www.madridiario.es
La Normalidad de una Huelga General

La Normalidad de una Huelga General

jueves 29 de marzo de 2012, 00:00h
Mediodía en Madrid, y por encima de todo triunfa la “normalidad” del derecho a la huelga de quienes en buen número la siguen, (incluido el 47%  de la plantilla de  este periódico) y de quienes han decidido trabajar como derecho al mismo nivel. De ahí esa normalidad y de ahí el “éxito” de la jornada desde el punto de vista cívico. Madrid no se ha parado aunque el seguimiento ya es mayoritario para los convocantes y seguidores y muy reducido para quienes no la ejecutan o secundan. Pero ni lo uno, ni lo otro porque  de nuevo la normalidad de la guerra de cifras que adorna toda  huelga general que se precie no convence a nadie. 

En Madrid durante la noche y salvo ligeros incidentes aislados, se ha seguido la huelga en base a ese ya famoso indicador del consumo eléctrico que delata a las claras el descenso de actividad respecto a una jornada laboral “normal” situándola un 23% por debajo según el indicador. Al amanecer la necesaria obligación de hacer cohabitar los derechos a la huelga y el trabajo y  hasta el momento de esta crónica se mantiene con un mensaje claro de los sindicatos, o se les escucha o el conflicto seguirá a lo largo de los próximos meses culminando el 1 de mayo.

Ya no es el hoy, sino el día después. Y en como negociar ese antes y después de este 29 M nos la jugamos todos. Los piquetes informativos han cumplido su labor de intentar criticar – que no evitar- la acción de cumplir los servicios mínimos en el transporte, la sanidad, la educación y en general los servicios esenciales, salvo incidentes aislados y vergonzosos, bajo la atenta vigilancia de los cuerpos y fuerzas de la seguridad del Estado también en su ejercicio constitucional  de garantizar la libertad de los unos y los otros.

Por eso la Huelga General tiene tintes de “normalidad” en su desarrollo y de ello nos congratulamos. Ciertamente Madrid no se ha parado. Basta echar un vistazo a las calles, comercios, cafeterías… a las 12 de la mañana para comprobar que el escaparate de un “desierto laboral”, con la imagen de un seguimiento masivo, no existe.  Pero sin obviar que otros cientos de miles de trabajadores no han acudido a sus puestos de trabajo en el convencimiento que  una jornada como la de hoy traerá repercusiones en las decisiones gubernamentales.

Ahora las movilizaciones convocadas para la tarde son el próximo termómetro. Y será seguramente una manifestación, manifestaciones porque varias son las convocadas, multitudinarias pero que en nada harán variar las decisiones ya tomadas por el Gobierno del Partido Popular que anuncia su intención de mantener las medidas como están. Medidas muchas tan urgentes, como necesarias, buenas o malas, en cualquier caso discutibles y no parece que negociables. La responsabilidad se impone.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.