www.madridiario.es
El Sistema de Donación en España es ejemplar en todo el mundo

El Sistema de Donación en España es ejemplar en todo el mundo

viernes 20 de enero de 2012, 00:00h
Si hay algo que caracteriza a nuestro Sistema Nacional de Donación y Trasplante de órganos es que es  “libre, voluntario, confidencial, anónimo, altruista y solidario: nadie cobra por donar y nadie paga por recibir la donación”. Estos valores junto a la eficacia y entrega vocacional de todos los profesionales sanitarios que trabajan en este campo de la salud y la vida, son los que han hecho que nuestro sistema sea ejemplar en todo el mundo, el primero en resultados en todos los sentidos y por ello imitado en otros muchos países. Ahora, nuestros expertos, y a la cabeza el Dr. Rafael Matesanz, Coordinador de la Organización Nacional de Trasplantes, creen que puede peligrar nuestra línea de flotación, como consecuencia de la actuación ilegal de la empresa alemana DKMS en España, al haber organizado un “llamamiento masivo y personalizado” para conseguir donantes de médula ósea para el avilesino Hugo Pérez Santos, quien ha roto voluntariamente su derecho a la intimidad y el anonimato al salir en los medios de comunicación criticando nuestro Sistema de Donación y Trasplantes.

Lo que la empresa DKMS ha hecho y ha tratado de hacer en España es totalmente ilegal según nuestros expertos y el propio Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que dirige Ana Mato. En Alemania, será legal, pero no en España ni en Francia, cuyos gobernantes rechazaron esta forma de proceder en 2008. Ellos dicen en su página Web que son una organización sin ánimo de lucro y que lo único que quieren es ampliar su banco de donantes de médula ósea y células madre y para ello realizan llamamientos masivos en los medios de comunicación, personalizados con determinados casos clínicos con nombres y apellidos, rompiendo dos principios fundamentales, el de la equidad e igualdad y el del anonimato, tanto del donante como del receptor. Y así lo han hecho en Avilés, donde consiguieron cerca de 1.204 posibles donantes cuyas muestras biológicas y ADN están ahora fuera de España, en Alemania, en el banco de datos de DKMS, pero sin asegurar su derecho a la intimidad y confidencialidad.

Por otra parte, los costes que DKMS cobran por un trasplante de médula ascienden a 14.500 Euros, mientras que en la mayoría de los países civilizados y en España, no superan los 8.000 Euros. Es decir, obtendrán en principio un beneficio superior a los 6.000 Euros por cada trasplante de médula ósea, que desde luego deberá pagar el paciente receptor para salvar su vida.

Y toda esta actuación, en contra de las advertencias de la O.N.T. y del Ministerio de Sanidad y burlando todos los tramites por los que en su momento, en 1994, tuvo que pasar la Fundación José Carreras para crear el Registro Español de Donantes de Médula Ósea (REDMO), que es el único organismo valedor para cualquier persona que voluntaria y libremente quiera donar su médula ósea para salvar la vida de otra persona, que siempre estará en el más severo anonimato.

¿Por qué actúa de este modo la empresa DKMS? Sinceramente no lo sé a pesar de haber estudiado con detalle su forma de actuar y de haber revisado sus declaraciones, incluso en la rueda de prensa de hoy mismo donde su Presidente Stefan Winter ha llegado a acusar a nuestra O.N.T. de poner trabas a la vida y de querer fomentar la creación de una “ley antivida”, según sus propias palabras.

¿Será que quieren privatizar el sistema de donantes y trasplantes? Ellos dicen que no, pero los datos son los que son. Y si realmente quieren aumentar los bancos de datos y los registros internacionales de donantes de médula ósea, ¿por qué no desarrollan su plan de trabajo en los países que no lo tienen y que lo necesitan, a pesar de ser países pobres? ¿o es que los pobres no tienen derecho a un trasplante de médula ósea? Pues nuestro Sistema no entiende ni de razas, ni de creencias políticas o religiosas, ni de condición socio económica, y también las personas pobres tienen derecho a vivir gracias al altruismo y solidaridad de los ciudadanos.

En España, cuando un paciente, sea quien sea, necesita un trasplante de médula ósea, primero se busca un donante entre sus familiares, pero esto solo es posible en uno de cada cuatro, lo que nos obliga a buscar una médula compatible entre los donantes que están incluidos en el REDMO, de la Fundación José Carreras en colaboración directa con la ONT, que siempre garantiza la confidencialidad y seguridad, tanto de donantes como de receptores. En caso de no encontrar la médula compatible, se continúa buscando en los grandes Registros Internacionales de Donantes de Médula Ósea de Europa, Estados Unidos y Australia y siempre de forma totalmente gratuita, de entre los 18.600.000 donantes que tiene este Registro Internacional. Todos los costes derivados de la extracción de médula, congelación, transporte y trasfusión son sufragados en todos los casos y para todos los ciudadanos españoles por el Sistema Nacional de Salud.

Pero, ¿qué pasaría si al buscar un donante compatible, solo lo encontráramos entre los que están registrados en la red de DKMS? Pues sencillamente que España tendría que pagarles los 14.500 Euros, mientras que si estuviera dentro de nuestro REDMO, los gastos no superarían 8.000 Euros. Pero además, podría ser que ese donante compatible de DKMS fuera uno de los donantes españoles que voluntariamente cedieron sus datos en Avilés, un donante español que podría haber aportado su médula a nuestro Sistema. ¿No es esto cuando menos llamativo? Que venga una empresa alemana, que dice que no tiene ánimo de lucro y que se esté lucrando gracias a la buena voluntad de los ciudadanos, como también lo han hecho con la colaboración, imagino que altruista, de Iker Casillas y Cristiano Ronaldo entre otros famosos deportistas.
Es necesario recordar una vez más a DKMS que si bien su forma de actuar puede ser legal en Alemania, no lo es en España ni en Francia, por lo que si de verdad quieren “ayudar a los pacientes” como dicen en su página Web, lo mejor que pueden hacer es unir sus esfuerzos a los de un sistema totalmente ejemplar en todo el mundo, o si quieren ir por libre que al menos se ajusten al coste de la mayoría de los países que no hacemos negocio, ni con los donantes, ni con los receptores. Y si es que nuestras leyes tienen resquicios, que nuestros legisladores modifiquen todo lo necesario para garantizar la estabilidad de nuestro Sistema Nacional de Trasplantes, algo que al parecer ya está en tramitación legal, como consecuencia de que el propio Dr. Rafael Matesanz ha denunciado la actuación de DKMS ante la Abogacía del Estado.
Y si usted, amigo lector, quiere hacerse donante de médula ósea, sepa que puede hacerlo de una forma totalmente gratuita, sin tener que hacer ninguna donación económica, a través de la página Web de la Oeganización Nacional de Trasplantes, www.ont.es, o por teléfono llamando al 902 300 224, o si lo prefiere acudiendo a cualquier centro de trasfusiones de su Comunidad Autónoma. Solo de este modo nos asegurarán que formaremos parte de REDMO y nos garantizarán la confidencialidad de nuestros datos biológicos y nuestro anonimato. Y si decide hacerse donante de médula ósea, sepa que con toda seguridad habrá contribuido a salvar una vida en España o fuera de nuestras fronteras, pero de forma totalmente legal.

Dr. Jesús Sánchez Martos
Catedrático de Educación para la Salud
Universidad Complutense de Madrid

Jesús Sánchez Martos

Catedrático de Educación para la Salud en la Universidad Complutense de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.