechos.

En el primer día del juicio, el procesado ha afirmado que el 21 de febrero de 2002 estaba realizando, junto a otros agentes, una investigación a un grupo "muy violento" de tráfico de drogas y robos dirigido por Karim Oliver J.M., que iba en ese coche y de quien sabían que solía recoger su correspondencia en un locutorio de Pozuelo.

Tras dos horas de vigilancia, vieron en una rotonda de Pozuelo el vehículo con cuatro ocupantes, y al poco fueron "conscientes" de que éstos les habían detectado. "Eran delincuentes experimentados", según el acusado, que ha explicado que tras poner el luminoso y la sirena de su coche policial camuflado, él les dijo que pararan con la mano derecha.

Ha reconocido que llevaba "tiempo" sin hacer practicas de tiro y que en ellas no se tiene la presión de una detención, pero que solo disparó cuando oyó una detonación. "Intenté abrir la puerta de su coche pero ellos dieron marcha atrás, el copiloto hizo amago de sacar algo, escuché una detonación e intenté repeler la acción disparando a los bajos del coche", ha recordado. "Disparé casi desde el suelo" y el coche siguió recto hasta estrellarse en la Avenida de Europa, ha dicho.

Los delincuentes iban armados

Al acercarse los agentes, comprobaron que el concuctor estaba muerto, el copiloto herido, otro ocupante -Diego Alexander O.P.- se entregó con las manos en alto y un cuarto, precisamente Karim Oliver J.M., huyó. "Disparé al suelo para pararle y después corrí tras él pero le perdí", ha comentado el procesado, que ha añadido que media hora después pudo ser detenido por otros agentes.

Uno de los policías que fueron testigos de los hechos ha recordado que en el lugar del suceso se encontró una pistola que debía pertenecer a los delincuentes.

Según el escrito provisional del fiscal, uno de los disparos del policía imputado atravesó el maletero y el respaldo del asiento de Pablo Emilio O.V., provocándole heridas muy graves, mientras que la segunda bala pasó por el reposacabezas del asiento del conductor, Guillermo Alberto B.T., causándole la muerte inmediata. La Fiscalía solicita que el agente pague a la hija del fallecido una indemnización de 160.000 euros, y otros 6.000 euros al hombre que resultó herido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios